La artista colombiana Eulalia de Valdenebro presenta su obra en LA Galería y en el Planetario de Bogotá hasta el mes de marzo.

Las plantas de Eulalia de Valdenebro

La artista colombiana Eulalia de Valdenebro presenta en simultánea las exposiciones NATIVAS/ FORÁNEAS y VEGETAL MAQUÍNICO en dónde hermana arte y botánica. Reseña de las exposiciones por Ximena Gama.

2011/02/22

Por Ximena Gama

En el año 2001 se realiza un documental sobre Andy Goldsworthy. Durante varios meses, el director y el equipo de grabación lo filma mientras realiza sobre distintos paisajes intervenciones efímeras. En las pocas ocasiones en las que se dirige a la cámara habla sobre su obra resaltándola como un proceso de vida, algo vital: “necesito la tierra, quiero comprender este estado y esta energía que está en mi y que siento también en las plantas. Esta energía y esta vida que fluyen en el paisaje. Esta cosa impalpable que está ahí y luego desaparece. El crecimiento, el tiempo y el cambio, la noción de flujo que se encuentra en la naturaleza”.

Es imposible que estas palabras no resuenen mientras se observa la trayectoria y la obra de Eulalia de Valdenebro. Una artista colombiana que empezó su formación como pintora en sus estudios iniciales de arte en Bilbao, pero que finalmente encontró su peculiar modo de trabajar mientras cuidaba un jardín en Normandía al norte de Francia. Un encuentro que hizo consciente una preocupación no sólo por los elementos naturales o aquellos que comúnmente se ponen bajo el concepto de naturaleza, sino también por el deseo de desentrañar el modo como el hombre puede interactuar con ella, en últimas, hacer visible cómo éste siempre está condicionado por el lugar donde existe y donde vive.

Es por ello que el trabajo de Valdenebro puede leerse bajo los términos de experiencia y de proceso. Una obra que está en continua realización. Su arte emerge en ese espacio que hay entre la cuidadosa observación del comportamiento de las plantas, del bosque, del mundo natural y el registro que se puede hacer de ello. Y aunque es difícil de definir cada uno de sus proyectos a partir de una única técnica -se encuentran siempre rodeando los límites de las acciones en un espacio específico, la escultura, la fotografía, el video- es finalmente el dibujo quien toma el lugar más importante.

En este momento se encuentran en Bogotá sus dos últimos proyectos: Nativas/Foráneas en LA Galería y Vegetal/Maquínico en la Sala Alterna de la Galería Santafé en el Planetario de Bogotá. Dos acciones que pueden ser consideradas los dos polos del eje de toda su obra.

El primero que también fue expuesto el año pasado en una de las salas de la Cámara de Comercio bajo la curaduría de Paula Silva, habla de la ausencia de algunas de las enredaderas nativas dentro de Bogotá y de la presencia de especies foráneas que fueron preferidas en ciertos momentos en la historia de la ciudad para poblar los jardines residenciales. Hecho que hizo que las primeras desaparecieran casi por completo del paisaje urbano. La artista tras un reconocimiento de toda esta situación, inicia el cultivo de 10 especies de enredaderas andinas en los bosques de subachoque, un proceso que evolucionará en un futuro con la proyección de una escultura viva para que estas enredaderas puedan crecer de nuevo en la ciudad.

Esta es quizás una de sus propuestas más innovadoras y cuestionadoras a nivel político, pero éste no entendido como una propaganda ecologista, sino como aquello que hace evidente el modo cómo ciertos paisajes alrededor nuestro se han establecido y han evolucionado. En el caso de la ciudad de Bogotá como los jardines y zonas verdes dejaron de estar poblados por esas enredaderas nativas y empezaron a llenarse de Urapanes de la India o de Eucaliptos australianos, sólo por mencionar algunos. En este proyecto, cada dibujo es un gesto que hace aparecer esa historia y abre la pregunta sobre la identidad, sobre aquello que creemos propio y es foráneo o viceversa. La pregunta de cómo identificarnos en esa mezcla. Es quizá este riesgo lo que nos propone asumir el artista. Es un gesto que culmina en una invitación directa a cuestionarse sobre todo ello.

Vegetal/Maquínico parte de un lugar distinto. Aquí el sitio específico es el espacio de la galería y el lugar de la pregunta es el dibujo. Un proyecto en conjunto con Luisa Roa en donde lo asumen ya no como una técnica para mostrar y revelar algo, sino como un espacio creativo. Roa una artista que lo ha explorado durante toda su carrera a partir de la ilustración y su fascinación por los imaginarios de fabulas y bestiarios, en este caso en particular crea un escenario donde acontecen los mitos y narraciones de la selva de Mitú, al mismo tiempo que Eulalia traza los caminos y recorridos de algunas de ciertas especies de enredaderas. Durante este mes de acción dentro de la galería los imaginarios de Luisa alimentan, fortalecen y contaminan las enredaderas de Eulalia y éstas invaden las ficciones y los mitos de Luisa. El público que la visité no verá un obra finalizada, sino que será testigo del proceso y de la evolución del proyecto.

A partir de este diálogo el dibujo se convierte en una experiencia, la línea entre esa “naturaleza” y arte desaparece con esta intervención. Eulalia de Valdenebro logra hacer evidente el modo como el dibujo es también pensamiento que muta, que se contamina y crece. Movimientos que coinciden con las enredaderas que estaban a punto de desaparecer en la ciudad de Bogotá.

¿Cuándo y dónde?

Exposición de LA Galeria: hasta el 4 de Marzo

Cll. 77 No. 12 - 03

Exposición del Planetario: Hasta el 6 de Marzo.

Cra 6 N0 26-07

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.