Repensar una ciudad desde la plástica

Desde este 6 de noviembre, Medellín celebra la tercera versión del encuentro internacional de arte MDE. Por encima de los grandes discursos, la ciudad se convierte en un laboratorio donde se pone en cuestión el estado de las cosas con miradas críticas que buscan ir más allá de las apariencias.

2015/10/23

Por Daniel Rivera, MEDELLÍN

Esta es una reflexión política, una reflexión ética, una crítica. El MDE15 tiene en frente un propósito nuevo: reflexionar, desde el arte contemporáneo, sobre los procesos de cambio que ha tenido Medellín en años recientes. Hacer una revisión crítica de lo que medios internacionales han llamado la transformación de una ciudad que pasó de las bombas y las grandes avanzadas subversivas a un modelo. Ese, por lo menos, es el eje curatorial.

El MDE —sigla aeronáutica de Medellín— busca, como en su primera edición de 2007, salirse de los prolíficos modelos de bienales, trienales y cuatrienales y sus miradas del mundo, para pensar en la ciudad, para invitar miradas extranjeras a que den luces sobre el qué, el cómo, el cuándo, o para que lancen una flecha que, cómo no, se hunda en la nada; también, para llamar a la ciudadanía a que conozca lo que pasa con el arte, a que se haga una reflexión.

Historias locales/prácticas globales es el tema de este 2015, como los juegos de espejos de Jorge Luis Borges: lo que vive un hombre lo viven todos. En este caso, lo que se vive en una ciudad es el espejo de lo que pasa en muchos lugares del mundo. Los curadores para 2015 son Nydia Gutiérrez, venezolana, curadora jefe del Museo de Antioquia y profesora de la maestría de Museología de la Universidad Nacional; Edi Muka, albanés y crítico de arte; Sharon Lerner, peruana y curadora del Museo de Arte de Lima; Fernando Escobar, colombiano, artista e investigador, y Tony Evanko, estadounidense, director de la Fundación Casa Tres Patios. Ellos tuvieron la responsabilidad de encontrar esas prácticas globales que muestran lo local, que hablan del mundo.

Nydia Gutiérrez explica las cosas con un lenguaje sencillo, sin pompa. Lo primero que dice es que se ha creído que el museo es muy tradicional, porque tiene la colección más grande e importante de la historia de Antioquia. “Pero no; somos un museo contemporáneo de arte: tenemos la tradición, la conservamos, pero estamos en una continua revisión del presente, de lo que sucede con el arte contemporáneo. Y aquí entra el MDE, un evento que tiene un nexo muy grande con Medellín. Ese es el rasgo característico, y por eso nuestro propósito es que la ciudad se apropie de esto. Colombia ha demostrado que sabe hacer encuentros de artes. Sabemos que las bienales se hacen bien, pero no hay articulación”.

Lea también ensayo contra la ceguera. 

*

El MDE15 durará cinco meses, manteniendo un círculo permanente de actividades; habrá exposiciones —59 artistas de 21 países— y visitas de artistas a once espacios autogestionados, donde serán residentes y realizarán procesos ligados con su estadía. Los ejes curatoriales serán tres: la topografía social y las dinámicas de poder, como premisas para la reflexión y la intervención en el tejido de la ciudad; el arte y la cultura, como repertorios de tácticas de resistencia y de reapropiación, y las prácticas artísticas alternativas, el activismo, la arquitectura y el urbanismo, que abordan y cuestionan las normas establecidas y las formas de vida en la ciudad. Estas curadurías, además, estarán cruzadas por temas como la violencia, el conflicto y la memoria; las historias locales en el contexto global; los ejercicios de poder sobre el cuerpo; la problematización a través del humor de las instituciones, y la idea de la ciudad resiliente, aquella que es capaz de sobreponerse al dolor a través de los sueños, los deseos y las posibilidades.

La columna vertebral del MDE es “la creación de un momento de reflexión y compromiso con la reciente transformación de Medellín desde el cambio de milenio; el tema historias locales/prácticas globales tiene ese fin. Medellín es considerada una ciudad progresista en América Latina que ha implementado programas innovadores para estimular transformaciones urbanas y sociales. No obstante, si bien el cambio y la transformación de la ciudad son reales y tangibles, las dinámicas de los procesos que los sustentan son particularmente complejas desde el punto de vista ético. Para ayudar a entender tales dinámicas, proponemos enfocarnos en esos procesos de cambio y explorarlos a través de obras de artistas, trabajos comisionados y otras iniciativas de orientación social que pueden, incluso, insertarse en espacios más allá del campo artístico”, según reza el statement del Encuentro.

Darle una mirada al espíritu curatorial, a la propuesta de trabajo, ayuda a entender de qué se trata esta edición del MDE, que surge, dice Ana Piedad Jaramillo, directora del Museo, cada vez que la ciudad lo necesita, aunque la periodización está en cada cuatro años, en año de elecciones locales. Quizá no exista un momento más propicio para la reflexión.

*

Taller 7 es uno de los espacios claves para el arte en la ciudad. Allí, por ejemplo, está el famoso club de dibujo de los viernes, en el que participan José Antonio Suárez Londoño o la dibujante Power Paola. Al entrar a la casa, salen de las habitaciones Eva Bañuelos Trigo, Wallace V. Masuko, Julián Urrego y Alejandro Martín. En esta diversidad de procedencias y miradas está un poco del espíritu del MDE: Eva es española, residente, y busca contactos para conocer las dinámicas culturales de Medellín y dar charlas sobre el tema; Wallace, brasileño, investiga la obra de Adolfo Bernal, lo que le ha producido una profunda admiración: “Seguro eso terminará en algo que aún desconozco, pero siempre me he preguntado cómo sería publicar esta obra en Brasil”; Alejandro, curador en el Museo de Arte de la Tertulia, muy próximo al cómic, busca contactos para idear una publicación de bajo presupuesto.

“Es una iniciativa muy importante del Museo que ahora nos permitan abrir convocatorias a nosotros, que vengan personas que ya conocen el trabajo que hacemos, por ejemplo, en Taller 7, que saben de la dinámica de la casa. Para el anterior MDE vino un grupo de México que hizo un trabajo impresionante sobre los procesos políticos en Medellín, sobre los colegios, las bibliotecas. Estaban investigando qué pasaba en estos lugares. Creo que ahí está el espíritu de los MDE; echarle una mirada crítica a esta ciudad que ha sido tan promocionada en el exterior y que esa es una empresa que funciona muy bien: la de vender a Medellín como la ciudad del cambio”, dice Julián Urrego.

Taller 7 es uno de los primeros lugares autogestionados que ya empezó con su trabajo para el MDE15, uno silencioso que habla de la verdadera fortaleza de las redes culturales.

Mientras conversamos en el corredor de la casa, Mauricio Carmona, que hace parte de Taller 7, habla de la importancia de una mirada crítica a la realidad de Medellín, que también debe estar dirigida a los procesos artísticos de la ciudad, que a veces parecen tan fuertes, tan contundentes, pero que la mayoría de las veces terminan en humo: “El MDE15 es también una autocrítica sobre cuál ha sido la reflexión que hemos hecho de todo esto”.

Lea también Nueve artistas para ver en el MDE 2015.

*

Edi Muka es albanés, curador y crítico de arte, y uno de los curadores internacionales del MDE. Desde 2001, cuando creó la Bienal de Tirana en su país, ha sido comisario de numerosas exposiciones internacionales. Para Muka, Medellín no era desconocida. Conocía la violencia y, sobre todo, los cambios de la última década a nivel cultural y social. “La escena del arte en Medellín ha sido parte de ese proceso y ha logrado una conexión muy fuerte con él. Ahí están las iniciativas de cientos de personas que han trabajado en los últimos cinco o diez años y que han tenido una implicación directa con las dinámicas de cambio de la ciudad, sin dejar de hacer una continua reflexión sobre su historia. No soy cercano a la escena comercial de galerías de la ciudad, así que me refiero en particular a la escena independiente y a las iniciativas que llevan a cabo los artistas mismos”.

La razón del MDE15, dice, es propiciar una gran plataforma de reflexión crítica sobre los recientes desarrollos de Medellín, y presentar una alternativa de internacionalización sin estigmatización. En esto coincide Tony Evanko, curador, artista, arquitecto y directo de la Fundación Casa Tres Patios: “Hace más de diez años, en el contexto de violencia, se formaron algunos grupos no para salir de esa realidad sino para abordarla, para tener una plataforma y expresar sus inquietudes sobre esa violencia. Ahora lo que se pretende es cuestionar los procesos de transformación, las éticas y las preguntas morales detrás de todo lo que pasa en Medellín”.

Detrás de repensar los procesos de cambio de Medellín está también la voluntad política —explica María del Rosario Escobar, secretaria de Cultura de Medellín y asistente de curaduría del MDE07—, representada en cifras: 1300 millones de pesos de inversión este año y 200 millones el año pasado, sin contar con el apoyo logístico con los espacios y escenarios públicos. “El MDE es valiosísimo para la Alcaldía, porque representa un escenario de conversación y de reconocimiento de las realidades de la ciudad. Esos papeles son a veces muy tangibles, otras veces están en niveles muy profundos que no se encuentran en resultados concretos, pero que son necesarios. Medellín ha encontrado en la cultura una identidad, una salida, hoy no se puede explicar la ciudad sin las expresiones artísticas”.

*

El MDE15 se aleja de la visión anodina del arte como responsable de un cambio —aunque sí— y se acerca a la esencia: el arte como reflexión, como crítica, lo que no se puede lograr en un fin de semana, en una exposición muy bien presentada. Por eso, el MDE no se parece a ningún otro encuentro, no es una exposición más, es la plataforma idónea para una ciudad convulsa y cambiante como Medellín.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com