Izquierda, "Nafea faaa Ipoipo" (¿Cuándo te casarás?, 1892) de Paul Gauguin. Derecha, "Las mujeres de Argel (Versión ‘O‘)", (1955), de Pablo Picasso.

El mercado del arte bate records en 2015

Invertir en arte como valor refugio y como símbolo de estatus social sigue dando aires a una burbuja que parece no tener límite de récords y que desbocó un año más las cifras de las exclusivas subastas en Londres, París y Nueva York.

2015/12/09

Por EFE y Revista Arcadia.com

La familia real de Catar, los jeques árabes, los oligarcas rusos, los millonarios chinos y los magnates de diversas nacionalidades fueron los encargados de reanimar un año más el mercado del arte.

La palma hasta la fecha en una venta privada, fuera del circuito de subastas, la tiene "Nafea faaa Ipoipo" (¿Cuándo te casarás?, 1892). Una pintura en óleo de la etapa tahitiana de Paul Gauguin que fue vendida en febrero pasado por el coleccionista suizo Ruedi Staechelin a un comprador desconocido.

Aunque Staechelin se rehusó confirmar la cifra, se cree que la pieza fue vendida por cerca de 300 millones de dólares. Después de la venta el coleccionista expresó que "los precios se han vuelto locos" y recordó que su abuelo compró esa obra maestra de Gauguin por 18.000 francos suizos en 1917.

Frente a esta cifra (el precio más alto pagado nunca por una obra de arte), es evidente que el negocio del arte es ajeno a la crisis. La prueba es que la lista de las diez obras más caras de la historia -al margen de la citada en venta privada- la componen piezas subastas a partir de 2004. Dos de ellas fueron este mismo año y son las que ocupan la primera y segunda plaza del ránking.

Las cinco obras más caras de la historia vendidas en subastas

El récord en subasta, por ahora, lo tiene el lienzo "Las mujeres de Argel (Versión ‘O‘)", (1955), de Pablo Picasso, adquirido en mayo de 2015 en Nueva York por 179,36 millones de dólares.

En la segunda plaza se sitúa el óleo "Desnudo acostado" firmado por el pintor italiano Amedeo Modigliani, vendido a principios de noviembre de este año por 170,4 millones de dólares en Nueva York al empresario chino Liu Yiqian, un antiguo taxista reconvertido en magnate gracias a sus inversiones en bolsa.

"Desnudo acostado" desbancaba así a "Tres estudios de Lucian Freud", de Francis Bacon, tríptico que en 2013 se subastó por 142,4 millones de dólares, y que por ahora ocupa el tercer puesto.

El cuarto puesto lo tiene la escultura "El hombre que señala" (1947), de Alberto Giacometti, vendida por 141.28 millones de dólares en Nueva York y el mismo día que "Las mujeres de Argel" en una subasta considerada histórica. La escultura fue adquirida por el magnate estadounidense Steven Cohen, según el New York Post.



Ese mismo día, Giacometti se superaba a sí mismo en el récord en escultura al situar "El hombre que señala" por delante de "El hombre que camina I", que se vendió en 2010 por 104,3 millones de dólares.

Las cuatro obras más caras de la historia en ventas privadas

Y si estratosféricas suenan las cifras que se mueven a ritmo de subasta pública no menos vertiginosas son las que circulan en las ventas privadas, donde se negoció el "Nafea faaa Ipoipo" de Gauguin, que al parecer fue a manos de la familia real de Catar.

Un destino que siguió la segunda obra de arte más cara de la historia en venta privada: "Los jugadores de cartas" (1893), de Paul Cézanne, por la que el gobierno catarí desembolsó 250 millones de dólares hace tres años.

Pero fue en este 2015 cuando se han comprado en venta privada las obras que ocupan ahora el tercer y cuarto puesto en este circuito.

El "bronce" lo tiene la obra del expresionista abstracto estadounidense Mark Rothko, "No. 6 (Violeta, Verde y Rojo)" (1951), comprada por el multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev por 186 millones de dólares en agosto pasado.

Y el cuarto puesto lo ocupa la obra de Rembrandt, "Retratos de Maerten Soolmans y Oopjen Coppit" (1634), que vendió Éric de Rothschild por 180 millones de dólares al museo Louvre de París y al Rijksmuseum de Amsterdam, que la van a compartir.

Esta efervescencia del mercado del arte redunda en las ferias que compiten por notoriedad, galeristas y coleccionistas.

Las ferias de arte contemporáneo proliferan por todo el mundo, pero las más internacionales son Art Basel (Suiza), que también ha abierto filial en Hong Kong y Miami (EE.UU.), TEFAL (Maastricht, Holanda), Art Cologne (Alemania), Frieze Art Fair de Londres, The Armony Show de Nueva York, FIAC de París, Arte Fiera Art First de Bolonia (Italia) y ARCO de Madrid, que el próximo año se celebrará por primera vez fuera de España, en concreto en Lisboa.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com