Inauguración sala Tierra como recurso/ Foto: Juan Felipe Rios, Museo Nacional de Colombia
  • Foto: Sandra Vargas, Museo Nacional
  • Ministra de cultura Mariana Garcés Córdoba/ Foto: Juan Felipe Rios, Museo Nacional

La nueva sala del Museo Nacional, un espacio para el diálogo

Son muchos los propósitos que tiene la nueva sala del Museo Nacional, pero quizá el más importante es darle cabida a un nuevo espacio para el diálogo. Lleva por nombre 'Tierra como recurso' y abrió sus puertas al público desde el pasado miércoles 2 de marzo.

2016/03/04

Un día antes de la inauguración, Daniel Castro Benítez, director del Museo Nacional, hizo un recorrido guiado para medios de comunicación. Expresó al iniciar que su intención no era la de explicar cada una de las novedades de esta sala, sino que la curiosidad de quien entra a un museo fuera la encargada de realizar un recorrido espontáneo.

La sala se divide en cuatro espacios o nodos, como le llama su director. El primero es Tierra habitada, donde se encuentran los procesos por los cuales un individuo se apropia de un espacio; luego está Tierra conquistada, cuya temática central es la forma en que se disputa la lucha por el territorio; seguido a este está Tierra explotada, una muestra de las formas de organización para la subsistencia de los seres humanos y finalmente, Tierra representada, que bien podría encerrar los anteriores, porque responde a las formas en que los lenguajes de creación artística han abordado el concepto de tierra y territorio.

En palabras de Daniel Castro: “el museo debe ser un lugar que suscite preguntas. Un lugar como este que lleva las categorías de Museo y Nacional, debe propiciar una interacción entre el pasado, el presente y el futuro. Por esto, estamos haciendo una apuesta en crear espacios para el encuentro y el diálogo. Colombia necesita restablecer la confianza para escucharnos los unos a los otros”.

La sala Tierra como recurso permite una constante relación entre el arte y la historia, dándole a esta última un carácter plural. En uno de los espacios se muestra la importancia que tuvo para el país la exportación de banano, pero paralelo a esto, también se incluye la dramatización de un discurso de Jorge Eliécer Gaitán acerca de La masacre de las bananeras, por medio de un teléfono que cuelga de la pared.


Ministra de cultura Mariana Garcés Córdoba/ Foto: Juan Felipe Rios, Museo Nacional

La curaduría de este espacio se hizo en conjunto (curaduría colegiada). Con este tipo de trabajo tanto antropólogos como artistas quieren lograr un equilibrio entre las piezas artísticas y arqueológicas. María Paola Rodríguez y Margarita Reyes, curadoras de este espacio, ya habían trabajado en la sala Memoria y Nación y nuevamente unieron fuerzas para realizar este proyecto.

Para María Paola Rodríguez “el reto del Museo sobre un nuevo relato de nación más incluyente, es el reto colegiado. Desde cada uno de los campos se busca construir relatos y ponerlos a dialogar, es un trabajo arduo. Lo ideal es que el arte desde diferentes escenarios contribuya a las historias. Aunque no sepamos quien es al autor de cada obra, nos logra conmover”.

En una de las vitrinas hay dos piezas que no se pensaría que pudieran estar juntas: una custodia, donde se guarda el corpus christi, y un pectoral indígena. Sobre la decisión de exhibirlas juntas Margarita Reyes menciona: “siempre pensamos que una pieza debe interpelar al otra. Hace tres años estábamos conceptualizando eso, lograr que esas dos piezas tan fuertes, logren algo, que no sea solamente la pieza por la pieza, sino que ambas puedan dialogar”


Foto: Sandra Vargas, Museo Nacional

La sala vincula piezas de arte de Alejandro Obregón y José Alejandro Restrepo, por nombrar algunos, con piezas arqueológicas o información histórica, también se hace uso de música, fotografía, grabado y vídeo. Además de esto, la sala también cuenta con apoyos para personas en condición de discapacidad como videos en lenguaje de señas y ayudas táctiles.

Con la apertura de esta nueva sala, el Museo Nacional también le apuesta a proponer un diálogo, la época por la que pasa el país, para Castro “los diálogos no pueden ser solamente allá, en la Habana. Nosotros creemos que si hay algo que está sucediendo y que puede cambiarnos como país, debemos también dialogarlo desde un espacio como este”.

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com