RevistaArcadia.com

Por fin el Ministerio de Cultura nombra director del Museo Nacional

Daniel Castro, director de la Casa Museo Quinta de Bolívar, es el elegido. "Es para mí un reto y una oportunidad y también es un mensaje del Ministerio de Cultura de cómo la experiencia y una carrera te permiten llegar a un lugar como el Museo Nacional”, afirmó el gestor cultural.

2015/08/20

Por RevistaArcadia.com

Aunque desde diciembre se rumoraba que Daniel Castro, maestro en bellas artes, músico, pedagogo y director de la Casa Museo Quinta de Bolívar, sería elegido como el reemplazo de María Victoria de Robayo, directora saliente del Museo Nacional, la mañana del 20 de agosto se confirmó la noticia que había sido motivo de polémica a causa de una noticia publicada en la edición impresa de esta revista el pasado diciembre. La nota señalaba lo siguiente: “Ante la inminente renuncia de María Victoria Robayo, directora del Museo Nacional, quien deja el puesto por cumplir los 65 años que dicta la ley como edad límite para ejercer cargos públicos, suena, el nombre de Daniel Castro, director de la Quinta de Bolívar, para sucederla”.

“El maestro en Bellas Artes, músico, pedagogo e historiador asume la dirección del Museo Nacional de Colombia, luego de un proceso de selección meritocrático en el que también participaron la gestora cultural y experta en patrimonio María Fernanda Urdaneta, y la antropóloga Clara Isabel Botero– aseguró en un comunicado de prensa el Ministerio de Cultura: “El nuevo director del Museo Nacional de Colombia cuenta con amplio reconocimiento y experiencia en el desarrollo de proyectos, políticas educativas y buenas prácticas en comunicación y gestión museística, tanto en Colombia como en América Latina”.

Castro vuelve al museo después de haber sido coordinador de Proyectos Educativos Especiales y  jefe de la División Educativa y Cultural y tras haber dirigido el Museo de la Independencia Casa del Florero y la Casa Museo Quinta de Bolívar. En el mismo comunicado, Casto señaló: “Me alegra profundamente saber que mi experiencia de 30 años en el sector museal pueda fortalecer el proceso del Museo Nacional. Es para mí un reto y una oportunidad y también es un mensaje del Ministerio de Cultura de cómo la experiencia y una carrera te permiten llegar a un lugar como el Museo Nacional”.

Daniel Castro asume la dirección de un museo a la deriva durante todo el año, hecho que había avivado voces críticas como la del editorial de esta revista del pasado mes de mayo.

(Lea también: La noche del Museo)

En conversación con Arcadia, Castro afirmó que lo más importante es "mantenerse y crecer".

¿Qué significa este reto para usted?

Yo creo que lo más importante es darle continuidad a una experiencia acumulada que arrancó hace más de treinta años. Creo que luego de una fase importante con el Museo de la Independencia y la Quinta de Bolívar se ha demostrado que hay cosas que se pueden hacer con recursos creativos, con un equipo humano alineado e integrado y con una serie de planes estructurados. ¿Cómo se puede compartir esta experiencia acumulada con el Museo? Es casi volver a casa, porque en su momento fui jefe de la División Educativa donde consolidé una serie de acciones que aún continúan.

¿Qué opina de las críticas que se han hecho al Museo?

Con el asunto hay un punto clave y es que del afán solo queda el cansancio. Independientemente de que haya sido yo u otro, tenía que llegar el momento en el la dirección se designara. Hoy, el Museo atendió estos mensajes, tomó una decisión y me complace que me haya tocado la designación de aquel puesto. Espero que con esto sigamos adelante y sigamos acompañando los proyectos que demuestran la forma en la que el Museo está pasando por un momento de transición importante.

¿Hacia dónde cree que tiene que ir el Museo Nacional?

Uno puede pensar muchas veces que todo debe generar un cambio, pero en procesos culturales como este lo que debemos hacer es identificar procesos de continuidad sin que sean vistos como algo detenido o estático. Creo que la cultura debe respetar al Museo Nacional, al que he llamado la ‘casa motriz de los museos’, y recordar siempre la fundación pedagógica de la institución a manos de Santander.  Es importante recordar que se hizo junto a una escuela de ciencias y espero que con mi formación como pedagogo se pueda seguir desarrollando con eso en mente. Es también mirar atrás para ver otros momentos de transformación del Museo, donde ha habido gente que me siento honrado de haberlos tenido como tutores. Fidel Pombo, Ernesto Restrepo Tirado, el trabajo de Emma Araujo de Vallejo y Teresa Cobo Borda que logró la transformación del edificio y realizó un trabajo de alto reconocimiento. Y también debo mencionar a mis dos antecesoras, que han marcado un punto muy alto. El resto es mantenerse y crecer. 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com