"Danzarina" escultura de Miguel Sopó. Foto de Carlos Bernal.

¿Qué pasó con el arte Bachué?

La italiana Carla Sigismund, dueña del anticuario Novecento en Bogotá, se puso en la tarea de rescatar del olvido la obra de Miguel Sopó, un exponente de ese movimiento.

2015/07/02

Por RevistaArcadia.com

Después de una búsqueda por más de cinco meses, Carla Sigismund, la italiana que fundó el anticuario Novecento hace más de 20 años, logró recuperar alrededor de 30 piezas de Miguel Sopó, un artista que había estado relegado al olvido. Para ella, el abandono de la obra de Sopó se debió a sus diferencias de estilo con Marta Traba, quien en su momento se encargó de generar un desprecio general hacia él: “Marta Traba destrozó el movimiento Bachué completamente. Nadie quería un indígena, ni un negro en su casa. La gente prefería el paisaje clásico de Andrés de Santa María, que aunque era excepcional, no era el único tipo de arte”. 

 
Figuras de mujeres escultura en bronce. Foto de: Carlos Bernal

La obra de Sopó rescata los rasgos de los trabajadores indígenas y negros con esculturas hechas en hierro, piedra y caoba. Sus esculturas tienen una clara influencia del movimiento Bachué de Rómulo Rozo y de otros artistas colombianos como Pedro Nel Gómez y Hena Rodríguez que reivindicaron el nacionalismo colombiano y en especial el legado indígena.

La propietaria del anticuario dice que encontrar las obras de Sopó fue muy difícil pues estaban dispersas por distintas partes del país y en varias casa de sus amigos y familiares. “Cuando llegamos a recoger las obras muchas estaban en muy malas condiciones, abandonadas en los sótanos y completamente olvidadas. Mónica Negret, sobrina del artista Édgar Negret, me ayudó en el proceso de restauración que tardó casi un mes”.

 
Sin título escultura de madera.Foto de Carlos Bernal

Sigismund espera suscitar un interés por la obra de este artista y expresa su preocupación por la falta de interés en Colombia por preservar el patrimonio nacional: “la idea de reunir todo el trabajo de Sopó surgió porque siempre me ha interesado todo lo que es indigenista, tal vez porque soy extranjera”, se ríe, “y también porque no se puede desintegrar la obra de este artista que habla mucho acerca de la historia colombiana”.

A pesar del trabajo de recuperación de la obra del artista, Sigismund solo ha encontrado sus esculturas y todavía no ha dado con ninguno de sus cuadros.

*

Sopó inició sus estudios de arte en la Universidad Nacional y posteriormente se fue a Estados Unidos a la Academia de Arte de Grambrook, en Michigan y a la Universidad de Syracuse, en Nueva York. Ganó el primer Salón de Artistas Colombianos en 1944 y el V Salón con su piedra tallada Maternidad. También recibió el Premio de la Fundación John Simon Guggenheim en 1948 por su escultura Primitivo Minero que actualmente se encuentra en el anticuario. Sus tallados en piedra aún se encuentran en buen estado en las minas de sal de Zipaquira y la capilla de la Universidad Nacional aún tiene una escultura de Cristo hecha por él.

 
Primitivo Minero escultura de Miguel Sopó en el anticuario Novecento. Foto de Carlos Bernal

La obra de Miguel Sopó está en el anticuario Novecento en la ciudad de Bogotá.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com