Iván Istochnikov (Joan Fontcuberta).

Joan Fontcuberta: el cosmonauta fantasma y otras ficciones

‘Pareidolia’, una muestra antológica de la obra del fotógrafo español, se presenta en el Museo del Banco de la República desde el 10 de noviembre hasta el 27 de febrero del próximo año.

2016/11/12

Por Sergio Rodríguez

Unión Soviética. Guerra Fría. 1968. El programa espacial ruso lucha contra el tiempo y la Nasa por conquistar el espacio. Iván Istochnikov y su perra Kokla abordan el Soyuz 2, que sale de la atmósfera terrestre para acoplarse con el Soyuz 3 -este despegó minutos más tarde-. Desde la Tierra intentan comunicarse con la nave de Istochnikov pero no hay respuesta. Los minutos pasan y la tripulación del Soyuz 3 tiene contacto visual con el Soyuz 2. Algo no estaba bien: el casco de la nave está perforado, tal vez por un pequeño meteorito, tal vez una sonda extraterrestre. No se sabe, pero la misión debe seguir. Las dos naves se acoplan pero Istochnikov ni Kokla están abordo, solo una nota en una botella de vodka...

El gobierno soviético decidió ocultar los hechos: el Soyuz 2 era una nave no tripulada, no se dijo nada del meteorito ni la nota en la botella de vodka e Istochnikov se evaporó de las fotografías y de los registros oficiales y con amenazas silenciaron a quienes conocieron la historia. En 1993 el periodista Mike Arena compró en la casa de subastas Sotheby’s un lote de cartas y fotografías desclasificadas tras la caída de la URSS. En una de esas fotos aparecía Istochnikov y su historia se reconstruyó. Hoy la Fundación Sputnik lidera la investigación sobre este cosmonauta fantasma.


Fotos de Iván Istochnikov en ‘Pareilodia‘ de Joan Fontcuberta. Foto: Álvaro Tavera.

*

Joan Fontcuberta es un fotógrafo español que desde los años setenta, tras la muerte de Francisco Franco y el paso a la democracia en España, ha realizado diversas series fotográficas e investigaciones teóricas sobre la imagen. En su trabajo explora los límites de la historia, la realidad y la ilusión a través de fotografías como contenedores de información. Para Fontcuberta "toda fotografía es una manipulación, podemos establecer grados de intervención, pero toda fotografía es una manipulación en el sentido de que reconstruye la realidad en base a unos parámetros subjetivos. La fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le permite hacer otra cosa. Lo importante, en suma, es el control ejercido por el fotógrafo para imponer una dirección ética a su mentira. El buen fotógrafo es el que miente bien la verdad".


Joan Fontcuberta durante la inauguración de ‘Pareilodia‘. Foto: Álvaro Tavera.

Pero Fontcuberta no sólo es fotógrafo, es un teórico de la imagen que ha planteado, desde revistas indexadas, conferencias y libros, que vivimos en un tsunami icónico y en una sociedad panotizada en la que cámaras e imágenes condicionan el desarrollo de las personas. Es así como "hacemos las fotografías no para verlas. Hoy el acto fotográfico prevalece sobre la imagen, que se ha secularizado y banalizado" reflexiona Fontcuberta al referirse a la desmedida democratización de las cámaras y las fotografías. Pone como ejemplo una foto de 2007 en Sao Paulo durante la visita de Benedicto XVI en la que se ven 170 personas y 46 cámaras que no registran la visita del papa sino que se convierten en "inscripciones autobiográficas de la visita del Papa, sirven para poder demostrar que se estuvo ahí, no para registrar el hecho".

*

Iván Istochnikov es Joan Fontcuberta o al revés, Joan Fontcuberta es Iván Istochnikov. El cosmonauta no existió pero sí es un fantasma creado por el fotógrafo español, que recurriendo al fake "esboza una crítica sobre la falsificación a partir de la presentación de materiales supuestamente originales y no censurados. Todo lo expuesto es naturalmente falseado, desde lo original hasta lo censurado, y termina por revelar la mecánica compleja de la verdad", como se lee en el folleto que entregan en la sala de exposiciones temporales del Museo de Arte del Banco de la República. La vida de este ruso perdido en la memoria de un Estado comunista y censor es parte de una de las cinco series que conforman ‘Pareidolia‘: exposición antológica del trabajo de Fontcuberta, que reúne Herbarium (1982-1985), Constelaciones (1993-2013), Fauna (1985-1989), Milagros & Co (2002) y Sputnik (1997).


Fotografías de la serie ‘Milagros & Co‘. Foto: Álvaro Tavera.

En la exposición se pueden ver, además de las fotografías, objetos que dialogan con las fotos y que crean una instalación colosal en la que las fotografías son una excusa para preguntarse hasta dónde lo real, lo histórico y la fotografía documental dan cuenta de la verdad. Como dice Fontcuberta "pasamos tanto tiempo haciendo fotografías que no miramos".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.