Una de las obras más recientes de Song Byeok.

Un dictador vestido de mujer

El artista norcoreano Song Byeok se dedica a promover la libertad a través de sátiras que ridiculizan el régimen dictatorial que devastó a su país. En su más reciente trabajo, el pintor se mofa del difunto mandatario Kim Jong-il y lo disfraza de Marilyn Monroe.

2012/06/07

Por Revistaarcadia.com.

En su juventud, Song Byeok fue uno de los pintores oficiales del régimen de Kim Jong-il, dictador que llegó al poder después de heredarlo de su padre, Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte. En ese entonces, el artista admiraba al mandatario; sin embargo, años más tarde, el líder, interesado en desarrollar el potencial nuclear de la nación asiática, la llevó al colapso.

Bajo el gobierno de Kim Jong-il, la población intentó sobrevivir a terribles hambrunas que terminaron matando a la madre, el padre y la hermana del artista, quien fue llevado a un campo de concentración donde fue torturado y sometido a terribles jornadas de trabajo.  A raíz de esta experiencia, su idea sobre el régimen cambió radicalmente.     

El artista ahora vive en Corea del Sur y usa su talento para promover la libertad a través de obras que se burlan de Kim Jong-il y critican su legado, teniendo como referente el arte pop. En su trabajo, Song Byeok inserta el absurdo en situaciones en las que solía reinar la seriedad, y de esta forma trata de revelar la extraña tiranía del mandatario. Lo ha pintado con el famoso vestido de Marilyn Monroe que se eleva con el viento y en la corta estatura de Napoleón.

“Era alabado como un dios, pero al final era solo un humano que se cayó como una hoja de otoño”, le ha dicho Byeok a los medios.

Su última muestra acaba de ser exhibida en Estados Unidos, tanto en Atlanta como en Washington, y estaba compuesta por 20 obras, que no solo hacían referencia a Corea del Norte, con niñas de ojos hundidos y niños sin hogar, sino a otros regímenes dictatoriales. Para el artista, estas piezas buscan promover la paz y venerar los derechos humanos y la libertad.  

   

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.