RevistaArcadia.com

Emilio Chapela: Pregúntale a Google

Daniel Salamanca echa un vistazo a la obra del artista mexicano Emilio Chapela en donde el tema central es internet: su uso, cómo establece relaciones y cómo comunica.

2010/05/27

Por Daniel Salamanca






La semana pasada el famoso buscador de Internet, el nuevo Sherlock Holmes del ciberespacio, apodado Google y cuyo lema es “no seas malvado”, le regaló al mundo entero, o mejor, a millones de usuarios, la posibilidad de jugar directamente desde su página principal, el juego del come-galletas amarillo, mejor conocido como Pacman. Y aunque probablemente los más juguetones ya tenían instalados este tipo de emuladores en sus portátiles y celulares, lo cierto es que a muchos nos permitió perder cinco minutos más de nuestro tiempo antes de hacerlo con Facebook, Flickr, Blogspot, Twitter o algún canal de noticias.

Pues precisamente este enorme y cotizado motor de búsqueda es uno de los pretextos del artista mexicano de 32 años, Emilio Chapela, para hacer obra. Ésta gira principalmente entorno al análisis de lo que significa el internet, sus aplicaciones, las formas de relacionarnos los unos con los otros y el hecho macabro de que al fin y al cabo, lo queramos o no, es una comunicación intangible. Es decir, somos personas que no interactuamos físicamente, pero que sin embargo día a día nos encontramos en esta enorme banda ancha de hilos invisibles. E igual pasa con muchas otras formas de entender y entendernos en el mundo.

Uno de los proyectos de este matemático y comunicador, y el cual involucra directamente a Google, se titula “Ask Google”, en español, “pregúntale a Google”, Este consiste en timar y engañar al buscador y sus parámetros de búsqueda automática, generando términos y combinaciones completamente ilógicas y sin sentido. Por ejemplo se teclea Google is… y seguido sale watching you – scared of Islam – your friend – making us stupid, etc. Es decir, combinaciones absurdas que en principio generan risas pero que si analizamos bien por un segundo, nos están diciendo mucho de cómo piensan los seres humanos y cuales son sus intereses y filtros de pensamiento. Chapela se dedica entonces a recopilarlos y luego a hacer una selección que pone al descubierto las fallas y detalles imprevistos del sistema, así como los intereses particulares de los cibernautas. Igual pasa con la búsqueda de imágenes en la obra According to Google, que recopila en varios tomos de libros las imágenes que arroja el buscador una vez se realiza la entrada en el campo de texto.

Si se fijan, estas ideas o reflexiones tocan directamente otro tema, y es el de la traducción, ya que nos demuestra cómo la traducción literal pierde sentido frente a la traducción interpretativa. Al fin y al cabo es precisamente eso lo que le falta a Google y que en cambio sí tenemos los seres humanos, el poder de interpretar. En pocas palabras este juego –aparentemente ingenuo- está hablando de algo per sé de las civilizaciones en todos sus tiempos y es del problema eterno de la comunicación, en letras mayúsculas. Un tema más que interesante que aquí es tratado desde el campo del arte contemporáneo y que tiene mucha tela de dónde cortar y de dónde analizar. Y si no me creen, dense una pasada por la página web y el blog de este artista que, partiendo de este tipo de señalamientos, logra construir todo tipo de obras, a veces más visuales, a veces más abstractas o a veces más conceptuales, pero todas persiguiendo los mismos objetivos: desenmarañar el mundo.

Y como él, probablemente hay cientos de artistas que desde hace mucho tiempo recurren a los medios de comunicación, al correo, al Internet y a los envíos en general para generar obra. Un ejemplo sería la acción de Andy Warhol, Joseph Beuys y Kaii Higashiyama, para Global-art-fusion, en la que enviaron un dibujo por fax exactamente a las 12 horas del día 12 de Enero de 1985, desde Nueva York, Düsseldorf y Tokio respectivamente. Procesos universales que ponen el dedo en la llaga de lo que nos une, que son básicamente vínculos afectivos, hipervínculos, lazos familiares, links y otros cables y autopistas tanto emotivas como tecnológicas.

Link a una entrevista.











¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.