RevistaArcadia.com

Francia y Colombia

Prisma. Una exposición que da ejemplo de los intercambios y cruces culturales entre dos países.

2010/08/10

Por Daniel Salamanca

Desde hace años la Alianza Francesa, en asocio con la embajada de Francia en Colombia, han mantenido una posición activa frente a la cultura y el intercambio de actividades entre los dos países. Muestra de esto es el ciclo de nuevas propuestas en artes plásticas, fotografía y nuevos medios, que consiste en realizar exposiciones individuales con jóvenes artistas colombianos que tengan proyectos actuales y ambiciosos. Instalaciones, videos, fotografía expandida, proyectos de diseño y otras cuantas producciones contemporáneas han desfilado de manera constante por las distintas sedes de la ciudad de Bogotá. Y es que a pesar de las dificultades y de los cambios estructurales que ha tenido la alianza, este programa se ha mantenido, y ha sido un testigo fiel tanto del acontecer artístico de las nuevas generaciones en nuestro país, como del interés del gobierno francés por apoyar los movimientos culturales fuera de sus fronteras. Igual lo ha hecho Alemania con el Goethe Institut o Estados Unidos a través del Colombo Americano. Intereses neo-colonialistas dirán algunos (probablemente con valiosos argumentos) pero al fin y al cabo ayuda, dentro de un medio profesional que inevitablemente siempre le ha costado hacerse a grandes presupuestos.

Sin embargo, es en estas exposiciones y en estos formatos, donde los artistas suelen atreverse y exigirse al máximo. Cito un caso concreto, que además de sus características formales, explica e ilustra bastante bien lo bonito y redondo de estos programas.


Julien Petit es un joven francés, nacido en Paris, que estudió un pregrado en Historia del arte y luego una maestría específica en Historia de la Fotografía. Por razones del destino terminó viviendo aquí en Bogotá, en donde ejerce desde hace un par de años como curador independiente, investigador y docente.

Santiago Leal es un artista emergente colombiano, graduado del Liceo Francés de Bogotá y luego de la Universidad de Los Andes. Desde hace alrededor de 4 años le ha interesado la fotografía y ha explorado poco a poco sus distintas posibilidades, encausándola inclusive a problemas escultóricos, de instalación o intervención en espacio abierto.

Y bien, gracias a la Alianza Francesa, estos dos personajes, uno curador y el otro artista, se conocieron y le dieron vida a un proyecto que titularon Prisma. Este recoge una ambiciosa serie de registros fotográficos de cubos imposibles, capturados por Santiago en diferentes viajes, y la mirada particular de Julien como historiador y curador. La muestra, mostrada al público hasta el pasado 6 de agosto, rompía con la convencionalidad de la sala del centro y le daba una mirada instalativa al proyecto. Un gran cubo de arena, otro de hielo y uno de aire habían sido las metáforas escogidas por el artista para hablar de sus frustraciones amorosas durante los últimos años y a las cuales el curador le da un giro y las convierte en algo tan universal como lo es la figura geométrica del prisma. Idea que además tiene una connotación lumínica propia al arte de la luz y que fue claramente presentada desde el exterior hasta el interior de la muestra.
Video, fotografía y objetos vistos desde muchos ángulos, hicieron parte de una muestra que en el fondo demostraba, en palabras del artista, que ‘nada es para siempre’.

Esas son las nuevas propuestas de la alianza francesa, que dejan no sólo un capital cultural para la ciudad, sino vínculos directos entre colombianos y franceses involucrados profesionalmente. Ese es el propósito de estos proyectos y un buen ejemplo de los cruces internacionales inherentes al arte de nuestros días.
















¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.