Dennis Hopper e Isabella Rossellini en una escena de la película.

‘Blue Velvet’: confesiones de la máscara estadounidense

Conocida como 'Terciopelo azul' en Colombia, el hoy clásico se estrenó en salas de cine el 19 de septiembre de 1986. Acá, un homenaje a la perturbadora y brutal obra maestra de David Lynch.

2016/09/27

Por Juan Carlos Lemus Polanía

Con Blue Velvet, David Lynch presentó por primera vez su versión de la América profunda. El aterrorizador y surrealista thriller psicológico del cineasta transcurre en uno de esos pueblos en la mitad de la nada, Lumberton en este caso, que más adelante visitaremos a menudo en su filmografía. Villorrios, una abuela diría: “Tan sanos”, idílicos, alejados de las tentaciones, excesos y estridencias de la gran ciudad. Sitios tranquilos como una foto en los que el sueño americano es aún más palpable y se asoma en la felicidad y despreocupación de su clase media. Pero Lynch, en medio de una cotidianidad bucólica, expone cómo esa felicidad exterior está invariablemente pegada a la tierra, y cómo bajo nuestros  pies, tras esa primera capa de pasto, solo hay barro e insectos.  

Jeffrey (Kely McLachlan) es el típico chico bueno que vuelve a su pueblo de la universidad. Allí conoce a Sandy (Laura Dern), la inconfundible muchachita rubia vestida de colores pasteles, recatada, mojigata y, posiblemente, virginal. A ella, entre tanto candor soterrado, le aviva la curiosidad por ese lado oculto. Es así que llega a Dorothy Vallens, su antítesis, un irresistible y sexy mujer pelinegra, desenvuelta, vestida de terciopelo para la noche, maquillada con rojo intenso y cantante en un bar. A Jeffrey le gusta hacerse difícil las cosas. La primera, novia del arquetípico de High School, la segunda, del mafioso enfermo y demente del pueblo, Frank (Dennis Hooper). Nuestro póker.

En el metraje, Lynch nos echa en la cara la eterna y complicada dicotomía humana: nos acostumbra y programa para algo mientras coquetea con lo opuesto. ¿Qué es lo que atrae realmente a nuestro héroe, la inocente valentía de Sandy, la lujuria asustadiza de Dorothy o la perturbada manera de Frank? Jeffery salió de su pueblo con una idea ingenua y superficial del mundo, y en su retorno se da cuenta de la oscuridad que está allí. Su pueblo no es “sano”; pero, ¿lo es él?

Jeffrey vuelve a ver a su padre convaleciente, pero termina metido en un clóset. Y la metáfora está ahí. Lynch explota de manera aterradora ese retorno a casa, ese regreso a lo que uno siente que conoce mejor, mostrando que, de alguna manera, uno nunca sabe dónde está parado. El realizador devela que ser valiente es el punto medio entre la estupidez y la cobardía en tanto que la verdad a veces es mejor no encontrarla. Y aunque la película mantiene la apariencia tranquila (la violencia, salvo en algún momento crítico, no se ve), sí somos conscientes de sus resultados. ¿Lo es Jeffrey? Con sus pesquisas, posa de salvador cuando no hay inocentes, todos deben cargar con lo suyo. Salvo él.

Con Blue Velvet el director nacido en Missoula reafirmó que era un grande. Y lo hizo hablándonos entre líneas al dejar que las imágenes cuenten más que los parlamentos de sus protagonistas; usando a los personajes secundarios como elementos para reforzar las características de sus principales —como cuando vemos cantar Ben, el amigo de Frank—. Incluso la banda sonora es una pieza de su discurso. La delicada canción de Bobby Vinton, cuyo nombre es el de la cinta, en voz de Isabella Rossellini, deja atrás la piel y hace suspenso.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación