Birdman

Alejandro González Iñárritu explora la comedia

El director mexicano cambia de tono con Birdman, una comedia que se burla del mundo de las películas, sobre un actor famoso por dar vida al héroe que da nombre al filme desea volver a ser la gran estrella que fue.

2014/09/05

Por DW

Alejandro González Iñárritu es desde hace años un nombre que suena en la escena internacional del cine. También otros grandes festivales, desde Berlín hasta Cannes y Toronto, se hubieran entusiasmado con la posibilidad de tener un nuevo filme suyo en sus programas.    

Venecia puede estar, por lo tanto, orgullosa de la película de apertura de la magna muestra del séptimo arte. Esta vez, el director mexicano viene con una obra que a primera vista parece no ir con el resto de sus películas: “Birdman” es la primera comedia de Iñárritu. 

 

Birdman, superhéroe

Autorreferencial, es una película sobre el mundo de las películas. No solo, pero en primera línea, “Birdman” trata de cómo un actor famoso por dar vida al héroe que da nombre al filme desea volver a ser la gran estrella que fue. Es un drama de humor negro, una comedia con un dejo amargo. Quizás la expresión de las experiencias que el propio Iñárritu ha realizado en el cine.

Contada es la historia de un actor de Hollywood (Michael Keaton), que antes había obtenido grandes éxitos con papeles de superhéroe. Pero esos tiempos han pasado. En un teatro de Broadway quiere ahora revivirlos. Pero los resultados son magros. Por un lado, su vida privada se ve bastante desordenada. Por otro, su compañero sobre las tablas (Edward Norton) revela ser un tipo muy desagradable.

Sobre la psiquis humana

Para Iñárritu, “Birdman” es sobre todo una película sobre la psiquis humana. “Sobre la lucha dentro de nosotros mismos, la lucha por el propio ego”, dice. El director compara la figura del antiguamente celebrado actor con la de Don Quijote.

“Los seres humanos vivimos en medio de una loca comedia, marcadas por errores y desgracias”, dice Iñárritu. Y agrega que esa lucha del ser humano con su propio ego es tan trágica que se transforma en comedia: una tragicomedia.

Queda por ver si la primera comedia de Iñárritu convence al jurado presidido por el compositor francés de música para cine Alexandre Desplat. En ese caso, el sábado 6 de septiembre, el último día del festival, el director bien puede agregar otro trofeo cinematográfico a su colección.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com