Esta es una de las clásicas ilustraciones de Sir John Tenniel, fuente de inspiración para la película de 1903.
  • Imagen de una de las secuencias inciales de la película de 1903
  • Imagen de una de las secuencias inciales de la película de 1903
  • Imagen de una de las secuencias inciales de la película de 1903
  • Imagen de la fiesta del té, versión 1903.
  • Imagen de la fiesta del té, versión 1903.
  • Imagen de la fiesta del té, versión 1903.
  • Una de las escenas de la película antes de aplicar el proceso del tinte. En el video ya se puede ver a color.
  • Una de las escenas de la película antes de aplicar el proceso del tinte. En el video ya se puede ver a color.
  • Una de las escenas de la película antes de aplicar el proceso del tinte. En el video ya se puede ver a color.

Alicia en el país de las maravillas, restaurada

El Instituto Británico de Cine ha restaurado la primera versión cinematográfica que se hizo de Alicia en el país de las maravillas en 1903. Así se veía entonces esa historia que hoy es adaptada nuevamente por Tim Burton.

2010/03/10

El Instituto Británico de Cine (BFI) ha restaurado la primera adaptación cinematográfica que se hizo de Alicia en el País de las Maravillas que es, a su vez, una de las películas más antiguas del cine inglés pues fue filmada en 1903. Dirigida por Cecil Hepworth y Percy Stow, toma como inspiración principal las inquietantes ilustraciones que Sir John Tenniel hizo para el libro de Lewis Carrol.

El filme, que desde la semana pasada puede verse en internet, originalmente duraba doce minutos y marcó un hito en su momento, al ser la película más larga que se había producido en Inglaterra. Sin embargo, ninguna de las copias completas se preservan y la que el Instituto Británico de Cine pudo recuperar es solo un fragmento de nueve minutos. Al parecer, una de las escenas que se perdieron es la de Alicia conversando con un cachorro gigante en medio de un jardín.

El proceso de recuperación de la cinta duró más de cinco décadas. A finales de los años sesenta  el dueño de un cine en Hove donó el fragmento, pero este se encontraba en pésimas condiciones. Tenía daños por humedad y gran parte de la emulsión de la cinta se encontraba resquebrajada. Según Bryony Dixon, la curadora de cine silente del archivo del BFI: “No podíamos hacer mucho con la cinta, ni siquiera mejorarla digitalmente porque fue filmada en cuadros más lentos (16 cuadros por segundo, cuando el estándar es 24) y eso nos dio menos material con el cual podíamos trabajar”. Sin embargo, gracias a la tecnología, el Instituto se puso en la tarea de hacer un escáner a la cinta original en altísima resolución, casi el doble de la resolución de un televisor de alta definición. El escáner se hizo en blanco y negro y, de modo digital, se recrearon los tintes originales.

El proceso de coloración de la cinta se hizo teniendo en cuenta las fórmulas químicas que se usaban a principios del siglo XX. Se usaron tonos sepia, azul y rojo que buscaban guiar a la audiencia entre cambios de escena. La versión que se puede ver en línea es la misma que se vio hace más de 100 años.

 

 

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.