Marion Cotillard protagoniza 'Un momento de amor'

Decálogo de amores desesperados

La frontera entre el amor y la pérdida de la cordura ha sido explorada por el séptimo arte desde sus inicios. ‘Un Momento de amor’, que se estrena en Colombia este jueves 20 de abril, es un homenaje a la fuerza del deseo. Compartimos una lista de obras que retratan esa misma locura.

2017/04/18

Por Daniela Hernández

El amor y el desamor implican las mismas reacciones cerebrales de las las adicciones y la abstinencia. Los excesos llevan a los límites de la locura, el desespero y la ansiedad. El cine ha transformado esta manera de sentir en arte.

Ha intentado descifrarlo y hacer de él un homenaje, como sucede en Un momento de Amor, la película francesa protagonizada por Marion Cotillard que ahonda en la búsqueda de la pasión. Junto a esta obra, que llega a las salas de cine colombianas el jueves 20 de abril, hacemos un recorrido por diez películas clásicas y modernas que han llevado a la gran pantalla la complejidad del amor.

Vértigo (1958)

Dirigida por Alfred Hitchcock, es una de las obras mejor valoradas de la cinematografía estadounidense. Además, fue considerada como “cultural, histórica y estéticamente significativa” por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, en 1995. La historia, basada en la novela Sudores fríos: de entre los muertos, reúne elementos derivados de la frágil naturaleza del amor: obsesión, parálisis psicológica y afecciones físicas. James Stewart protagoniza un detective que padece acrofobia y vértigo, y es contratado por un amigo para que vigile a su esposa.

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004)

Protagonizada por Jim Carrey (Joel) y Kate Winslet (Clementine) devela el poder del amor sobre la mente. El desespero que producen las diferencias de una relación monótona llevan a la impulsiva Clementine a someterse a una intervención cerebral para borrar a Joel de sus recuerdos. La película dirigida por Michel Gondry fue galardonada con 33 premios cinematográficos entre los que se encuentra el Óscar a mejor guion original en 2005.

Jules y Jim (1962)

La cinta francesa dirigida por François Truffaut hace parte del movimiento cinematográfico de la Nouvelle Vague y cuenta la historia de dos amigos inseparables que se enamoran de la misma mujer. Lo que comienza como un trío amoroso termina en tragedia. El argumento, que se sitúa antes, durante y después de la Primera Guerra Mundial, está basado en hechos reales.

Quiéreme si te atreves (2003)

En esta película francesa, el amor se teje desde la infancia. Sophie (Marion Cotillard) y Julien (Guillaume Canet) comienzan una amistad que se sustenta en retos cada vez más atrevidos. Al crecer, uno de los retos vuelve peligrosa la situación: atrévete a amarme. La relación, en la que fallar no está permitido, los lleva al límite de su cordura y al distanciamiento pero no son capaces de alejarse el uno del otro. 

Rompiendo las Olas (1966)

Esta obra, con la que Lars von Trier se consagró, encabeza la trilogía Corazón dorado. A principios de los años 70, una ingenua joven, interpretada magistralmente por Emily Watson, se enamora de un hombre mundano que trabaja en una plataforma de petróleos. Tras el matrimonio, él vuelve a su trabajo y ella cuenta los días para su regreso. Creyente y devota, piensa que su amor está bendecido hasta que ocurre un terrible accidente.

Ojos sin rostro (1963)

En París, el amor de un padre llega a límites enfermizos. Tras un trágico accidente que deja desfigurada a su hija, un brillante y trastornado cirujano rapta jovenes para quitarles la piel y reconstruir el rostro de su hija. La subyugante atmósfera de la obra muestra como el amor puede llegar a degenerarse hasta la obsesión, transtornando el instinto de protección hacia los hijos. La película fue dirigida por Georges Franju.

Diario íntimo de Adèle H. (1975)

Narra la historia de la vida real de Adèle Hugo, hija del escritor y poeta frances Victor Hugo. Su obsesión por el amor no correspondido por parte de un oficial de la marina ocasionó su destrucción. El guion fue construido a partir de sus diarios y protagonizado por Isabelle Adjani, Bruce Robindon y Silvia Marriott. La obra fue adaptada por Jean Gruault, Frances Venor Guille, Suzanne Schiffman y François Truffaut, que también asumió la dirección.

La piel que habito (2011)

La película española dirigida por Pedro Almodóvar traduce el amor de un padre y esposo, en un tipo de venganza que roza con la depravación. El doctor Robert Ledgard, interpretado por Antonio Banderas, se obsesiona con la creación de una piel artificial con la que hubiera podido salvar a su esposa tras un accidente. Años más tarde, cuando descubre que han abusado de su hija decide vengarse, utilizando la piel para transformar a su víctima. 

El último tango en París (1972)

Dirigida por Bernardo Bertolucci se caracteriza por su tratamiento erótico pero pasó a la historia del cine por una escena que muestra una violación explícita. Paul, de 45 años, se encuentra con Jeanne, de 20, mientras visitan casualmente un apartamento en alquiler. La atracción es intensa y, tras un breve contacto, terminan haciendo el amor apasionadamente. La relación que surge tiene fuertes componentes de violencia sexual y verbal. Ella, atraída por la aventura, parece no darse cuenta de los abusos a los que es sometida.

Un momento de amor (2016)

Adaptada de la novela homónima Mal de Pierres, de Milena Agis, y dirigida por la italiana Nicole García, narra la búsqueda del amor apasionado por parte de Gabrielle, interpretada por Marion Cotillard. Según su directora, “es un homenaje a la fuerza del deseo femenino que no puede expresarse de manera suficiente. He querido darle toda su belleza e intensidad a través de Gabrielle, quien representa la búsqueda que tenemos todos: vivir la maravilla desconocida que es el amor”. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.