Bob Marley.

Bob Marley en el cine

El cineasta Kevin MacDonald, director de “El último rey de Escocia”, produjo “Marley”, un documental que cuenta la vida del músico, hace un recorrido por la historia de Jamaica y reflexiona acerca de la idea del arte como salvación. Antes del rey del reggae, otros ídolos han pasado por la pantalla grande: desde Mozart hasta The Doors.

2012/06/26

Por EFE y Revistaarcadia.com.

El cine ha recurrido muchas veces a los maestros de la música como inspiración. Se produjo la lacrimógena The Glenn Miller Story, con James Stewart, y Night and Day, con Cary Grant como un Cole Porter sin ningún atisbo de homosexualidad. Milos Forman hizo la magistral Amadeus, que ganó ocho premios Oscar, y Oliver Stone mostró su obsesión por The Doors en la película con el mismo nombre.

De un tiempo para acá, muchos cineastas han elegido aproximarse a los ídolos musicales desde el documental, que los convierte en privilegiados fans con acceso al material musical y personal de esas estrellas de la música. Esto ocurrió con Kevin MacDonald, realizador que deslumbró al público con El último rey de Escocia y que ganó un Óscar como documentalista en One Day in September, el cual narraba un suceso histórico que luego inspiró a Steven Spielberg para rodar Munich.

En Marley, MacDonald maneja con gran talento dramático el material de archivo y enarbola un emocionante recorrido por la historia de Jamaica, por el arte como salvación y por un planteamiento vital ajeno a los cánones convencionales marcados por occidente.

Si Forman en Amadeus hacía un inquietante estudio de la mediocridad y la envidia, MacDonald desvía la mirada hacia la politización de los ídolos de masas con el apoyo de una maravillosa banda sonora.

Su técnica no es muy distinta a la de Martin Scorsese, cada vez más melómano que cinéfilo, que se acercó a The Band y a Bob Dylan, rodó un concierto de los Rolling Stones y realizó una vibrante radiografía espiritual de George Harrison en Living in the Material World, de la HBO. El realizador italoamericano, acostumbrado a rubricar con su estilo sus obras de ficción, se pliega al material preexistente y la convención de las entrevistas para alumbrar obras que no por ello dejan de ser puro cine.

Esta tendencia la inauguró el maestro de la nouvelle vague Jean-Luc Godard. El director de "À bout de souffle", muchos años antes que Scorsese, rodó a los Rolling Stones en Sympathy for the Devil, documental de 1968 en el que acababa hablando de la contracultura occidental y de las Panteras Negras para ir más allá de la música y tejer una profunda reflexión intelectual.

Algo casi tan atípico como lo que hizo el español Isaki Lacuesta cuando quiso hacer un documental sobre el cantaor de flamenco José Monge "Camarón" y vio que Jaime Chávarri estaba haciendo un filme de ficción. Lacuesta optó entonces por retratar la vida de tres personajes atravesados por la obra del cantaor y filmó así uno de sus mejores y más emotivos títulos, La leyenda del tiempo.

Claro que el melómano oficial del cine español siempre será Fernando Trueba que, enamorado de Diego El Cigala, Carlinhos Brown, Bebo Valdés y el Niño Josele, ha dirigido Calle 54, Blanco y negro o El milagro de Candeal.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.