Adjani en un fotograma de la película.

La pasión y locura de Camille Claudel

En 1988, la actriz francesa protagonizó ‘Camille Claudel’ de Bruno Nuytten, un retrato de la volatil y vulnerable artista y de su innoble fin. El largometraje está en el Festival de Cine Francés 2016.

2016/09/27

Por Ana Gutiérrez

Camille Claudel no es un nombre tan reconocido como el de Auguste Rodin, a pesar de que varias de sus obras tienen un lugar de honor en el Museo de Rodin en París. Las placas sobre las obras no esconden la tumultuosa relación entre los dos artistas, amantes, colaboradores y hasta competidores. Cuando murió Rodin, el gobierno francés instaló un museo donde habitaba. Cuando murió Claudel, lo hizo en un manicomio y fue puesta en una tumba anónima y, ahora, desconocida.

No es de extrañar que la figura de Claudel, una mujer bella, talentosa y atormentada, sería el tema de una película. En 1988, basándose en el libro de Reine-Marie Paris, nieta del hermano de Camille, el poeta y diplomático Paul Claudel, Bruno Nuytten plasmó la vida de la escultora y su compleja relación con Rodin, interpretados por Isabelle Adjani y Gérard Depardieu. La película, con el título en español La pasión de Camille Claudel, fue nominada a dos Premios Oscar de la Academia como Mejor Película de Lengua Extranjera y Mejor Actriz además de recibir cinco Premios César por Mejor Película, Mejor Actriz, Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción y Mejor Diseño de Vestuario y el Oso de Plata de la Berlinale. Los colombianos podrán ver el largometraje en la sección del decimoquinto Festival de Cine Francés junto a  una retrospectiva póstuma del reconocido Maurice Pialat.  

Adjani, como es de esperarse, domina la película con una gracia casi imperceptible. No parece estar actuando, encarna totalmente a una joven consumida por sus habilidades y sus emociones. Su talento es prodigioso, y encuentra el fomento y la pasión de Rodin, pero no parece lograr desahogarse de la manera como necesita. Nunca encuentra verdadera libertad. Los dolores de su relación y la presión social que sufre por mujer se suman a sus frustraciones y desembocan en una serie de crisis mentales. Acabó internada por su familia en Montdevergues, sanatorio del cual nunca salió. Fue enterrada en una tumba sin nombre que luego desapareció con las ampliaciones del hospital. Las mentes prodigiosas a menudo vienen acompañadas de la inestabilidad, y Adjani balancea las fuertes emociones de la artista con una delicadeza interior que acaba cayendo en la autodestrucción.

La credibilidad de los artistas se nutre de una rica ambientación, que recrea un París desaparecido, donde se podía robar la arcilla de las calles y todos leían con fervor a Victor Hugo. No presenta salones de bellas artes idealizados, sino espacios que se siente habitados e imperfectos. Cuando Depardieu, como Rodin, dice que su estudio es frío, se siente que lo es. A eso se le suma que, al contrario de lo que suele ser habitual en las películas biográficas de artistas, nunca se pierde de vista la creación artística. La audiencia ve como trabajan Claudel y Rodin: los errores, los triunfos, la ropa manchada, los ensayos, los cambios, el tiempo invertido. El arte entra en todos los aspectos de sus vidas.

Por desgracia, a pesar de las magistrales actuaciones y suntuosa puesta en escena, la película no tiene mucho que decir. Nuytten se limita a hacer un recuento la vida de Claudel sin ofrecer un entendimiento más profundo. Solo hay un breve destello de algo más en la magistral actuación de Madeleine Robinson como Louise Athanaïse Cécile Cerveaux, la detestable madre de Claudel. Descendida de agricultores y sacerdotes católicos, su misoginia es la más virulenta y su histeria presagia la de su hija. Su pesada sombra se siente sobre la familia aun cuando no aparece en escena. Son ellos quienes luego internan a Claudel y la condenan al olvido, pero solo la corta presencia de Robinson logra darle sentido para la audiencia. La película es un trabajo admirable, y placentera de ver, pero carece de verdadera profundidad. 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación