Ciro Guerra, José Luis Rugeles & César Acevedo

Colombia viaja a Cannes

Los cineastas Ciro Guerra, José Luis Rugeles y César Acevedo representarán al país en distintas categorías del festival, que se celebrará del 13 al 25 de mayo. Arcadia habló con ellos.

2015/04/24

Por Revistaarcadia.com

“Con mis películas la gente siempre piensa cosas diferentes”


El abrazo de la serpiente

Ciro Guerra
Competición: La quincena de realizadores

Esta producción cuenta la historia de Karamakate, el último indígena de su tribu, y su acercamiento a dos científicos extranjeros con cuarenta años de diferencia. El viaje que emprende Karamakate junto a estos hombres hacia el interior de la selva amazónica se convierte en un viaje hacia el interior de los personajes, pues han perdido su rumbo y se han transformado en versiones vacías de sí mismos (chullachaquis). Al verse obligados a convivir a pesar de sus diferencias, y a luchar contra los peligros de la selva, cada uno aprende a conocerse a través de los ojos del otro. La cinta de Guerra ofrece una perspectiva distinta de la selva a la que ha presentado películas como Aguirre: la ira de Dios (1972), del alemán Werner Herzog, pues cuenta la historia a partir del punto de vista indígena y ancestral y no del extranjero blanco que irrumpe en un ambiente que desconoce.

¿Cómo ha sido la reacción de quienes han visto la película?
Realmente la película está nueva y no está terminada todavía. La versión que se vio en el ensayo de prensa es provisional y tiene algunas correcciones, pero estamos muy ansiosos de saber cómo la va a recibir el público en Colombia y en el extranjero.

¿Cuál fue su reacción al enterarse de que la película iría a competir a Cannes?
Por un lado mucha alegría, pero por otro lado también mucha incertidumbre porque no sabemos cómo vamos a hacer para terminar la película a tiempo, cómo vamos a hacer para llevarnos a todo este combo para llegar a Francia...se nos viene el mundo encima. Ya toca terminar la película, coordinar todos los avatares de post-producción y de lanzamiento y a eso se le suma un lanzamiento internacional entonces es como montarse en un tren frenético.

¿Qué espera que el público internacional aprenda o conozca después de ver la película?
Yo trato de hacer las películas de una manera muy abierta de tal manera que cada espectador pueda también sacar algo propio. Con mis películas la gente siempre piensa cosas diferentes y yo siento que la gente siempre enriquece la película con su propio conocimiento y pensamiento. Yo no trato de entregar las películas muy masticadas ni muy claras sino que dejo espacios para que el espectador se haga su propia película. En casos anteriores me ha sorprendido como gente de culturas muy distantes logra identificarse. Ha pasado con esta película que los pocos extranjeros que la han visto la han entendido muy bien y la han asociado con cosas propias de sus culturas, porque a pesar de que es una película muy localizada es una película que esperamos le pueda hablar a cualquier persona en cualquier parte del mundo.


“Todos los grupos con armas están disparando hacia el centro”


Alias María

José Luis Rugeles
Competición: Una cierta mirada

Estrenada en la apertura del más reciente Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (Ficci), la cinta de Rugeles examina el conflicto armado en Colombia desde un punto de vista original: la maternidad. María, una guerrillera de trece años, queda embarazada y al mismo tiempo su capitán le exige que cuide al bebé de su esposa. Obligada a esconder su maternidad para que no la hagan abortar, y enternecida con el recién nacido, la protagonista decide tomar su propio camino. A través de los ojos de María queda expuesto de forma realista el conflicto entre la guerrilla, los paramilitares y el ejército. La cinta, rodada en el Magdalena Medio, solo contó con actores naturales, todos provenientes de zonas rojas, donde el índice de reclutamiento forzado es a día de hoy muy alto.

¿Cuál fue su reacción cuando se enteró de que la película estaría en Cannes?
Fue pensar que se cumplió un sueño que pensé tardaría muchos años más en cumplirse. Fue una sorpresa gigantesca y sobre todo me pareció increíble que la película vaya a tener un público tan grande gracias a la selección.

¿Por qué decidió hacer una película sobre el conflicto en Colombia?

Nosotros empezamos una investigación hace cinco años sobre lo que estaba pasando y creo que las artes tienen una responsabilidad, entre todas las que tiene, de hacer una fotografía real de donde se vive. Y creo que eso fue parte del motor de lo que hicimos con Alias María, pues hay un desconocimiento total de nuestra guerra y de lo que está sucediendo. Porque acá desafortunadamente vivimos de lo que nos dicen los medios de comunicación.

¿Qué puede aprender el público internacional sobre una película que retrata el conflicto colombiano?
Para la gente de afuera creo que es lo mismo. Creo que quizá ellos están un poco más enredados que nosotros pero igual nosotros acá tampoco entendemos bien el tema. Ellos van a tener un poco de confusión en cuanto a si los que ven en pantalla son paramilitares, guerrilleros o el ejército. Pero creo que se van a dar cuenta de que todos los grupos con armas están disparando hacia el centro y que todos los que están sufriendo la guerra son los civiles, y que por eso terminan siendo parte del conflicto.

¿Se puede decir que Alias María intenta humanizar a los victimarios del conflicto armado?
Claro. Nosotros no podemos pensar que todo es blanco o negro y que eres bueno o eres malo. Realmente todos estos que llamamos victimarios en su momento fueron campesinos o niños reclutados, con un drama muchísimo más largo que el de cualquier otro. Entonces lo que queremos ver es personas en ambos bandos, y poder ver la mayor cantidad posible puntos de vista. Queremos ver al capitán, al general y al resto también.


“Esta película fue mi forma de hacerle frente al olvido”


La tierra y la sombra

César Acevedo
Competiciones: La semana de la crítica y la Cámara de Oro

Grabada durante cinco semanas por un grupo de recién graduados, la mayoría de los cuales nunca habían hecho un largometraje, y con el apoyo de la productora Burning BlueLa tierra y la sombra es sin duda una de las grandes sorpresas de Cannes. La película gira en torno a un microcosmos compuesto por una casa y un árbol, rodeados de los cañaduzales del Valle del Cauca. Sigue los pasos de la última familia que permanece en la zona y de su matriarca, quien siente un arraigo hacia la tierra que los demás miembros de su familia no comprenden. La cinta busca visibilizar la violencia que afecta, a través del desplazamiento, la relación de los hombres con la tierra, un problema que según su director no tiene mucha repercusión en los medios de comunicación. Así, con una fotografía austera, Acevedo retrata los últimos días de una familia que intenta reparar los frágiles lazos que los unen ante su inminente desaparición provocada por el poder avasallador del progreso.

¿Cuándo se enteró de que la película iba a Cannes?
Supe la semana pasada. Estaba terminando la prueba de sonido y fue una alegría enorme para mí y para el equipo pues esta es la primera película de casi todos.

¿Por qué escogió un tema tan íntimo para su primer largometraje?
Todo nació por un dolor personal que tenía. Mi madre acababa de morir y mi padre era como un fantasma. La imposibilidad mía de generar recuerdos me había condenado a olvidarlos. Entonces un principio trate a través del cine de reencontrarme con ellos y reconstruir algunos recuerdos de lo que fue nuestra vida juntos. Esa fue mi forma de hacerle frente al olvido. El tema del conflicto con la tierra y los campos de caña parte porque mis orígenes también son de ese lugar.

¿Cómo desarrolló el proyecto?
Yo empecé a los veinte años a escribir el guion. Hoy tengo 28. Y fue un proceso muy bonito y muy arduo, de mucha soledad, de resistencia. Cuando me apoyaron los productores aparecieron más oportunidades y gracias a varios premios de guion y desarrollo lo pudimos realizar. Cuando llegamos a la etapa del rodaje decidí trabajar con mis amigos, la gente que me había formado. El rodaje duró cinco semanas. Todos los actores, menos uno, son naturales.

¿Cuáles fueron sus referentes a la hora de hacer la película?
A mí me gusta mucho el cine poético, que te da más preguntas que respuestas y que te permite vivir por un tiempo en un espacio único. Siempre me gustó mucho el cineasta ruso Andrei Tarkovsky, también Bresson, con sus personajes extremamente estáticos que a veces no sospechan lo que llevan dentro y ver de qué manera se descubre eso. Esos fueron dos referentes muy fuertes y últimamente Pedro Costa, con lo que hace ahora, que me parece genial. No tanto una historia narrativa sino emocional, que va surgiendo y vas sintiendo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com