Un fotograma del corto.

'The Jungle Knows you Better than You Do' en el FICCI

El corto de la colombiana Juanita Onzaga, ganador del premio Especial del Jurado Internacional de la sección Generation en la Berlinale, llega al Festival de Cine de Cartagena. Hablamos con la directora sobre la obra, que explora la muerte y lo que deja atrás.

2017/03/01

Por Carolina Betancourt

The Jungle Knows You Better Than You Do (La jungla te conoce mejor que tú mismo) es una exploración sobre la muerte: la paradoja entre el vacío y el peso que deja.  El corto de la colombiana Juanita Onzaga ganó el premio Especial del Jurado Internacional de la sección Generation durante la más reciente Berlinale y llega a Colombia en el marco del Festival de Cine de Cartagena, del 1 al 6 de marzo de 2017.

A través de su hermano, Pablo, Juanita analiza la muerte de su padre, quien tuvo una muerte violenta a manos de un grupo armado. Las razones no se conocen, pero poco importan. Lo que importa es lo que queda atrás en el mundo de los vivos donde a veces el velo entre la vida y la muerte parece volverse más delgado y su presencia se hace sentir.  Empieza en la ciudad, el universo de Pablo. Gracias a los encuadres cercanos y cuidadosamente compuestos, se siente una intimidad absoluta con él. En una visita al cementerio central de Bogotá habla sobre las ánimas y el hijo se encuentra con la tumba de su padre. Pasa al campo, la selva llena el espacio y se vuelve un protagonista central del cortometraje. El film de Onzaga parte de una búsqueda personal, pero se vuelve universal a medida que toca las raíces de la historia violenta del país y recuerda a su audiencia los muertos que cada uno carga.

Conversamos con la directora.

¿Por qué nace el corto?

Después de un accidente que tuve en Bélgica, donde vivo, debí quedarme en la casa mucho tiempo encerrada y tuve que leer mucho. De cierto modo tuve una reconexión con mis raíces, pues recuerdo que compré muchos libros de Gabriel García Márquez y me conecté de nuevo con mi amor por la escritura. En ese momento empecé a escribir el corto.

Fue también una época en que me di cuenta que mi hermano estaba creciendo y estaba saliendo de una etapa de mucha rebeldía adolescente durante la cual nos habíamos distanciado, vi que él estaba más abierto e interesado en otras cosas. Le propuse que hiciéramos algo sobre nuestro papá. Pero desde una búsqueda mística y espiritual, no buscando saber la verdad - que de todos modos terminamos descubriendo. Traté de cerrar una pregunta abierta que significaba mil cosas y vacíos dentro de mi vida. Hacer este corto y terminarlo, poder dárselo a mi hermano y a mi mamá, cerró un ciclo. Dije: “listo, ya no tengo nada más que preguntarme sobre esto”. 

Me llamó la atención la escena donde hablan sobre las ánimas, porque tiene una connotación muy propia y muy arraigada en nuestra cultura. ¿Por qué el uso de la palabra es central en el cortometraje?

Para mi lo más importante de toda la presencia mística en el corto es que no es ni blanca ni negra, ni buena ni mala, más bien lo abarca todo. Por eso también hablamos de espíritu, de fantasma, de demonio. Porque son palabras que crean ese universo en el que todo esto coexiste. Y esto es lo que, a mi parecer, hace que cualquier persona pueda conectarse con el corto sin tener que estar ligado a una religión.

Cuando uno está metido en un proceso creativo intenso, despierta y abre muchas cosas - más cuando se habla de este tipo de temas...

En la ciudad sentimos una energía muy densa, pero en cambio en el campo, en la selva, sentimos que estábamos rodeados de mucha paz, como si alguien nos estuviera cuidando de verdad. También salieron los demonios y buenos espíritus de cada quien cuando se le da la oportunidad de hablar frente a la cámara. De las conversaciones con mi hermano, con mi tío y con mi madre salieron cosas muy bonitas y muy profundas, que yo nunca había tenido la disposición de escuchar con toda mi atención.

Cuéntanos un poco sobre su experiencia en la Berlinale y sobre sus expectativas en el FICCI.

Llegar a la Berlinale fue algo a lo que apunté siempre y sin embargo cuando me enteré, me sorprendí mucho y me dio mucha felicidad. Con el premio que recibimos, la reacción fue igual. La gente se me acercaba o me escribían sobre sus experiencias con la muerte, fue muy poderoso saber que muchas personas de lugares tan distintos se conectaran a un nivel emocional tan profundo con el corto. Por eso es que me interesa hacer cine, no por contar una historia bien contada, sino para hacer que la gente sienta algo.

Cartagena voy abierta a lo que llegue. El público colombiano es mucho más pasional y acá el corto no tiene el elemento de exotismo que tuvo en Europa. Voy con mi equipo colombiano a mostrar lo que hicimos y esperar que les guste (risas). Me emociona mucho el festival en sí pues uno de los invitados es Apichatpong Weerasethakul, es uno de mis directores favoritos y una clara inspiración para The Jungle Knows You Better than You Do.

¿Por qué la inspiró Weerasethakul?

Porque establece un diálogo político, místico, poético dentro de un universo donde  no se sabe qué es realidad y que no. A través de él me di cuenta de lo libre que se puede llegar a ser como director.

¿Qué proyectos tiene a futuro?

En este momento estoy trabajando en un corto que hice en Bojayá. Sobre la manera en que las personas han logrado sobrepasar la guerra y perdonar. Esto nació a raíz del plebiscito. Cuando vi los resultados de las votaciones en esa zona me llamó mucho la atención saber cómo estas personas perdonaron y sobrepasaron lo que les hicieron. Se llama Our Song to War (Nuestra canción a la guerra). Además de esto tengo muchas ideas, pero me interesa hablar con cierta urgencia sobre la posguerra, pero en términos poéticos, míticos, mitológicos y espirituales. Como me gusta trabajar los mundos imaginarios e invisibles, mi tema no son los exguerrilleros o algo así, sino los desaparecidos, sus almas. Estamos viviendo un momento histórico y la gente parece no darse cuenta que somos nosotros los encargados en escribir la nueva historia de nuestro país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.