El Parque principal del pueblo fue uno de los escenarios del FICBA.

Días de cine en Barichara

Las calles de Barichara estuvieron empapeladas con afiches de Fernando Trueba anunciando su visita en la segunda edición del Festival Internacional de Cine de Barichara (FICBA). Pero la presencia del emblemático cineasta español no fue la única fortuna en la sobredosis de cine que se vivió entre el 28 de junio y el 1 de julio en este pueblo en Santander.

2012/07/05

Por Revistaarcadia.com

El Festival se inauguró con la presentación de dos películas, las dos españolas y las dos protagonizadas por Luis Tosar: Celda 211 (Daniel Monsón, 2009) y También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010). Tantas similitudes no fueron una casualidad: todas las películas extranjeras, a excepción de la muestra de trabajos de la Escuela de Cine y Tv de San Antonio de los Baños, fueron españolas, como parte de una muestra enfocada en este país.

Para completar esta dosis de cine ibérico, la visita del cineasta Fernando Trueba como invitado de honor motivó una retrospectiva de su obra, desde su Opera Prima hasta la reciente Chico y Rita.

Trueba fue el centro de atención, por lo que uno de los eventos con más asistentes fue su conversación comandada por el cineasta colombiano Víctor Gaviria, en la que hablaron de sus películas, su visión del cine, sus reglas en la realización cinematográfica y la importancia de la relación entre la música y el cine en su obra.

Esta charla se realizó al aire libre, pero la mayoría del festival ocurrió en la “Ciudad cine”: unas inmensas bodegas antiguas de la Colombiana de Tabaco, cerradas y abandonadas durante 35 años, que gracias a la gestión del Festival fueron reabiertas en 2011 para la primera versión de este evento. Dos de las bodegas fueron utilizadas como salas de proyección, en otra se organizó una exposición colectiva de los artistas colombianos Marianne Förster, María Alejandra Holguín, Juan José Cobos, Diego Silva, Fabián Camargo e Iván Heredia.

La proyección de largometrajes nacionales fue muy variada, todas películas muy recientes. Algunas ya habían sido estrenadas en cartelera, como El Páramo (2011), dirigida por Jaime Osorio, y Gordo, Calvo y Bajito (2012) sobre la que Carlos Osuna, el director, dio una charla posterior a la proyección. Otras charlas destacadas fueron la de David Manzur, “El cine como proceso creativo”; la del caricaturista Vladdo (quien a pesar de la lluvia llenó el auditorio), “Cine y opinión”; un conversatorio muy pedagógico sobre diseño sonoro en el cine preparado por Diego Flecher y Juan Manuel Mesa, y la charla de Jorge Botero, quien narró todas las venturas y desventuras de los cuatro años de la producción de La Playa D.C. (2012).

En el último de los cuatro días de proyecciones donde era imposible encontrar silla, conciertos que cerraron la programación diaria y conferencias sobre cine desde la mirada de otras disciplinas, el festival cerró con una clausura  en la que se proyectaron los cortometrajes ganadores en la selección oficial, compuesta en su mayoría de cortos colombianos. El mejor cortometraje documental fue Mu Drua de Mileidy Orozco, el mejor cortometraje de ficción La mirada perdida de Damián Dionisio, el mejor cortometraje animado, Choiba de Manuel Fernando García, y el mejor cortometraje experimental, Hypnovisión de Raúl Minet Bicefaliko.

Los organizadores ya empiezan a pensar en la tercera versión del festival, para de nuevo reunir a los habitantes locales, los estudiantes de Bucaramanga y los cinéfilos de todo el país, que llenaron las salas y los eventos académicos. Se reunieron más de 5000 asistentes.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.