"No habrá paz para los malvados", de Enrique Urbizu.

Días de premios para el cine

Durante el fin de semana que acaba de terminar se llevaron a cabo los Goya, en España; la Berlinale, en Alemania, y la premiación del sindicato de guionistas, en Estados Unidos. Les presentamos un resumen de las jornadas.

2012/02/20

Por EFE.

En España

"No habrá paz para los malvados", de Enrique Urbizu, se erigió como la ganadora de los XXVI Premios Goya del cine español con seis galardones, en una edición en la que el mejor filme iberoamericano fue el argentino "Un cuento chino".

Frente a los seis premios de la película de Urbizu -entre ellos el de mejor película, director y actor para José Coronado-, la película que partía como favorita, "La piel que habito", de Pedro Almodóvar, se tuvo que contentar con 4 de los 16 galardones a los que optaba.

El filme de Almodóvar, protagonizado por Antonio Banderas y Elena Anaya, se llevó los premios de mejor actriz, música para Alberto Iglesias, actor revelación para Jan Cornet y maquillaje.

Ya antes de empezar la gala, Banderas había afirmado convencido: "Creo que esta no es mi noche, pero alguna vez lo será".

El actor español estaba acompañado por su esposa, Melanie Griffith. La pareja fue el centro de atención de la alfombra roja, en la que Banderas se manejaba con soltura mientras la actriz estadounidense llamaba la atención con un espectacular vestido rojo con flores bordadas y un vistoso collar de su propiedad.

También fue objeto de la atención gráfica la mexicana Salma Hayek, vestida de color berenjena y con la mejor de sus sonrisas como nominada a mejor actriz por su papel en "La chispa de la vida", galardón que perdió frente a la española Elena Anaya.

Y en el interior de la sala, la premonición de Banderas se cumplió y fue la dura película de Urbizu, una historia compleja sobre la preparación de un atentado en Madrid mezclado con el recorrido vital y corrupto de un policía, la que se impuso.

Aunque durante toda la ceremonia la igualdad fue la nota detonante y los premios se fueron repartiendo de forma igualitaria, Urbizu se descolgó del pelotón casi al final de la gala. Pero su victoria se empezó a dibujar cuando recibió el Goya al mejor guion.

El thriller de Urbizu, que partía con catorce nominaciones, se llevó además del premio a la mejor película, director y actor, los de mejor guión original, montaje y sonido.

Así, frente a la noticia positiva del triunfo de un director hasta ahora poco reconocido en los Goya, pese a películas como "La vida mancha" o "La caja 507", y de un actor como José Coronado, se dibujaba la incomodidad por otra noche agria para Pedro Almodóvar, el director español más internacional.

La tercera en discordia, "La voz dormida", consiguió el reconocimiento para dos de sus actrices, Ana Wagener como secundaria y María León como revelación, por sus papeles en el tercer filme de Benito Zambrano, con el estigma del cine sobre la Guerra Civil española.

Y aunque parecía que el "western" no iba a tener lugar en la gala de premios del cine español, a mitad de ceremonia "Blackthorn" recogió cosecha en las categorías técnicas: mejor dirección de producción, mejor fotografía, vestuario y mejor dirección artística que ensalzan el careo de valores que propone el filme de Mateo Gil y protagonizado por Sam Sephard.

También salió bien parada "Eva", una ópera prima de ciencia ficción con la que Kike Maíllo ganó como director novel, además de recibir el Goya al mejor secundario, para Lluís Homar, y el de efectos especiales.

En el apartado iberoamericano, ganó el cine argentino. "Un cuento chino" se impuso a la cubana "Boleto al paraíso", de Gerardo Chijona, la mexicana "Miss Bala", de Gerardo Naranjo, y la chilena "Violeta se fue a los cielos", de Andrés Wood.

Y el premio lo entregó y lo recogió Ricardo Darín, por primera vez presente en una gala de los Goya, y que se mostró encantado con un premio que quiso dedicar, en nombre del director, "a todas aquellas personas que en algún momento han sido víctimas de la intolerancia".

La gala se vio enturbiada, además, por un nuevo fallo de seguridad tras el ocurrido el año pasado con Jimmy Jump, cuando un espontáneo con la bandera pirata en su camiseta y autodenominado "El muletilla" se adelantó a Isabel Coixet, que subía a recoger el premio al mejor documental por "Escuchando al juez Garzón".

Finalmente, "The Artist", de Michel Hazanavicius y nominada a diez premios Óscar, continuó su carrera de éxito y se llevó el Goya a la mejor película europea.

En Estados Unidos

El sindicato de guionistas de Estados Unidos eligió a "Modern Family" como la mejor comedia televisiva del año, mientras que el mejor guión adaptado de cine fue para la película "The Descendants".

Los escritores de los guiones de "The Modern Family" fueron premiados también con el mejor episodio de comedia del año por "Caught in the Act", mientras que el premio para el mejor episodio de animación fue para "Homer the Father", de Los Simpsons.

El drama de suspense sobre la lucha de Estados Unidos contra el terrorismo "Homeland" se llevó el premio a la mejor serie nueva.

En el apartado cinematográfico, el premio de mejor guión adaptado fue para el film "The Descendants", de Alexander Payne, una historia tragicómica sobre una familia desestructurada que se enfrenta a la pérdida de la esposa del personaje interpretado por George Cloney.

El mejor guión original fue para "Midnight in Paris", de Woody Allen, protagonizada por Owen Wilson, Rachel McAdams y Michael.

En la categoría de variedades se proclamó ganador el show nocturno de Comedy Central "Colbert Report", una aguda sátira de las actualidad y la política estadounidense.

El mejor guión de documental fue para Katie Galloway y Kelly Duane de la Vega por "Better this World".

Los premios concedidos hoy en Los Ángeles son tomados generalmente como un indicador para los Oscar, dado que muchos de los guionistas que están en el sindicato también forman parte de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

En Alemania

La veteranía de los hermanos Paolo y Vittorio Taviani se impuso en la Berlinale, que les dio su Oso de Oro por "Cesare deve morire", un impactante filme que traslada a Shakespeare a una cárcel de alta seguridad de Roma, en un festival de cine volcado a reflejar las convulsiones del mundo actual.

El jurado presidido por Mike Leigh se decantó así por una lección de gran cine, interpretado por presos reales, desde narcotraficantes a camorristas, capaces de transportar a la Italia de hoy el complot contra el César devenido en tirano.

Otros galardones se fueron para las nuevas generaciones, al frente de temas de alto voltaje político y, también, de un formato de cine duro, de bajo presupuesto y sin concesiones al espectador.

Este fue el caso de la húngara "Csak a szél" (Just The Wind), dirigida por Bence Fliegauf y ganadora del Gran Premio Especial del Jurado, un angustioso retrato de un día en la vida de una familia gitana, en medio de los asesinatos xenófobos en serie contra ese colectivo.

La película de Fliegauf estaba entre los favoritos al Oro, lo mismo que la de la suiza Ursula Meier, "L'enfant d'en haut", que se llevó un Oso de Plata especial con su retrato de la precariedad como forma de vida cada vez más extendida en la Europa más próspera.

La Plata al mejor director fue para otro favorito, Christian Petzold, por "Barbara", centrado en una doctora acosada por la Stasi, la policía política de la antigua Alemania comunista.

Su colega portugués Miguel Gomes obtuvo el Alfred Bauer, instituido en memoria del fundador del festival, con "Tabu", una hermosa historia de amor rodada en blanco y negro y ambientada en el África colonial, que asimismo ganó el premio de la Federación de la Crítica Internacional FIPRESCI.

Todos esos filmes estaban entre los sólidos aspirantes a Oso, pero el jurado dio alguna sorpresa al premiar a los actores.

La Plata a la mejor actriz fue para la congoleña Rachel Mwanza, con su desgarrador papel de niña soldado africana en el filme "Rebelle", otro filme durísimo que sobrecogió al festival.

La plata al mejor actor derivó en sorpresa, ya que recayó en el danés Mikkel Boe Folsgaard, por su papel de príncipe bobo en "En kongelig affære" (A royal affair), galardón que parecía cantado para su colega de reparto Mads Mikkelsen, el médico que le roba a la reina, en un hermoso filme centrado en la Ilustración.

La película danesa era de las pocas a concurso que no incidían en ninguna de las grandes convulsiones -pendientes o saldadas- del mundo actual y, para muchos, un alivio para los ojos, en medio de la oscuridad temática y en ocasiones fílmica de los aspirantes a Oso.

Formaban el jurado, junto a Leigh, su colega iraní Asghar Farhadi -Oro el año pasado con "A Separation"-; su colega francés François Ozon; la actriz francesa Charlotte Gainsbourg y la alemana Barbara Sukowa; el actor estadounidense Jake Gyllenhaal; el escritor argelino Boualem Sansal y el camarógrafo holandés Anton Corbijn.

Fuera del par de toques inesperados, el palmarés encajó con el espíritu de la 62 Berlinale, plagada de cine comprometido en todas sus secciones, en que se vieron unos 400 filmes.

Fueron nueve días de cine de alto voltaje político o social, salpicado de dramas personales, y casi siempre en formato de películas de modesto presupuesto.

La Berlinale, que consagrará su última jornada al público de a pie, con el Día del Espectador, cerró con los Osos una edición con cierto aire de festival crepuscular.

Fue un festival reflejo de la convulsiones del mundo, más allá de la crisis económica global, en el que incluso las estrellas internacionales, empezando por Angelina Jolie, comparecieron con modestia, en su versión más comprometida con los conflictos de hoy.

Hubo menos presencia mediática -parte de la crítica internacional asidua se quedó en casa o acudió solo a las primeras jornadas-, también como efecto de la crisis económica.

También, tal vez, debido a la huelga en el metro y los autobuses berlineses, en medio de un enrarecido ambiente por la dimisión, el viernes, del presidente Christian Wulff, por sospechas de corrupción.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.