RevistaArcadia.com

Documental de un valle sin sombras

Rubén Mendoza, realizador de ‘Tierra en la lengua’ y ‘Memorias del Calavero’, dirige este documental sobre la tragedia de Armero. Lo hace en sus propios términos. Se podrá ver en la noche del domingo 15 de noviembre en el Caracol y en algunas salas de cine del país.

2015/11/13

Por Laura Martínez Duque

El documental comienza suspendido en un tiempo inmemorial. Un viaje visual que sobrevuela el magnífico volcán. Una oda a la belleza de esa bestia hermosa. Es que el volcán no tuvo la culpa. El volcán hace lo suyo cuando tiene que hacerlo. Cuando vaya saber por qué no aguanta más y tiene que vomitar fuego y piedra.

Francisco González, el periodista y gestor cultural que mantiene viva la memoria de Armero.

El documental de Rubén Mendoza vuelve sobre una tragedia registrada y mediatizada durante treinta años. Y quizás muchas de las imágenes que aparecen son reconocidas. Al mismo tiempo reúne un material de archivo que impacta por su contundencia, evidenciando un importante trabajo de investigación. Es el montaje de las partes lo que hace emerger el espíritu de la película.

Es la inclusión de las víctimas. En un país con tantas, que han terminado por convertirse en cifras. En historias sin nombre. Las víctimas se apilan en carpetas o se invitan a algún evento cuando se las necesita. Rubén Mendoza también trae a las víctimas. Pero las retrata  con empatía. El rodaje duró tres semanas pero esa relación viene de años, y se nota. Logra hacer audible lo que tienen para decir. No es “el testimonio de la víctima”, es un relato afectivo.

El director supo reconocer unos personajes inmensos. Cada uno con su tono, con su forma y su dolor. Hasta con humor, donde parecería impensable. Homogeneizar a las víctimas es arrebatarles su esencia. Hacer de “los testimonios de víctimas” una sola voz doliente, sin detenerse en cada uno, es lo que ha hecho de las víctimas colombianas rostros anónimos. No es culpa de ellas, sino de quienes cuentan sus historias.

Cada voz que se escucha en El valle sin sombras queda resonando. El espectador recordará esos gestos y esas miradas. Eso es lo que consigue Rubén Mendoza: revisar una tragedia desde la afección.

No por eso es menos valiente a la hora de sentar su posición. Demostrando la irresponsabilidad de autoridades, políticos y dirigentes.

Pero esa denuncia con nombres propios ya se viene haciendo de un tiempo para acá.  Por suerte, cada vez más, los colombianos pueden dimensionar esta tragedia como el resultado de una enorme cadena de negligencias producto de la corrupción en todas sus formas. Y cada vez menos, como el resultado de una  terrible calamidad natural.

El valle sin sombras también expone esto, pero su mayor valor es cinematográfico. Tiene que ver con decisiones estéticas de imagen y sonido. Por eso hay una construcción musical que logra atravesar al espectador y un vuelo sublime sobre ese volcán tan temido. Ver el nevado del Ruiz de esa manera, antes de hablar de lo que pasó, es una decisión poética.

La elección del título da pistas sobre lo que buscaba Rubén Mendoza. Consigue suscitar una pregunta sobre su significado. Generando un momento de reflexión propio de las buenas figuras literarias.

El valle sin sombras es un documental duro y extenuante. No tiene reparos en ser crudo y mostrar las imágenes que los colombianos, a veces, prefieren no ver. No duda en denunciar esas figuras de la farándula política, tan poderosas que a veces, es mejor no molestar. Finalmente es un documental honesto hecho de lo mismo, rigor y poesía.

El director explica el título del documental. “Donde no hay nada, ¿qué puede dar sombra?...Solo es posible la luz de los sobrevivientes”. Rubén Mendoza también aporta una luz, esa que solo es posible gracias al cine.

El documental se transmitirá el domingo 15 de noviembre por Caracol, después de Séptimo Día. También estará en las salas de Cinema Paraíso (viernes 13 a las 7:40 p.m.) y Cine Tonalá (25 de noviembre 7:30 p.m.), en Bogotá, y en el Centro Colombo Americano en Medellín (viernes 13 a las 8:15 p.m.).

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com