Madison Wolfe interpreta a Janet Hodgson

'El Conjuro 2’: una secuela que satisface

La película dirigida por James Wan, uno de los maestros del género del terror, cuenta con el elenco y equipo magistral de la primera entrega para volver a asustar con la historia de una familia embrujada.

2016/06/13

Por Ana Gutiérrez

Corre 1977 en Inglaterra. La futura primera ministra conservadora Margaret Thatcher empieza a surgir y los pantalones bota campana están en todas partes. Mientras tanto, en el barrio de Enfield, al norte de Londres, una poderosa fuerza sobrenatural atormenta a la Familia Hodgson, en especial a su hija Janet. Los investigadores de fenómenos paranormales Ed y Lorraine Warren cruzan el océano para ayudarlos. 

El Conjuro 2 es la digna secuela de El Conjuro (2013), una película de terror tan atmosférica que la entidad encargada de las clasificaciones en Estados Unidos le concedió una clasificación R basándose solo en la sensación que producía. No tenía escenas que se podían cortar para bajar la clasificación. En ambas, el terror es palpable incluso cuando el sol brilla sobre sus personajes.

Las películas de la serie, además, rechazan las convenciones del género del terror: no contienen un exceso de sangre, vísceras o sexo. Sus protagonistas no son adolescentes sensuales sino una pareja felizmente casada que ronda los cincuenta años. El amor y respeto presente en la relación de Ed y Lorraine (interpretados por Patrick Wilson y Vera Farmiga, veteranos del género) da una base fuerte a la serie. La audiencia se puede comprometer emocionalmente con ellos, lo cual aumenta el miedo. Cuando a uno le importan los personajes, el horror es más efectivo.

A eso se le suma que los Warren existieron de verdad y los casos que investigaron también. Ese elemento de realismo, por tenue que sea, es una herramienta poderosa dentro de la película y se extiende a la ambientación. El largometraje no solo ocurre en los años setenta, sino que su estilo recuerda a las películas de la época. Las transmisiones reales de los discursos de Margaret Thatcher en la televisión, que revelan una presencia macabra, contextualizan y hacen más verosímil a la trama, de una manera que incrementa el horror que producen los eventos paranormales.

Todo se une bajo la hábil dirección de James Wan, el creador de las exitosas series de terror Saw e Insidious (que también cuenta con Wilson). Wan es un maestro del género, al que le tiene un evidente afecto. La cámara muestra y oculta el mal con tremenda efectividad moviéndose con fluidez por la casa. El lente de Wan es tan necesario para crear la tensa atmosfera como la niebla inglesa que cobija a las escenas nocturnas.

El Conjuro 2 es de las pocas secuelas que logra satisfacer. Mantiene los elementos más exitosos de su antecesor: personajes entrañables, una dirección técnica impecable y una atmósfera tensa aun cuando brilla el sol de mediodía, pero a la vez su trama es suficientemente distinta que no se siente repetitiva.   

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.