Festival de cine colombiano en Nueva York será anual

El Primer Festival de Cine Colombiano en Nueva York abrió, a través del cine, un espacio para las historias y los territorios colombianos. La segunda edición de un punto de encuentro para el reconocimiento y visibilización de los colombianos está asegurada.

2013/04/09

Por Natalia Chinchilla

La historia detrás del festival la cuenta el cineasta caleño Juan Carlos Carvajal, quien luego de un regreso catártico a Colombia tuvo la idea de llamar a todos sus amigos y proponerles llevar una selección de películas colombianas a la  gran manzana. "Alguna vez ví en Nueva York Los colores de la montaña y me sorprendió mucho ver una manada de americanos en la sala. Empecé a trabajar para medios en Colombia y a cubrir festivales. Al regresar a Colombia me encontré con todo ese nuevo cine y fue cuando decidí hacerlo".

El proyecto se puso en marcha con la selección de películas, la convocatoria a cineastas y la presentación a la Embajada de Colombia en Washington. Al gobierno le sonó la idea de mostrar una cara comercial y turística de Colombia y se involucró activamente como patrocinador. Luego, con la ayuda de Adriana Aristizábal, agregada cultural en la embajada, consiguieron el resto de patrocinadores. Uno de ellos fue  Lauren Hammond, una de las directoras del Tribeca Film Festival y a quien Juan Carlos conocía por haber trabajado con ella en ediciones previas.

¿Por qué hacer un festival de cine colombiano en Nueva York?

En la última década el cine colombiano ha tenido un crecimiento exponencial no solo en la cantidad de películas que se hacen al año sino en la diversidad de temas: "Es un mito que el cine colombiano es solo sobre narcotráfico, violencia, o prostitución. Es de esas cosas que se han regado y la gente las dice por decirlas pero no se dan cuenta de la gran cantidad de temáticas que se exploran hoy ", dice Andy Baíz, quien tuvo muy buena acogida con su película La Cara Oculta.

Para que siga habiendo una continuidad en ese crecimiento es necesario que haya una visibilidad del cine colombiano en el exterior. Los festivales de cine son puntos clave de encuentro, que diversifican y dinamizan la manera en la que se muestra el cine. Además, este Festival puede ser visto como una necesidad de los colombianos de empezar a reconocernos en la pantalla y hacernos visibles para otros a quienes nuestras historias y tierras son tan lejanas. El japonés Yuki Mori, manager de uno de los restaurantes nipones más antiguos en NY vio por primera vez una cinta colombiana: "Realmente una película muy divertida a pesar de que había tantos muertos", comenta riendo después de ver Todos tus muertos, dirigida por Carlos Moreno.

El protagonista de esta película, Álvaro Rodríguez, fue el gran homenajeado del festival por su carrera artística. El director Carlos Moreno fue el encargado del cierre del homenaje: "Meses antes de arrancar el rodaje Álvaro fue a echar machete, a cortar el pasto, y a vivir en silencio… paradójicamente Álvaro pasó de ser el personaje que más hablaba en Perro come perro a no tener casi parlamento como Salvador García en Todos tus muertos". Al preguntarle a Rodríguez cómo se siente después del homenaje, contesta con una sonrisa de oreja a oreja: "no sé qué decir…me parece más un homenaje al tiempo de trabajo de muchos colectivos. Porque esto del cine es un trabajo siempre colectivo".

Estamos en el Tribeca Cinema en el último día del Festival, a punto de ver Chocó. Al terminar la película, la gente está muy emocionada mientras su director, Johnny Hendrix, cuenta cómo fue el quehacer de la película: "Chocó es una película que yo hice sin ningún apoyo de fondos o del gobierno. Queríamos rodar la película y fuimos y la hicimos".  

Y esa puede ser una de las grandes conclusiones del festival: La posibilidad que dan las múltiples tecnologías de ahora, la ley del cine y sobretodo, la diversidad temática y cantidad de directores noveles hacen que en este momento hacer cine en Colombia no sea ciencia ficción. "Creo que gracias a la globalización hay posibilidad de expandirse como actor, de estar en muchas partes" dice Angélica Blandón, protagonista de 180 segundos. Esa globalización también ha ayudado a romper esos mitos de lo "inalcanzable". "Para mí no hay distinción entre países pequeños o grandes…solo buen gusto, talento, buen cine, y sobretodo el "irrespeto" de quienes hacen ese cine"  dice Chris Newman, el ganador de tres Premios Óscar, quien pasó toda una tarde mirando cortometrajes colombianos.

La idea es que el Festival se vuelva una cita anual del público neoyorkino con el cine colombiano. "En estos momentos, lo que más necesitamos en Colombia es generar audiencia, tener un público que respete, que vea, que considere suyo el cine colombiano", concluye el director Carlos Moreno. Por el momento, está virtualmente asegurada una segunda edición: ya está firmado el contrato con los cines Tribeca para el próximo año.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.