Lo que inició siendo una cinta de culto, se convirtió en una saga gastada y sin sentido.

13 horas de cuchillo: El declive de la saga ‘Halloween’

La película 'Halloween', estrenada en 1978, es una obra maestra del cine de terror. Pero, después de diez entregas la historia de Michael Myers ha perdido su calidad y se ha convertido en una serie monótona y aburrida.

2014/10/29

Por Juan Sebastian Barriga

 

Una rubia adolescente cubierta de sangre pide ayuda desesperada mientras huye de un tipo enmascarado y armado con un cuchillo. El asesino es un psicópata que mató con sus propias manos a todos los amigos de la rubia y ahora va por su víctima final. Esta es la escena más recurrente del subgénero del cine de terror llamado slasher, caracterizado por sus interminables sagas llenas de sangre, sexo y adolescentes destripados.

La película que creó e inspiró el slasher es la clásica Psycho de Alfred Hitchcock. Halloween, dirigida y escrita el director neoyorquino John Carpenter transformó el género y marcó el camino para otras películas como Viernes 13 y Pesadilla en la calle Elm.

La historia empieza en el pequeño pueblo de Haddonfield, Illinois la noche de brujas de 1963. Donde Michael Myers, un niño de seis años disfrazado de payaso, asesina con un cuchillo a su hermana Margaret. Después de 15 años encerrado un psiquiátrico, Michael escapa y se dirige a su pueblo para matar a Laurie Strode, una niñera adolescente que resulta ser su hermana.

Una trama simple que resultó en una película espeluznante. Michael Myers es un asesino calculador que disfruta torturando psicológicamente a sus víctimas. Durante gran parte de la película, el homicida se dedica a seguir con su máscara a Laurie por todo el pueblo. Este lo observa constantemente desde las esquinas asegurándose de que ella lo vea. Laurie, angustiada, no sabe si las apariciones son producto de su imaginación o una broma pesada.

Michael Myers planea todo para que su víctima sufra hasta el último segundo. Por eso, después de matar a sus amigas, las ubica de forma estratégica para que Laurie las encuentre. Por suerte para ella, el doctor Loomis, quien trató a Myers, descifra los planes de su paciente y la salva disparándole seis veces al asesino.

La calculadora frialdad con la que actúa Michael Myers, la escalofriante banda sonora y el constante jadeo del asesino crean un ambiente de terror psicológico que envuelve al espectador en la continua angustia de no saber en qué momento alguien va a morir. Myers representa el lado más oscuro de la mente humana. Este personaje es la razón por la cual le gente le pone candado a su puerta. Personifica hasta dónde puede llegar la maldad de las personas.

Lo más terrorífico de Michael Myers es que es un personaje muy humano. Encarna a quienes perpetúan masacres, a quienes ponen bombas, a quienes matan a sangre fría, a todos los psicópatas que de verdad han aterrorizado poblaciones enteras y cuentan sus víctimas por cientos. La impávida mascara de Myers es la maldad subconsciente que puede aflorar en cualquier momento. “Todos tenemos miedo de nuestro lado más oscuro”, dice el doctor Loomis en la segunda película de la saga.

El fin del horror

Halloween II no genera tanta angustia como la primera, pero nos revela el parentesco de Michael con Laurie. El protagonista empieza a transformarse en ese ser sobrenatural que no puede morir por más que le disparen, atropellen o incineren. Está claro que esta cinta marca el fin de una trama cautivadora y el inicio del declive de la saga. Después vendría Halloween III, una película con una trama absurda y sin ninguna relación con las primeras dos.

Michael Myers regresa en la cuarta entrega, cuando Laurie ha muerto en un accidente y ha dejado una niña llamada Jamie, quien es su nueva víctima. La continuidad pierde sentido con este giro, pues la segunda parte termina con el doctor Loomis y su paciente en un incendió. Por alguna razón milagrosa, ninguno de los dos terminó carbonizado y regresan juntos a Haddonfield.

Michael Myers empieza a perder su humanidad y se transforma en una especie de fantasma maligno de Halloween que debe sacrificar a las mujeres de su familia para continuar con la tradición pagana que dio origen a esta fiesta. Todo el horror que encarna este personaje es remplazado por un loco con un cuchillo que mata a todo el que se cruce en su camino.

Las siguientes películas son una repetición de lo mismo. Myers persigue a una chica, mata a medio pueblo, el doctor Loomis con la ayuda de la policía lo deja inconsciente y este despierta en Halloween después de un par de años para continuar con el círculo.

La sexta entrega, además, incluye la aparición de una especie de secta satánica que controla a Michael y que –para variar– es ultimada a manos de él. La séptima película, por su parte, se sale totalmente de la línea de continuidad, sucede 20 años después y reaparece Laurie (quien estaba muerta) para una vez más enfrentar el ciclo de muerte producido por su querido hermano.

Las últimas dos entregas fueron realizadas por el músico y director Rob Zombie y son los últimos clavos en el ataúd de Michael Myers. La historia no sólo vuelve a empezar, también sus personajes son más molestos y sus escenas son más exageradas. Esta vez se le da una explicación a la sed de sangre de Myers, quien empieza siendo un niño con un severo complejo de Edipo que vive con su madre prostituta, su padrastro abusador, su hermana promiscua y una pequeña bebé. Después de múltiples dificultades, mata a la mitad de su familia. Una vez hospitalizado, lentamente va perdiendo la razón y se convierte en el psicópata que todos conocemos.

El Myers de Rob Zombie es mucho más brutal, pero al mismo es una especie de víctima de la sociedad y una muestra de cómo ciertas condiciones llegan a generar psicópatas. El personaje original era simplemente un ser de pura maldad, sin una excusa para matar –no puede morir porque es una parte de nosotros–. Halloween mostraba esa parte maligna que se aloja en lo más profundo del subconsciente de todos, representado por la casa de Haddonfield a la que Michael siempre regresa.

El protagonista era un recordatorio de que la maldad camina entre nosotros y todos tenemos un pequeño Michael Myers en nuestro interior. Ahora es una fórmula para hacer películas medianamente taquilleras que reaparecerá en 2015 con su cuchillo para seguir destajando adolescentes.

Lea también:

10 series de terror imperdibles.

Los 10 mejores gritos del cine de terror.


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación