Escena de la película "El pozo y el péndulo" protagonizada por Barbara Steele.

5 irrepetibles momentos del Festival de Cine de Cartagena

La 51 versión del Festival de Cine de Cartagena se llevará a cabo del 24 de febrero al 3 de marzo. A propósito de este legendario Festival, recordamos 5 simpáticas anécdotas de su historia.

2011/02/22

1. Poniendo el pecho

A mediados de los sesenta, cuando la cita del cine en La Heroica apenas comenzaba a ser habitual, la actriz estadounidense Edy Williams (quien luego sería una de las chicas de Russ Meyer en la muy candente Beyond The Valley of The Dolls) alentada por la desnudez de la India Catalina, decidió que debía posar junto a ella con sus pechos al aire. Los fotógrafos no paraban de apretar los obturadores y la gente de la ciudad miraba aterrada los senos de la artista.

2. Me regalaron el pasaje

El festival ha sido escenario de encuentros inesperados, como el que en marzo de 1976 tuvieron los caleños Luis Ospina y el fallecido escritor Andrés Caicedo, con una de sus admiradas divas: Barbara Steele, actriz de La fosa y el péndulo. Ella les dio una entrevista y ellos le hicieron la pregunta obligada ¿Por qué vino? ¿qué interés tenía en el cine latinoamericano? Ella respondió sinceramente: “Louis Malle iba a venir, al último minuto no pudo y, como es amigo mio, me regaló el pasaje”.

3. No es La Félix, ¡Es Leonela!

Era ilógico realizar un evento cinematográfico como el de Cartagena durante el Mundial de Fútbol de 1986 que se jugó en México. Ese año los espectadores y la prensa estaban muy pendientes del Festival porque se había anunciado la llegada de María Félix, quien nunca arribó. La que sí vino fue Mayra Alejandra Rodríguez, la venezolana protagonista de Leonela, el culebrón del momento. Los críticos no lo podían creer, pero los cartageneros estaban enloquecidos con ella.

4. Pitos para la Grisales

El de 1994 es recordado como el Festival de los abucheos. Ese año se estrenó el film venezolano Bésame mucho, protagonizado por Amparo Grisales, quien interpretó un papel para el olvido. El último día del evento se corrió la voz de que la colombiana se ganaría una India Catalina. Los críticos de cine armaron una sola conspiración. Le dieron pitos al público. Nunca se había escuchado una rechifla similar. La Grisales, con su India en mano, miraba al público como tratando de encontrar a quien lanzarle la estatuilla. Ese misma noche el jurado comandado por un enfurecido Werner Herzog, se negó a dar premios en tres categorías: actor, fotografía y mejor película.

5. De taquito al cine

El futbolista cartagenero Erlin Salgado entendería pronto que su futuro no estaba en el campo de juego sino en el cine. Una grave lesión lo obligó a quitarse la camiseta del Junior de Barranquilla y lo llevó a explorar el cine. Con su teléfono celular y una sencilla cámara de video realizó Bandoleros, que se exhibió en la muestra alterna del Festival en 2007 y que causó tanto impacto que pronto fue pirateada. Se vendieron más de cinco mil copias de video. Su caso interesó mucho a los directivos y a un canal de televisión. Ambas partes reunieron fuerzas y le consiguieron una beca para que estudiara cine en Cuba.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.