Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez son los actores que protagonizan el thriller policial dirigido por Alberto Rodríguez.

El crímen del silencio

El thriller ganador de diez premios Goya 2014, incluido Mejor Película, llega a las salas del país gracias a la Muestra de cine Español.

2015/11/20

Por Laura Martínez Duque

La isla mínima funciona bajo una fórmula que rara vez falla: dos detectives rastrean los crímenes en serie cometidos por un sujeto trastornado. Los cuerpos van apareciendo con pistas cada vez más siniestras, los investigadores creen acercarse. El asesino es astuto y esquivo.

Los hombres deben enfrentar posibles sospechosos, el dolor de los familiares de las víctimas y las riñas entre ellos. Hay un momento en el que por fin coinciden todos los personajes en una escena que define la resolución. El final puede variar en formas más o menos dramáticas e inesperadas.

Pero siempre hay un costo que pagar. Aquellos que deciden combatir el mal sacrifican algo en el camino. Algo personal y valioso: los principios, los afectos, algunas veces el trabajo e incluso la vida. Esto puede ser lo más atractivo del género, la transformación del detective en esa obsesión por resolver el caso.

La isla mínima
cumple con estas características pero incorpora elementos propios que la elevan. Alberto Rodríguez, el director, sitúa la historia en las marismas del Guadalquivir en Andalucía. Esta zona inhóspita, apenas poblada, es el mayor arrozal de Europa. Un escenario que visto desde arriba, constituye un paisaje de belleza impensada. Ya en tierra, se revela como el espacio hostil al que llegan un par de detectives para investigar el asesinato de dos jóvenes hermanas.

Rodríguez elige el comienzo de los años ochenta para ambientar la historia. En esa España que intenta sacudirse la dictadura de encima, todavía se encuentran crucifijos con la imagen de Franco al lado de Hitler. Las autoridades del lugar les recuerdan a los detectives moderar los métodos de acuerdo a la democracia recién inaugurada, pero al mismo tiempo reprimen las huelgas laborales y protegen a los poderosos. Los lugareños llevan en su sangre el miedo y prefieren guardar silencio. Todo esto se respira en La isla mínima gracias a escenas y acciones puntuales y elocuentes.

Los protagonistas también encarnan ese contraste. El detective más viejo fue un policía del franquismo. Sus métodos y su pasado son cuestionables, sin embargo, él hace el trabajo sucio necesario para avanzar en la investigación. El detective joven representa el ideal de cambio. Se afecta ante la muerte y su rostro férreo deja entrever una enorme sensibilidad. Los personajes componen un gran dúo dramático. Cada uno mueve la historia gracias a sus virtudes y defectos. Pero sobre todo, gracias a esos secretos pasados o presentes que esconden entre sí.

La isla mínima
es un thriller potente que consigue mantener en vilo al espectador, logrando uno tras otro, grandes momentos de tensión y suspenso. El director hace buen uso de un género clásico y de sus elementos narrativos ya establecidos. Son las decisiones sobre la fotografía y la cámara las que terminan de crear la atmósfera que envuelve al espectador durante una hora y media.

Conozca la serie fotográfica qué inspiro La isla mínima

El largometraje se presentó en el Festival de San Sebastián del 2014 donde fue galardonado con la Concha de Plata al mejor actor para Javier Gutiérrez y el premio del jurado a la mejor fotografía para Álex Catalán. También resultó la gran triunfadora de la pasada edición de los Premios Goya, con diez galardones, incluidos Mejor Película, Director y Actor también para Javier Gutiérrez.

La película comienza con una serie de planos cenitales – tomas aéreas- sobre las Marismas del Guadalquivir. Es difícil establecer lo que forman esos entramados de tierra y agua vistos desde el cielo. Son figuras laberínticas que engañan al ojo humano. Una suerte de test de Rorschach, hecho de texturas, en las que cada espectador verá algo distinto.

Así como un par de detectives deben saber mirar los cuerpos de las víctimas, las pistas y los sospechosos, La isla mínima propone además, una pregunta por lo que cada uno quiere y puede ver. O lo que cada uno puede y elige callar.

 


Consulte la cartelera de cine para La isla mínima

Más sobre la Muestra de Cine Español

Lea también Los inmigrantes del cine francés

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com