Afiche original del proyecto inconcluso de Jodorowsky. (1975)

La obra maestra que Jodorowsky jamás filmó

A la filmografía del chileno le hace falta su pieza más importante: durante dos años el cineasta intentó adaptar al cine la novela Dune en un descomunal proyecto que pretendía contar con Salvador Dalí, Orson Welles y Mick Jagger.

2015/09/09

Por Revistaarcadia.com

Se creía que Alejandro Jodorowsky  lo había hecho casi todo. Cine de culto, poesía, teatro, la invención de la psicomagia, un método propio de chamanismo y sanación espiritual propagada por el mundo a través de miles de seguidores. Es conocido como escritor, guionista, compositor de música, historietista e instructor de Tarot. Hay quienes lo idolatran y aquellos que lo consideran un charlatán avezado. Su filmografía surrealista y transgresora, compuesta de películas como El topo (1970) y Santa sangre (1989), ha cultivado fanáticos y detractores, en partes iguales. Su magnum opus, sin embargo, nunca se realizó, si bien inspiraría un puñado de clásicos del cine.

Esa es la historia de Jodorowsky´s Dune de Frank Pavich, un documental que narra el secreto más fascinante de Alejandro Jodorowsky y, para algunos, de la historia de cine moderno: su descomunal intento de adaptar al cine la novela de ciencia ficción Dune. Luego de estrenarse en la Quincena de realizadores de Cannes en 2013, el largometraje de Pavich se proyectó en el país como parte de la segunda edición del festival de documentales Ambulante.

Para quienes no lo conocen

Hijo de inmigrantes judíos ucranianos, Alejandro Jodorowsky nació en 1929 en Tocopilla, Chile. Sus primeros años fueron épocas tortuosas que logró sobrellevar gracias al contacto con la poesía, la literatura y el cine. Más tarde, instalado en México, trabajaría como actor y dramaturgo, realizando performances y “happenings” cuando en Estados Unidos todavía no se conocía el término. Para 1967, con suficiente reconocimiento de su producción artística Jodorowsky estrena la película Fando y Lis, un rotundo fracaso. No obstante, la cinta fue defendida con vehemencia por Roman Polanski, quien casualmente se encontraba en la función del Festival de Acapulco donde se exhibía.

En 1970 dirige El topo, un western surrealista dirigido y protagonizado por el propio Jodorowsky, con la que de inmediato gana una tremenda fama internacional. El film se convierte en objeto de culto y John Lennon decide financiar su  próximo proyecto, La Montaña Sagrada,  que nace tres años más tarde y que inicialmente iba a ser protagonizada por George Harrison, quien terminó rechazando el papel ante la petición del director de realizar un plano detalle de su ano.  Santa Sangre, de 1989, lo consagra definitivamente, abriéndole la posibilidad de elegir su próximo proyecto cinematográfico sin limitaciones artísticas o económicas.

Al revisar la filmografía de Jodorowsky hay una extraña interrupción a mitad de camino, un espacio que va desde el estreno sin pena ni gloria de El ladron del arcoíris en 1990,  hasta La danza de la realidad veintitrés años después. ¿Por qué un director con todas las licencias deja de filmar durante tanto tiempo? 

Jodorowsky´s Dune

Frank Pavich vio tres películas de Alejandro Jodorowsky y no necesitó más. A partir de ese momento  comenzó a investigar la vida y obra del director. Fue así como un día supo que la más maravillosa película de Jodorowsky nunca había salido a la luz. Era la adaptación cinematográfica de Dune, la célebre novela de ciencia ficción de Frank Herbert.

Corría 1975 y Jodorowsky tenía todo a su disposición. Recursos, dinero y prestigio suficiente para hacer realidad su proyecto. El cineasta quería que esta película ofreciera las mismas alucinaciones que generaba el LSD en aquella época: para él, la misma película iba a ser un profeta que lograría cambiar las mentes de todos los jóvenes. Un mesías artístico y cinematográfico. La ambición de Jodorowsky no era hacer una película, él iba a hacer historia. Y sabía exactamente cómo lograrlo.

Durante dos años, el director trabajó con su equipo día y noche creando el maravilloso mundo de Dune en Francia. El resultado fue más de 3.000 dibujos, escenas, storyboards, maquetas, pinturas y trajes hechos por los mejores en su oficio. Todo ese tiempo Jodorowsky fue eligiendo cuidadosamente a cada uno de sus personajes, “sus guerreros espirituales”. Fue persiguiéndolos uno a uno, convenciéndolos del fin sagrado de actuar en su película, ofreciendo hasta 100.000 dólares por minuto actuado. Todo lo que tuvo que hacer, lo hizo. Y así reunió en su elenco a Salvador Dalí, Orson Welles y Mick Jagger, quienes harían sus interpretaciones al ritmo de la música de Pink Floyd, que también se sumó al proyecto.


El proyecto quedó plasmado en más de 3.000 ilustraciones realizadas por el artista francés Jean Giraud Moebius.

Jodorowsky, sin embargo, se dio cuenta que necesitaba dinero de los estudios de Hollywood. Así que, junto a su productor Michel Seydoux, viajó a Los Ángeles convencido de que faltaba poco para concretar su proyecto. Pero los productores lo rechazaron pues, si bien les gustaba la idea, creían que el chileno no era el candidato óptimo para realizar la película. Jodorowsky entonces se devolvió a Francia, no sin antes dejar en cada estudio una copia de su storyboard, que era del tamaño de un directorio teléfonico e incluía cada frase y plano de Dune. Poco después, los productores de Hollywood volverían a mirar su guión, pero no para llevar a cabo la cinta, sino para sacar las ideas que luego inspirarían películas como Star Wars, Alien, El octavo pasajero, Matrix  y Terminator.

Para Pavich, el intento de Jodorowsky fue a su modo un éxito: “Este film es sobre una ambición única, la ambición de cambiar el mundo a través del arte.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com