El director y artista Julian Schnabel prepara "Miral" su próxima película sobre el conflicto palestino.

Julian Schnabel y su película sobre el conflicto palestino

Aclamado tanto por su pintura como por sus éxitos en la gran pantalla, el cineasta neoyorquino Julian Schnabel considera que adoptó un enfoque "objetivo" y "totalmente fiel a la realidad" del conflicto palestino en su último trabajo, "Miral", una película que habla sobre todo "de la paz".

2010/10/28

Por Patricia Rodríguez

Doha (EFE).- Acompañado de la periodista de origen palestino Rula Jebreal, su pareja actual y autora de la novela "Miral", en la que se basa la cinta, que se proyecta estos días en la segunda edición del Festival de Cine de Doha (DTFF), el polifacético Schnabel incide en la necesidad de emplear el "sentido común" a la hora de abordar la problemática árabe-israelí.

En una entrevista con Efe, el realizador subraya que este filme, contado a través de la vida de cuatro mujeres palestinas, "no podría haberse realizado sin la ayuda de Rula", quien prácticamente supervisó cada escena del rodaje y le ayudó con la elección de los actores.

"Normalmente nunca dejo que ningún escritor esté presente en los rodajes, pero, en su caso, quería que ella viera cada toma. No quería equivocarme. Es su historia", comenta el artífice de películas como "La escafandra y la mariposa" o "When The Night Falls".

A ese respecto, Schnabel aprovecha para afirmar que no comprende la polémica que suscitó la elección de una actriz india, Frieda Pinto, para encarnar el papel protagonista y dar vida a Miral.

Sin ocultar ni un ápice una clara debilidad por la intérprete, que estuvo nominada a los Oscar por su papel en la galardonada "Slumdog Millionaire" (2008), Schnabel se deshace en elogios hacia ella.

"Es un placer mirarla. La gente es tonta. Se trata de generar trabajos, de romper barreras, de dar oportunidades a los artistas".

Además, el director estadounidense de origen judío recuerda que Javier Bardem, al que asignó la tarea de dar vida al poeta homosexual Reinaldo Arenas en "Before The Night Falls", "tampoco era cubano".

"Me parece genial ser un director judío que hace una película sobre una niña palestina. ¿No es genial que tengamos esta discusión? ¿Cuál es el problema? Debemos despojarnos de prejuicios", enfatiza.

Un punto de vista que queda más que reforzado por Jebreal, quien no tiene "absolutamente ninguna duda" de que Pinto era "la actriz perfecta" para encarnar a Miral.

"Freida es Miral. Estoy segura al cien por cien. Y, si nos ponemos así, Helen Mirren no es la Reina de Inglaterra", señaló.

Para esta trama, centrada en la vida de una niña huérfana que vivirá un romance con un líder del Movimiento para La liberación Palestina, Hani (interpretado por Omar Metwally), y que concluye con un mensaje esperanzador, Schnabel quiso que el idioma predominante de la cinta fuera el inglés, algo que, también, ha sido cuestionado.

Él, sin embargo, tiene claro que ésa era "la lengua adecuada para la película", que condensa la memoria colectiva de la generación que vio la primera intifada.

En su adaptación del libro de Jebreal a la gran pantalla y para explicar un tema espinoso, el director considera que ha sido "totalmente fiel a la realidad" al relatar el conflicto, pese a que en su enfoque, dice, se aprecien también elementos más personales.

"Confío en mi intuición y todo lo que hago es personal. Todos somos prisioneros de nuestra subjetividad, pero creo que he sido bastante objetivo en esta película. Intento hacer un retrato, soy pintor", señala.

Precisamente, esa combinación de ambas disciplinas, cine y pintura, le han hecho preguntarse últimamente si su percepción del mundo desde el prisma de un pintor podría, quizás, influir de alguna manera en su manera de rodar.

El neoyorquino revela que recientemente alguien le preguntó sobre ese tema durante una exposición de sus pinturas: "Empecé a pensar en ello y me di cuenta de que no hago 'biopics', pero sí hago películas de gente que ha existido".

En "Miral" Schnabel quiso mostrar también su "punto de vista" del conflicto a los judíos estadounidenses, de los que, dice, "forma parte".

En su opinión, es fundamental sentirse "involucrado" con un tema para poder trasladarlo al cine.

"Si no te sientes cercano a un tema, no lo hagas. Yo hago todo movido por motivos personales. Todo lo que hago tiene que ser importante para mí y, si no lo es -explica-, no lo quiero hacer. No lo hago por dinero y no lo hago por trabajar, porque ya tengo muchísimo".

En esencia, "Miral" es, sobre todo, un filme "que trata de la paz", dice.

EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.