RevistaArcadia.com

'La última lección': morir es cuestión de método

El 23 de junio se estrena en salas del país la más reciente película de la cineasta Pascale Pouzadoux, un drama familiar sobre la vejez, el egoísmo y la necesidad de morir.

2016/06/23

Por Matilde Acevedo

Mientras Madeleine, la protagonista, se arregla con esmero –y algo de nostalgia– para algún evento, suenan unas voces en el fondo que parecen venir de la radio. Con poca atención escuchamos a la locutora hablar sobre una exposición de una pintora que tratará el tema de la libertad. Así, sin darnos cuenta, ya Pascale Pouzadoux, la directora de La última lección, nos ha mostrado de qué tratará la película: la libertad.

Para algunos, sin embargo, el detalle podría pasar desapercibido. Realmente nos damos cuenta del tema central cuando Madeleine, una anciana de noventa y dos años, les anuncia a sus hijos que quiere morir en un mes, antes de que se vuelva una carga para ellos y para ella misma. A ellos les cuesta trabajo entender su decisión y le suplican, e incluso le prohíben, acabar con su vida. Ella les explica que está cansada de sus limitadas capacidades físicas, de no poder sostenerse en el baño, de tener que usar pañales como un bebé. Pero ellos no entienden.

Para Pierre, más que para Diane (sus dos hijos), Madeleine está loca. Ella, a diferencia de él, intenta acercarse a su madre, intenta comprenderla. Así, de manera desesperanzadora, llega a ver que su madre sufre y que solo quiere acabar con eso. Entre más tiempo pasa con ella, Diane va reconociendo gradualmente que lo mejor para su madre es una muerte asistida.

En un principio Pouzadoux, quien ha dirigido siete películas y ha actuado en por lo menos 20, nos muestra una relación idílica entre Diane y Madeleine: momentos de fraternidad, tiempo compartido entre madre e hija, recuerdos de infancia. Parece que habrá un desenlace feliz hasta que Pierre, neurótico y obsesionado con su trabajo, le roba a su madre las pastillas con las que planea acabar con su vida pues considera que ella atraviesa un episodio maniático. Quiere meterla en un hogar geriátrico. “Estás tan asustada de envejecer que prefieres morir. ¡No eres valiente! Sólo orgullosa”, le dice.

Pierre no quiere que Madeleine muera, la quiere para él, a su disposición para cuando tenga el tiempo de visitarla. Se abre, entonces, una serie de preguntas sobre la dignidad, el egoísmo y la libertad. ¿Tan importante es la dignidad para Madeleine que está dispuesta a dejar a quienes ama? ¿Realmente está luchando por el derecho a morir de manera digna o está luchando por vivir y morir en paz? ¿Quién es más egoísta, Madeleine o Pierre?

Pareciera que ninguna persona en la película es realmente libre, no solo Madeleine. Es cierto que ella tiene un conflicto de libertad muy complejo, pues esta no solo se ve amenazada por la tristeza y los deseos de sus hijos, sino también por el deterioro de sus capacidades físicas. Su propio cuerpo la retiene y la encarcela, y sus acciones siempre van a estar atadas a los sentimientos de sus seres amados. Pero, ¿no es igual con el resto de los personajes, o con las personas en general? Si esto es cierto, no podríamos jamás reclamar que somos realmente libres.

Ahora, la película no deja en el espectador una depresión por estar envejeciendo o una amargura sobre la vida y nuestra libertad, todo lo contrario: lo deja con los pies sobre la tierra, con la seguridad de que la vida se acaba y que en algún momento llegará la hora de concluirla. Pero lo más importante: que eso no está mal, que la conclusión puede llegar a ser emocionante. Además de hacernos reflexionar sobre la importancia de construir familia, la vejez y el derecho a morir con dignidad, La última lección nos siembra inquietudes sobre la vida que se pueden adaptar a cualquier edad.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación