Un fotograma del largometraje.

‘Nuestra hermana pequeña’: un drama sereno y detallado

La más reciente película del director japonés Hirokazu Koreeda narra con minucioso realismo los vínculos que unen a cuatro hermanas. Dista de las usuales pretensiones por exponer conflictos dramáticos contundentes e impone un tono contemplativo de la cotidianidad. Desde el jueves 9 de marzo está en salas de cine colombianas.

2017/03/02

Por Daniela Hernández

Nuestra hermana pequeña es un retrato poético de lo cotidiano que invita a contemplar la naturaleza de las relaciones familiares. Hirokazu Koreeda presenta una historia serena y desprovista de un conflicto dramático central, pero materializada desde la prodigiosidad en los detalles. Transcurre en Kamakura, Japón. Tres hermanas, tras asistir al funeral de su padre, conocen a su hermana menor y deciden invitarla a vivir con ellas. El nuevo hogar es un espacio que, a pesar de estar marcado por el abandono de un padre adúltero y una madre temerosa, está libre de resentimientos.

La película es una adaptación de Umimachi Diary, escrita por Akami Yoshida y galardonada con el Premio a la Excelencia en el 11º Festival de Artes Mediáticas de Japón y con el Gran Premio del Cómic 2013. En coherencia con el manga original, los temas centrales van afirmándose de manera reposada. Los retos y placeres de aprender a vivir hogar sin padres son llevados a la gran pantalla mediante imponentes composiciones de plano que dan vida a una estética impecable. La luz, los colores brillantes y los árboles de cerezos son elementos definitivos en la experiencia visual que ofrece el largometraje

Es también una ventana a la cultura japonesa y sus tradiciones ancestrales. El sentido de respeto y tranquilidad son una constante, como lo es la importancia que tiene la comida, cuya preparación y consumo tienen la solemnidad de un ritual.  El cuidado con el que se narran las piezas del diario vivir es el encanto de esta película, que claramente no pretende llevar a los espectadores a reflexiones profundas.

El elenco de está conformado por Haruka Ayase, Masami Nagasawa y Kaho, en el papel de hermanas mayores, y Suzu Hirose, como la nueva hermana menor. El diseño de estos personajes, cuyas personalidades son consecuentes y claramente definidas, es uno de los aciertos de esta película. Son carismáticas y se complementan. Además, sus representaciones son realistas y orgánicas.

La capacidad de perdonar y aceptar, la complicidad entre hermanas y la exaltación de los pequeños momentos componen la magia de esta película, que estuvo presente en la selección oficial de Cannes 2015 y recibió el Premio del Público en el Festival de San Sebastián el mismo año.

Una historia bella, sencilla y emotiva, disponible desde el 9 de marzo en las salas de cine de Colombia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.