Diseño de la nueva cinemateca y fachada de la actual.

La nueva Cinemateca de Bogotá avanza, y la antigua no se detiene

Después de la polémica que rondó los planes de construcción de la nueva Cinemateca de la capital, la obra va por buen camino. Entre tanto, los proyectos siguen sucediendo y gestándose en las instalaciones de la 22 con séptima.

2017/03/23

Por Daniela Hernández

Desde que se inició la planeación, la construcción de la nueva Cinemateca de la capital ha estado rodeada por especulaciones y realidades sobre su viabilidad y la adjudicación de su presupuesto. Hoy, lo que el escritor y crítico de cine Hugo Chaparro menciona como “el desmadre de la Cinemateca que terminó con el despido de su director”, se levanta a buen paso sobre la calle 19 con carrera tercera, en el centro de la ciudad. 

El proyecto que pendía de un hilo durante los primeros meses de gobierno de Enrique Peñalosa vio la luz cuando, en mayo del año pasado, el distrito dio vía libre para la ejecución de la obra del Centro Cultural de las Artes fílmicas de Bogotá.  En medio de la agitación que atizaron cineastas y gestores culturales que reclamaban resultados, Maria Claudia López, secretaria de Cultura, Recreación y Deportes, anunció: “Después de realizar el detallado análisis técnico, jurídico y financiero que habíamos anunciado, queremos darles la buena noticia a Bogotá, a los amantes del séptimo arte y a las nuevas generaciones de directores, productores, realizadores y cineastas, que iniciaremos el proyecto de la nueva Cinemateca”.

Con el compromiso de la alcaldía de sacar adelante el proyecto, apalancádose con recursos de la Empresa de Renovación Urbana (ERU) y de la Secretaria General e Idartes (por un valor que ronda los $ 24.000 millones), el 2 de agosto del año pasado se inició la construcción, a cargo del Consorcio Cine-Cultura Bogotá. De acuerdo con Paula Villegas, actual directora de la Cinemateca Distrital, "la fase de cimentación ha avanzado sin inconvenientes diferentes al clima y el hallazgo de rocas de gran tamaño que demoraron la excavación". Se espera que Bogotá tenga nueva cinemateca el segundo semestre de 2018. Sin embargo, para que esta entre a operar, todavía no se ha destinado un presupuesto. La construcción del espacio físico está garantizada, pero para su apertura, que implica dotación y mantenimiento, hacen falta $11.000 millones. Idartes se comprometió a conseguirlos antes de que finalicen los trabajos.

La construcción de la Nueva Cinemateca busca respaldar la imagen de la capital colombiana como una ciudad para el disfrute de la cultura y posicionar los proyectos que allí se gestan. Además, pretende ofrecer un lugar con condiciones propicias, en el que el cine se conciba como una experiencia que integra procesos de creación, formación, circulación y preservación del patrimonio audiovisual de la ciudad. Para hacer esto posible, dentro de los diseños que ya están en ejecución, se incluyeron bodegas climatizadas para la filmoteca, una amplia mediateca con cabinas de visionado, una sala de exposición para colecciones asociadas a la historia del cine, cinco espacios para programas de formación, cuatro laboratorios de creación y una sala para la primera infancia.

De acuerdo con Villegas, la cinemateca responde a la necesidad que tiene una ciudad de entender que su cultura implica entender y enriquecer su consumo audiovisual  y sobre esta premisa se hace necesario brindar posibilidades y espacios que potencien la producción. Esto también responde a que hoy en la industria del cine hay equipos de trabajo potentes creando contenidos y resultados derivados de las dos leyes de cine: se ha cuadruplicado la producción en los últimos cinco años y esta situación demanda otro tipo de acceso y consumo de piezas audiovisuales. Se necesita responder con opciones de circulación, pero no basta con ofrecer salas de exhibición alternativas.

La Cinemateca Distrital, como parte de la gerencia de Idartes, es el epicentro para echar a andar las propuestas que allí se conciben. Sustenta procesos de formación, apropiación e investigación y pone a disposición de la ciudadanía becas de fomento y creación, así como opciones de circulación. “Solamente en la sala ocurren otro tipo de procesos que van más allá de la exhibición”, resalta Villegas.

El proceso de convocatorias de la Cinemateca hace parte del Portafolio Distrital de Estímulos del sector Cultura. Contrario a lo que muchos piensan sobre la actualidad de la cinemateca, esta sigue ejecutando programas y ofreciendo espacios para actividades culturales en Bogotá. Este año presentó en su sede en la 22 con séptima 20 concursos, incluidas dos becas de cortometraje, una de animación, una de nuevos medios, una de documental y una de investigación en imagen y movimiento. En lo que respecta a archivos audiovisuales, hay dos becas relacionadas con la gestión de archivos audiovisuales en la ciudad. Además, hay tres residencias disponibles: dos en Argentina e Italia, y otra para la creación de documental que itinera por diferentes lugares del mundo.

La Cinemateca ha entrado a reaccionar frente a necesidades específicas del sector cinematográfico, tras detectar que sus niveles de producción necesitan alternativas para seguir su camino. Desde la producción hasta la distribución hay muchos roles específicos que requieren especialización para que la cadena de valor se fortalezca. El Portafolio de estímulos detecta esas necesidades y brinda oportunidades para que sean atendidas. Muchas de estas convocatorias están vigentes. Mientras la cinemateca sigue funcionando en las instalaciones de la 22 con séptima, la obra para la construcción de una nueve sede avanza con regularidad.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.