Danny Boyle anunció que empezará a reunir el elenco de nuevo para la secuela de Trainspotting.

De ‘Trainspotting’ y otras cinco secuelas tardías

Volver a ver los mismos personajes años más tarde gusta a cualquier cinéfilo. A la lista de ejemplos se le acaba de sumar los protagonistas del clásico escocés, cuya segunda parte se estrenará en 2016.

2015/09/11

Por Revistaarcadia.com

El anuncio lo hizo durante el reciente estreno de la cinta biográfica sobre Steve Jobs. Danny Boyle, quien ha grabado películas como La playa (2000), Slumdog Millionaire (2008), y 127 horas (2011) acaba de confirmar que su próximo proyecto será la secuela de Trainspotting.

 Vea también El Frankenstein de Danny Boyle.

La irrupción en 1996 de la historia de un puñado de escoceses heroinómanos conmocionó al mundo del cine. Se trataba de la segunda película de Danny Boyle, un director que ya había impresionado con su ópera prima, Tumba abierta (1994), aclamada tanto por la crítica como por el público. Protagonizada por Ewan McGregor, en el papel que lo catapultaría a la fama, Trainspotting no tardó en convertirse en un fenómeno cultural en el Reino Unido.

Boyle también estrenó Trance en 2013.

El British Film Institute nombró la adaptación de la novela homónima de Irvine Welsh como la décima mejor película del cine británico, mientras que en una encuesta general de 2004 salió como la mejor película escocesa de todos los tiempos. En gran medida, su éxito radicó en la verosimilitud con la que retrató la desesperanza de una juventud atrapada en un panorama económico desalentador.

“Todos los cuatro protagonistas volverán. Ahora solo se trata de coordinar sus agendas, un tema complicado porque dos están trabajando en series estadounidenses”, afirmó el director en el Festival de Telluride, donde se encuentra promocionando Steve Jobs, en la que el irlandés Michael Fassbender encarna al controversial fundador de Apple.

La noticia llega dos años después de que el cineasta anunciara que el guionista de Trainspotting, John Hodge, se encontraba trabajando en una adaptación de Porno (2002), el libro con el que Welsh regresó al derelicto mundo de Mark Renton, Daniel “Spud” Murphy, “Sick Boy” Williamson y Francis “Franco” Begbie.

Los personajes de Welsh y Boyle ahora se suman a una tradición que cuenta con varios exponentes: la de los protagonistas emblemáticos que, muchos años más tarde, y a menudo de manera inesperada, aparecen de nuevo en la pantalla grande.

Acá unos ejemplos.

El declive del imperio americano (1986) y Las invasiones bárbaras (2003)

La regla general dicta que las secuelas jamás superan a la original. Hay, sin embargo, excepciones, y quizá la mejor de todas es Las invasiones bárbaras, una película que no solo ganó varios premios en Cannes y el Óscar a Mejor película extranjera, sino que además dio a conocer a su lejana primera parte: El declive del imperio americano.


Dirigidas por el canadiense Denys Arcand, las películas acompañan a un puñado de amigos intelectuales en dos momentos muy distintos de sus vidas: si en la primera cinta los ocho amigos (cuatro mujeres y cuatro hombres) tienen alrededor de cuarenta y el tema principal de sus conversaciones es el sexo, en la segunda se vuelven a reunir a causa de la enfermedad terminal de uno de ellos, quien decide empezar a meter heroína sabiendo que ya pronto morirá.

Twin Peaks (1990-1991 y 2016)

Para los fans de la serie creada por David Lynch y Mark Frost, el final de la segunda temporada siempre generó cierta desazón. ¿Cómo podía acabarse, de manera tan abrupta e inconclusa, una de los programas más emblemáticos de la televisión?

Por eso más de uno se enloqueció cuando el director de Eraserhead anunció el año pasado en Twitter que el agente del FBI Dale Cooper (Kyle MacLachlan) y toda la excéntrica población de Twin Peaks volverían a aparecer en televisión.