RevistaArcadia.com

"El cine es el arte más onírico"

Con actuaciones de Angie Cepeda y Andrés Parra, la película 'El elefante desaparecido' plantea un dilema literario: ¿qué pasa cuando un personaje se da cuenta de su propia ficción? Arcadia conversó con Javier Fuentes-León, su director.

2015/04/16

Por Christopher Tibble

Edo Celeste (Salvador del Solar), ex detective limeño y autor de literatura negra, pasa sus días esperando a que vuelva su esposa, quien desapareció en un terremoto hace siete años. A diario, la llama a su celular y visita el museo donde se encuentra la fotografía El elefante desaparecido, inspirada en una formación rocosa que su mujer visitó el día de su presunta muerte. Deprimido, se prepara para asegurarles a los medios que su próximo libro culminará la serie sobre el detective Felipe Aranda, su alter ego.

Esa mañana, sin embargo, se ve obligado a postergar el anuncio cuando una mujer (Angie Cepeda) le entrega una serie de fotografías con su nombre. Ofuscada, le revela que fueron enviadas por su esposo, quien también desapareció tras el sismo. El evento intriga a Celeste, quien empieza a averiguar los posibles nexos y termina por extraer una improbable conclusión: quizá su esposa no ha muerto.

Así, el escritor vuelve a sus días como detective y termina persiguiendo a un asesino que, a pesar de todos sus esfuerzos, siempre está un paso por delante. Celeste, sin embargo, empecinado y terco, no se detiene incluso cuando la policía lo empieza a perseguir. Ilusionado con la posibilidad de reunirse con su esposa, se sumerge en un misterio que termina por trastornar su propia realidad. Justo en el momento en el que cree que podrá esclarecer la situación, se vuelve consciente de su propia invención. Y su mundo se desploma.

 



¿Por qué decidió coproducir la película con Colombia?

La gran mayoría del cine latinoamericano se hace en coproducción, a diferencia de Hollywood, donde el dinero por lo general viene de una fuente. Es la segunda película que hago y los dos han sido en colaboración con Colombia. Primero Contracorriente y ahora El elefante desaparecido. Ambas con la productora Dínamo.

¿Consideraron rodar la película en Colombia?

No. Yo escribí El elefante desaparecido en Los Ángeles, donde vivo. Originalmente la quería hacer allá y en inglés porque una de las inspiraciones de la cinta es un collage del artista inglés David Hockney llamado Pearblossom Highway, que tiene cierto encanto y que yo tenía su poster en la universidad. Ese afiche está en el museo Getty de Los Ángeles. En la versión peruana nos tuvimos que inventar un collage y de tema se me ocurrió el elefante. Después de de lo bien que nos fue con Contracorriente, y cuando nos dimos cuenta que era más fácil conseguir financiación que allá, decidimos hacerla en Perú.

Aparte del collage, ¿qué otros elementos inspiraron la película?

La inspiración no cinematográfica vino del collage de Hockney y de La continuidad de los parques, un cuento de Julio Cortázar, que no inspiró tanto la trama sino más bien la estructura circular de esa historia. Y el juego entre realidad y ficción. Esta idea de que comienzas en un punto y termias en el mismo (el señor comienza leyendo un libro y termina así) pero la información que has obtenido en el transcurso de la historia te cambia el contexto y el significado. En El elefante desaparecido intenté jugar con eso.

La película, como el cuento de Cortázar, juega con las capas de la realidad y puede resultar confusa. ¿Eso fue a propósito?

Hemos ido descubriendo conforme a que la película se ha ido pasando, que hay reacciones de todo tipo. Creo que todo el mundo se engancha y queda satisfecho emocionalmente pero muchos tienen preguntas. La idea era que la película sea del tipo que uno quiere conversar después de verla. Y que el público se lleve lo que se quiera llevar. Para mi tiene una explicación clarísima. Lo que hace más misteriosa la película es que tú sigues la película a través de un personajes que crees que su realidad es una pero no lo es.

Una de las semillas de la película fue la pregunta: ¿Cuál es el misterio más grande que podría resolver Sherlock Holmes? Es descubrir que él es la creación de otro. Cualquier personaje de la literatura transcurre en su historia convencido de que es de verdad a menos que la historia diga que no lo es. Y me parece aún más interesante cuando el personaje es un detective.

En cuanto a su idea sobre Sherlock Holmes, llama la atención como la cinta trata el tema de la identidad fragmentada y la incapacidad del protagonista de establecer su realidad.

Es gracioso. Yo no me siento a escribir algo y pienso que quiero hablar sobre la identidad, la pérdida o temas definidos. Comencé con el collage de fotos y de ahí apareciendo temas. Es solo después que me di cuenta que el tema de la identidad era un tema recurrente. Pues en Contracorriente la identidad y la dualidad son muy grandes. Es la historia de un pescador que va a ser líder de una comunidad y que tiene un romance con otro hombre. Ese hombre se ahoga a lo quince minutos y regresa como un fantasma pidiéndole al protagonista que entierre su cuerpo.

En cuanto a las influencias fílmicas, tras ver la película se me vino a la cabeza David Lynch. ¿Cuáles fueron?

Lynch sin duda es la inspiración más directa. Particularmente Muholland Drive y Lost Highway. También me influenció Polanski y cuando entras al género de ficción siempre está Hitchcock, quieras o no. Pero también está Antonioni con Blow-up, que también es Cortázar, y el film noire de Hollywood.

Uno de los elementos más interesantes de Lynch es que jamás justifica sus películas. Se siente como si el final de El elefante desaparecido siguió con esa lógica.

Sí, porque al final de cuentas las películas de Lynch son una especie de sueño. Hay algo onírico. Claro, llevado más al lado de la pesadilla, pero me parece que él quiere usar el cine, y la televisión con Twin Peaks, como una capacidad expresiva para generar emociones que si bien no comprendamos racionalmente, tienen un impacto emotivo y sensorial que recuerdan al sueño. Luego quedan recuerdos fugaces. El cine, de todas las artes, es el que más se parece a los sueños.





Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación