RevistaArcadia.com

Prohibido prohibir

Del 14 al 25 de mayo se celebrará la sección paralela del Festival de Cannes, que nació como respuesta de los directores de cine a los acontecimientos de Mayo del 68. Casi un festival alterno que busca ofrecer un cine verdaderamente arriesgado y nuevo, sin ningún tipo de censuras estéticas o políticas.

2010/03/15

Por Jaime E. Manrique

Iluminados por los flashes del festival, tratando de parpadear poco y caminando orgullosamente erguidos y sonrientes por una alfombra roja que da una extraña sensación de poder efímero, con seguridad ninguno de los asistentes aquel 10 de mayo de 1968 a la extravagante inauguración, en la que se proyectó el largometraje de Victor Fleming Lo que el viento se llevó, se imaginaba lo que sucedería posteriormente en esa edición 21 del Festival de Cine de Cannes, que ya en la mayoría de edad y a raíz de las revueltas maduraría a la fuerza.

Ese mismo 10 de mayo en París, después de varios días de fuertes manifestaciones estudiantiles que contaban con el apoyo de los trabajadores y una brutal represión policial por parte del gobierno de Charles de Gaulle, y mientras la prensa del mundo esperaba el arribo a Cannes de Jane Fonda, de dos de los Beatles (Ringo y Paul) y de Orson Welles, entre otras luminarias, la fuerza pública francesa se tomaba la Universidad de Nanterre, 30.000 estudiantes marchaban hacia la Sorbona, se levantaban barricadas en las principales calles, y los parisinos de a pie se convirtieron en aliados e improvisados enfermeros de los nuevos revolucionarios que proclamaban: “No vamos a reivindicar nada, no vamos a pedir nada/. Tomaremos, ocuparemos/ No queremos un mundo donde la garantía de no morir de hambre supone el riesgo de morir de aburrimiento”.

Frente a la posibilidad de que la utopía se tomara el poder en la capital, el festival de cine más importante del mundo, aquel que había nacido como respuesta indignada de los cineastas ante la incapacidad crítica del Festival de Cine de Venecia, que decidió premiar películas de propaganda política oficialista, no podía desarrollarse felizmente entre los paseos por la playa de las más rutilantes estrellas de la época y el desfile glamoroso de directores y actores por las alfombras rojas. Las habituales fiestas de mercadeo pronto se convertirían en una fiesta de la reivindicación creadora, liderada por los pensadores de la Nouvelle Vague.

El 68 entra en Cannes

El 13 de mayo los estudiantes se hicieron presentes en Cannes e invadieron el festival. La fuerza de sus ideas, pero sobre todo su aplicación del situacionismo fueron sus mejores aliados en diferentes sitios del Boulevard de la Croisette, calle que limita con el mar, en la que se desarrollan la mayoría de actividades del Festival.

Frente a la mirada impávida de muchos asistentes y ante la incapacidad de reacción y control de los organizadores, los estudiantes lograron que muchas de las funciones fueran canceladas y en los días venideros se puso en duda la continuidad del festival.

Muchos de los invitados aun no sabían cómo reaccionar y otros ni siquiera se daban por enterados. Dos sucesos desencadenarían la crisis final. Acompañado de una avalancha de críticas, días antes el ministro de cultura francés André Malraux pidió la renuncia de Henri Langlois, director de la Cinemateca francesa y el 17 de mayo la televisión francesa (ORTF) se unió a la huelga general convocada en París para el día 21. Los periodistas presentes en Cannes entendieron que la toma iba en serio. Al día siguiente, el sábado 18 de mayo, cuando el sector del carbón, el transporte público de París, los ferrocarriles nacionales, los astilleros, el gas y la electricidad se unen a la huelga; François Truffaut, Jean-Luc Godard y Louis Malle, entre otros cineastas e integrantes del mundo intelectual francés se tomaron el hall del festival y solicitaron su suspensión en solidaridad con los estudiantes y obreros detenidos durante las manifestaciones.

Los organizadores aún no comprendían la dimensión de los acontecimientos y se negaron a la suspensión. Monica Vitti, presidente, Louis Malle y Roman Polanski dimitieron como miembros del jurado. Alain Resnais, Carlos Saura y Miloš Forman decidieron retirar sus películas del concurso. Sin embargo, sin importarle el peso de los nombres que pedían una acción contundente y una respuesta a todo lo que estaba ocurriendo en París, el festival no cedía.

Se descuelga la Quincena

Ese mismo día, en la función de Pipermint frappé, Carlos Saura, director de la película que se encontraba compitiendo, Truffaut, Godard e incluso Geraldine Chaplin, hija de Charles, decidieron colgarse de las cortinas de la pantalla y no dejaron que la proyección se realizara. El festival se dio por terminado el 19 de mayo, cinco días antes de su clausura oficial.

Esto generaría como resultado y respuesta al acto de insurrección fílmica el nacimiento de la Quincena de realizadores, dirigida por la Asociación de Directores Franceses (SRF), bajo la filosofía de no ser competitiva y ajena a toda consideración diplomática o política, pero sobre todo para que se convierta sin censura alguna en la vitrina de las cinematografías del mundo entero.

Durante 40 años, que se celebran en esta edición con la presencia de muchos de los cineastas que han pasado por allí, la Quincena se mantiene fiel a su objetivo fundacional. El 2008, además de los cortos y largometrajes seleccionados, tiene como regalo a la memoria una velada sobre la Croisette?el 18 de mayo con la proyección de 40x15, un documental de Olivar Jahan (coproducción MK2 y France 4) que narra la historia de esta sección paralela y que incluye las entrevistas de una treintena de cineastas (Michael Haneke, Stephen Frears, Théo Angelopoulos, Atom Egoyan, entre otros).

La Quincena, dirigida actualmente por el delegado general Olivier Père, ha previsto retrospectivas de sus 40 años de programación: ya comenzó en París, en el cine Action del 16 al 29 de abril, antes de desplazarse a Atenas, Roma, Bucarest, Nueva York, Los Ángeles, Beirut, Seúl y Buenos Aires a lo largo del segundo semestre de este año. Como afirmó Père en la rueda de prensa del lanzamiento de la programación en abril pasado, la meta es y seguirá siendo “hacer existir todos los filmes”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.