Rachid Hami. Crédito: Sergio Rodríguez.

“Los guiones son herramientas”

Rachid Hami, director de ‘La mélodie’, está en Bogotá para presentar su película en el marco del Festival de Cine Francés. Arcadia habló con él.

2017/09/27

Por Ana Gutiérrez

“La música tiene el poder de atravesar las fronteras, de ir más allá de los idiomas o de la cultura. Es un idioma capaz de unir a las personas”, dice Rachid Hami sobre su película La mélodie. El director está en Bogotá para presentar el largometraje, que se proyecta en el Festival de Cine Francés (abajo está la lista de funciones), y que se estrena próximo 23 de noviembre en todas las salas del país.

La película cuenta la historia de una clase de violín dictada en una escuela para niños de bajos recursos en París. Al "gueto", como lo llama Hami, lo conforman no solo los estudiantes, también sus padres y profesores. Todos están prontos a sobreponerse a sus circunstancias sociales y económicas para dar un concierto en la reconocida Filarmónica de la ciudad.

Hami es el primero en admitir que es una estructura conocida. "Es del mismo estilo de Billy Elliot, de Rocky, de Good Will Hunting, lo que sea... Todas siguen el mismo orden. Sabemos que van a convertirse en grandes bailarines o atletas. Lo interesante es cómo llegan allá, su proceso. Para mí, la mejor manera de hacerlo fue permitiéndole a la audiencia conocer al personaje con pequeñas miradas y detalles. Y al final, cuando llegamos al corredor de la Filarmónica antes del último concierto, nos damos cuenta de que los conocemos a todos”. A algunos más que otros, como a Arnold, un niño desadaptado con un talento prodigioso; a Samir, un matón con padres complejos; a Yael, una niña atrevida pero amable. Los tres son, como indican sus nombres, hijos de inmigrantes que viven en ambientes multiculturales: “Esa es la Francia de hoy, es la realidad social en este momento”.

El director tiene una historia similar. Nació en Argelia y pasó su adolescencia en Francia, en barrios como el que retrata La mélodie. Esos paralelos con su vida son intencionales. Explica que para él era muy importante hablar de la evolución que vivió gracias al arte cuando era un adolescente. "Tuve la oportunidad de conocer el cine y la música, y gracias a eso pude salir del gueto. Quería tenerlo en la obra, es una manera de combinar mi historia personal con mi historia profesional porque empecé mi carrera como actor en L‘esquive de Abdellatif Kechiche. Es una película sobre hacer teatro en una escuela en el gueto. Hice La mélodie sobre un programa de música porque eso también dice mucho sobre mí, pero de manera indirecta”. Explica que también tomó inspiración de historias reales, como la de Gustavo Dudamel y el Sistema de Venezuela. Sin embargo,  Hami dice que su ambición era primero, hablar de esos niños de barrios y de las personas de las que nunca se hablan, porque se tratan en general como estadísticas. Y segundo, crear un cine de autor que fuera al mismo tiempo accesible, para todo el público.

Esa voluntad se hizo visible en las decisiones de Hami a la hora de rodar la película. Fue el co escritor del guion, pero admite con una sonrisa que tiene un mal hábito: nunca sigue el guion. "Siempre cambio cosas. Para darte una idea, al empezar se les dio a los niños el guion para que aprendieran sus papeles y practicaran. Me rehusé a verlos durante ese periodo, los vi como dos veces en tres meses. Y apenas llegaron al set lo destruí todo para crear algo completamente nuevo y fresco, orgánico en vez de mecánico. Tomé inspiración de las vidas reales de los niños. Pudimos construir un nivel de confianza entre nosotros y acabé sabiendo muchísimo de ellos".

Esa conexión entre el director y los actores se nutrió con el hecho de que los niños eran actores naturales de barrios populares de París. No tenían experiencia ni con la actuación ni con la música. Al igual que sus personajes, los niños tomaron clases de violín durante meses. "Es más, tres de ellos van a continuar las clases de violín", dice Hami con orgullo.

El realismo también se nutre del hecho de que la película se grabó en una escuela real y, como anota con una sonrisa, sufrieron al igual que los profesores los primeros intentos con lso instrumentos. Los actores adultos sí son profesionales, algunos son bastante reconocidos en Francia, pero Hami se aseguró de ponerlos en papeles distintos a los que normalmente hacen.

A diferencia de muchas de las películas del género, La mélodie se cuida de darle el mismo protagonismo y desarrollo a sus figuras adultas. "Es una manera más novelesca de contar la historia. Tenemos el mal hábito de mostrar a estos personajes como figuras, pero nunca como personas. Quería enfocarlos de otra manera, darles espacio para existir también. Era muy importante para mí, porque la mayoría de los profesores están luchando por algo en lo que creen. Uno no puede enseñar si no lo lleva dentro”.

En cuanto a sus propios maestros, Hami dice que a la hora de hacer La mélodie, la inspiración principal fue Ken Loach porque, según él, tiene una manera especial de contar historias de la gente. "Le da espacio al público para que los conozca. La manera en que graba la gente es muy pura, muy simple y eso en realidad es algo muy difícil de hacer. También me sigue inspirando mucho L‘esquive, hasta siento que con esta película estoy continuando un poco ese trabajo".

Aunque habla con cariño de su tiempo como actor y con orgullo de su trabajo como escritor, es claro que lo que más disfruta es ser director. "A mí me gusta que dirigir es presenciar algo que está pasando en el momento, directamente delante mío. Escribir es un proceso lento, de meses. Uno nunca escribe, uno reescribe, y muchas veces. Estoy abierto a dirigir una película que no escribí, solo depende del guion y cómo me hace sentir, cómo me habla. Es muy difícil decir si haría lo opuesto. Nunca lo he hecho. Mis guiones están hechos para mí, son herramientas para construir algo más grande".

La melodie en el Festival de Cine Francés 2017

Bogotá

Lunes 25 de septiembre: Cine Colombia Avenida Chile

Martes 26 de septiembre: Cine Colombia Avenida Chile

Sábado 30 de septiembre: Cinemania

Medellín

Sábado 7 de octubre: Procinal Américas

Cali

Viernes 13 de octubre: Unicali

Bucaramanga

Sábado 14 de octubre: Cine Colombia Cacique

Barranquilla

Viernes 13 de octubre: Cine Colombia Buenavista

Pereira

Sábado 14 de octubre: Cine Colombia Victoria

Cartagena

Domingo 15 de octubre: Cine Colombia Bocagrande

Ibagué

Sábado 14 de octubre: Cine Colombia La Estación

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.