Alcides (Humberto Arango) & Guiselle (Deisy Marulanda) en 'Ella'.

“Morirse cuesta mucho”

Alcides, un anciano que debe encontrar los medios económicos para darle a su mujer un sepelio digno, es el protagonista de ‘Ella’, la más reciente película de la colombiana Libia Stella Gómez. Se estrenó en Colombia el 11 de junio.

2015/06/11

Por María Camila Pérez B.

En su nueva película, la directora Libia Stella Gómez, que debutó con La historia del baúl rosado (2005), quería retratar una realidad a la que muchos colombianos de clase baja deben enfrentarse: encontrar la manera de enterrar a sus muertos. Según cuenta, “hace unos años, cuando hacía teatro en Bucaramanga, conocí la pieza La historia de un anciano que quedó viudo de Peter Hans; una historia sobre un anciano que no encuentra la forma de enterrar a su esposa. Siempre creí que, sin hacer una adaptación, porque la película no lo es, había que retomar esa idea como una excusa para hablar de la muerte y del valor de la vida”.

Tomando la obra de Hans como punto de partida, Ella (2015) cuenta la historia de Alcides (Humberto Arango) y Georgina (Reina Sánchez), una pareja de ancianos que viven en un inquilinato de Ciudad Bolívar en Bogotá. Rodeados de pobreza y violencia, el matrimonio hace lo posible por salir adelante en un mundo que parece haberlos olvidado. Durante el día, Alcides recorre las calles de la ciudad con su carretilla de reciclaje, mientras su mujer cuida de la pequeña pieza en la que viven. En el inquilinato, Georgina se convierte en amiga de Guiselle (Deisy Marulanda), una pequeña de 12 años que a diario sufre el maltrato de su padre, Facundo (Andrés Castañeda). Tras una violenta discusión entre Georgina y Facundo por el bienestar de la niña, la anciana muere en su cuarto. El viejo Alcides, quien por primera vez debe enfrentarse a la cotidianidad a solas, monta el cadáver de su esposa en su destartalada carretilla y divaga por las calles del barrio en busca de los medios necesarios para enterrarla dignamente. De este modo, los personajes de la película se desenvuelven en una de las zonas más pobres de la ciudad, caracterizada por la hostilidad y la apatía.   

La película está grabada en blanco y negro, si bien implementa pequeños detalles a color, pues según su directora “el paisaje de Ciudad Bolívar es un paisaje muy fuerte al ojo, entonces si la hubiese hecho a color sería exhibir la pobreza. No me pareció ético. La mejor forma que encontré de suavizarlo un poco era haciéndolo en blanco y negro. Además, al grabarla en este formato, la introducción de ciertos detalles a color me permitió introducir una doble lectura metafórica que el espectador puede crear a su gusto”. Aunque por momentos se sienten cursis, el azul del maquillaje de Georgina, el rojo de la sangre y el amarillo de la tumba, los colores de la bandera colombiana, aluden a la temática principal de la historia: el valor de la vida y la muerte en un país como el nuestro.


Una de las locaciones más emblemáticas de la película es el 'Árbol del Ahorcado' en Ciudad Bolívar.

A medida que avanza la cinta, la historia se hace cada vez más dura de soportar. Alcides debe enfrentarse a la indiferencia de policías, doctores y funcionarios públicos que ven el cadáver de Georgina como una cuota más a ser pagada: una representación de la realidad nacional y de la indolencia que sentimos frente al malestar ajeno. Juntando moneda a moneda, el anciano recurre a la lástima de transeúntes y oficiales para evitar enterrar a su esposa en un ataúd conjunto, conseguir un cura para la ceremonia y pagar una plaza en el cementerio.

Arango, en su primer papel protagónico después de 57 años de carrera artística, deslumbra con una actuación sentida que apela hacia lo más profundo, pues la imagen del viejo que se tambalea por las calles de Ciudad Bolívar mientras arrastra el cuerpo de su esposa es difícil de olvidar. La búsqueda de Alcides por dignificar a la mujer que ama se convierte también en un viaje para dignificarse a sí mismo: aprende a convivir con sus vecinos, a planchar sus camisas, a coser sus botones y hasta a cocinar su desayuno, tareas de las que se encargaba Georgina antes de su muerte.  

La película también se construye como un homenaje a las mujeres, pues distintas historias femeninas se entrelazan. Está Georgina, una ama de casa solitaria y resignada que busca apaciguar su tristeza; Guiselle, una niña dulce golpeada por su padre; Rosita, la sobrina de Alcides, una mujer solterona que anda en busca de amor; y una madre que busca desesperadamente a su hijo desaparecido. El nombre de la película se refiere entonces a todas estas mujeres, las verdaderas protagonistas de la historia, que aparecen y desaparecen, y dejan un rastro de dolor que, al mismo tiempo, demuestra su fortaleza. Con tan solo 13 años, Deisy Marulanda, de Ciudad Bolívar, se roba las miradas de muchos, pues interpreta a la abatida Guiselle con la sinceridad y dulzura que sólo una actriz natural podría tener. “La película es un homenaje a las mujeres y a nuestra silenciosa labor. Es una oportunidad para hablar de distintos tipos de mujeres”, afirma su directora.


Guiselle se convierte en el último vínculo que tiene Alcides con su mujer.

Ella es una película difícil de olvidar. No sólo por sus actuaciones, que demuestran una vez más el talento que produce Colombia, sino por la honestidad con la que relata una historia tan arraigada a nuestra realidad nacional: la muerte sale muy cara.




Vea el trailer aquí:

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com