Ruben Mendoza director de 'Niña errante', uno de los dos proyectos ganadores en la convocatoria Estímulo Integral del FDC 2015.

"Yo fui uno de los acérrimos detractores del premio”

Rubén Mendoza, director de 'La sociedad del semáforo' y 'Tierra en la lengua', recibió uno de los estímulos integrales del Fondo de Desarrollo Cinematográfico. Arcadia habló con él sobre este premio.

2015/11/04

Rubén Mendoza nació en 1980 en el departamento de Boyacá. Estudió Realización de cine y televisión en la Universidad Nacional de Colombia y egresó con matrícula de honor y tesis meritoria con su cortometraje Estatuas. Desde entonces dirige, escribe y fue el montajista de las últimas películas de Luis Ospina: Un tigre de papel y La desazón suprema: Retrato incesante de Fernando Vallejo. Su ópera prima La sociedad del semáforo obtuvo más de 15 premios internacionales. Tierra en la lengua fue seleccionada como la mejor película del Festival de Cine de Cartagena 2014 y el obtuvo el premio a mejor director.

Vea los ganadores en otras categorías del Fondo de Desarrollo Cinematográfico.

Mendoza recibió el premio Estímulo Integral en las convocatorias del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico –FDC 2015-. Un total de 3.800 millones de pesos fueron repartidos entre su próximo largometraje Niña Errante y Doble, el segundo proyecto ganador de la convocatoria.

Así fue la convocatoria del Fondo de Desarrollo Cinematográfico.

¿De qué trata Niña errante, su proyecto ganador del estímulo integral?

Niña errante narra el viaje que cuatro hermanastras hacen desde Cali hasta Magangué pasando por Mompox. Es el viaje hacia un universo femenino. Lo que significa ser mujer en un país como éste.

Estos fueron los ganadores en la categoría de animación y documental.

El estímulo integral fue una convocatoria que en su momento generó bastante malestar dentro del medio, ¿qué piensa usted?

Yo fui uno de los acérrimos detractores del premio. Pensé que estaba diseñado para las cadenas de televisión y los poderosos. Cuando vi que los primeros ganadores eran mi compañero de clase Ciro Guerra y Jorge Navas, entendí que el premio estaba hecho para cineastas decentes y que lo mío era un prejuicio. Por ser al mismo tiempo director y guionista de este proyecto, puedo decir que la película seguirá la línea de cine radical y de autor que vengo haciendo. Voy a hacer una película tan guerrera como siempre, pero con comodidad.

El premio me permite hacer una película de carretera con los recursos que amerita, y cubrir además la comunión con el público. Me refiero a las etapas de promoción y difusión para las que nunca hay plata y que terminan siendo parte del fracaso comercial de los proyectos. En esa parte nunca tuvimos músculo financiero, pues no tenemos muchos amigos del lado de los poderosos.

El prejuicio frente al estímulo, ¿tiene que ver con el monto del premio que a simple vista puede parecer escandaloso?

El estímulo sí permite destinar una parte importante a la promoción. Pero el grueso del monto, entre el 80 y el 90 por ciento, lo absorbe la producción de la película. La gente no se explica por qué vale tanto eso. Lo que uno hace con un buen presupuesto es pagar bien a los compañeros de trabajo, a los obreros del cine. El dinero queda en las poblaciones por donde uno pasa y filma, en la gente que hace la comida. Se paga bien el talento…

Acá es una cifra escandalosa porque así de grande es el tamaño de nuestra ignorancia. En otros países, una película con un presupuesto mínimo arranca en los tres o cuatro millones de euros o dólares por poquito…

Recibió apoyo del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico desde su primer proyecto, La sociedad del semáforo, hasta ahora con el Estímulo Integral para Niña errante. ¿Qué puede criticarle al modelo de fomento de la industria del cine en Colombia?

Creo que el fondo está tan bien diseñado, que así como he ganado varias veces, he perdido muchas más. Y cuando perdí nunca me sentí robado. He participado del fondo porque me parece que es un sistema incuestionable en cuanto a transparencia. Al convocar jurados internacionales de primer nivel y de todas partes del mundo es una garantía de cero injerencias. Creo que el fondo es excepcional en un país como el nuestro, tanto que, personas que tienen diferencias personales muy grandes con cabezas de la organización, muchas veces han resultado premiadas.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación