La nueva ley atraerá inversión extranjera.

Se aprobó la nueva ley de cine

El 11 de julio el presidente Santos sancionará la ley que busca fomentar el rodaje de obras cinematográficas en el territorio nacional. La medida beneficiará tanto a productores colombianos como extranjeros, promoverá el desarrollo de la industria e impulsará la economía nacional; sin embargo, no todos están satisfechos.

2012/06/29

Por Revistaarcadia.com.

Solo falta la sanción presidencial para que este proyecto se convierta en ley, pues ya fue aprobado en la plenaria de la Cámara por un periodo inicial de diez años. Esta medida, que pretende atraer productoras extranjeras para que realicen sus películas en Colombia y contraten las empresas nacionales de servicios cinematográficos, compromete al Estado colombiano a devolver el 40% del valor del gasto que los productores realicen en la contratación de servicios nacionales de preproducción, producción y posproducción y el 20% del gasto en hoteles, alimentación y transporte.

Aunque en principio la idea es promover la inversión extranjera en el país, las productoras colombianas que realicen sus películas en el territorio nacional tienen exactamente los mismos beneficios –también recibirán de vuelta el 40% y el 20% de su inversión–, pero de hacerlo no podrán aplicar a los estímulos establecidos en la Ley 814, que se sancionó en 2003.

“La nueva ley beneficiará a todo el sector cinematográfico colombiano: tanto a los productores como a quienes ofrecen servicios en producción y posproducción –aseguró la Ministra de Cultura Mariana Garcés–. El contacto con personal técnico y artístico de talla internacional beneficiará no solo a las empresas sino al personal técnico y artístico colombiano, que se hará cada vez mejor y más competitivo internacionalmente.”

Se debe tener en cuenta que la ley solo apoyará los proyectos cuando el productor vaya a invertir como mínimo 500 mil dólares (1.800 salarios mínimos). El fondo para las contraprestaciones de esta Ley ascendería a unos 25 mil millones de pesos, que estarán disponibles desde el 2 de enero de 2013 y saldrían del Presupuesto Nacional. El ritmo de las producciones que se comiencen a realizar en el país irá marcando el curso del crecimiento de este fondo.

Se espera que para el primer año se atraigan cinco producciones internacionales que impacten la economía con una inversión aproximada de 30 millones de dólares. Para esto, se tiene planeada una campaña de promoción del proyecto gracias a la cual los realizadores extranjeros no solo conocerán los incentivos económicos sino otros beneficios, como la posibilidad de contar con visas especiales y la facilitación de trámites, como el rodaje en espacios públicos sin tener que pedir decenas de permisos.

Según Silvia Echeverri, directora de la Comisión Fílmica Colombiana, el proyecto 'Filmación Colombia' replica las legislaciones que se utilizan en otros 17 países del mundo para poder ser competitivos. 

En general el sector cinematográfico se ha mostrado satisfecho con el proyecto y considera que es una medida que no solo favorecerá a los productores, sino a quienes ofrecen servicios en la industria e, incluso, a la economía nacional. Sin embargo, algunas personas ha mostrado cierta reserva.

Para Manuel Drezner, columnista de El Espectador, el dinero que se utilizará para favorecer a los realizadores extranjeros debería invertirse en su totalidad en producciones nacionales: “Si ese dinero se destinara a crear laboratorios cinematográficos que puedan usar los productores nacionales o para crear una red de distribución y exhibición de películas colombianas, los cineastas nacionales sí se beneficiarían y el dinero tendría mejor destino que dar prebendas a productores extranjeros, que vendrán, filmarán y se irán sin que nadie sino ellos se beneficien”.

Las afirmaciones de Drezner son válidas pero no del todo correctas. Aunque es cierto que los productores colombianos no recibirán tantos beneficios, ya que no podrán aplicar a la Ley 814, la inversión extranjera mantendrá viva la industria pues contratará los servicios de profesionales del sector que podrían estar involucrados en todo el proceso de producción.

Así, se podría pensar que, a pesar de que es posible que la norma no multiplique el número de películas nacionales que se realizan al año, sí podría dar ciertas garantías de empleo a quienes trabajan en el medio. Frente a este punto, algunos cineastas han señalado que el ideal sería que los mismos productores colombianos emplearan a los profesionales colombianos, no que los realizadores extranjeros llegaran a salvar la industria nacional.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.