Monte Adentro explora el universo de una de las últimas familias de arrieros en Colombia y sigue la recua de mulas y la vida de dos hermanos.

Monte Adentro, la proeza del último arriero

El documental del director colombo-argentino Nicolás Macario Alonso se adentra en las montañas del eje cafetero para rescatar una tradición casi extinta de nuestra idiosincrasia.

2015/10/08

Por Laura Martínez Duque

La película comienza en penumbras. Sobre la pantalla negra se escucha la voz en off de una mujer mayor. Su acento paisa es tan marcado que por momentos se hace ininteligible.

“Mi abuelo Felipe fue arriero me contaba mi mamá. Andaba todas estas montañas y acampaba en la mitad de los caminos, los hijos de él fueron arrieros y los nietos también heredaron. Heriber, mi marido, fue arriero también. Él le enseñó el oficio a mis hijos: a Alonso y a Nuvier. Pero la arriería se ha ido muriendo y con ella murió mi esposo…”

La pantalla permanece en negro hasta que se hace la luz y aparecen las imágenes mudas de un video casero. Una familia de campesinos antioqueños, capturados por una cámara inocente y amateur. La textura de esa imagen propia de cámaras ya obsoletas termina de completar la idea de añoranza. Monte Adentro es una película sobre todo eso que va perdiéndose: las tradiciones, los tiempos lentos, los oficios heredados.

Doña Blanca es la madre de Alonso y Nuvier. El primero es zapatero y trabaja en la ciudad de Pereira. Nuvier es el hijo que continuó con el trabajo del padre, vive en una finca sencilla de barro y madera, en el medio de esas montañas del eje cafetero, copadas de cafetales y con las nubes en los talones.

La madre hace arepas a la vieja usanza mientras continúa su relato. Desgrana las mazorcas y obtiene los granos que luego cocina, muele y amasa. Es uno de los tantos procesos en vía de extinción que Nicolás Macario Alonso, el director del documental, registra con una mirada amorosa. Luego de ver esas manos hinchadas que azotan la masa, Macario muestra por primera vez el rostro en primer plano de Blanca. El espectador por fin ve esos ojos acuosos que parecen mirar el pasado.

Nuvier y Alonso son el vínculo con el presente. Cada uno en su oficio lleva la historia hacia delante, cuando los une la necesidad de ganarse la vida: ambos hermanos aceptan el trabajo de arriar una recua de mulas cargadas con una mudanza insólita de muebles, camas, colchones. Todos los enseres de una casa. La distancia son kilómetros de montaña y trocha.

Esta travesía parece filmada en tiempo real. Aún cuando hay elipsis, saltos en el tiempo y movimientos de cámara elaborados, Macario Alonso consigue transmitir un efecto de lo real tal que el espectador logra ser testigo de la jornada de un arriero. Se percibe la fatiga, el peligro y la terrible exigencia física que soportan hombre y animal.


La impecable construcción visual y sonora contribuye muchísimo a la experiencia de Monte Adentro. Planos y movimientos de cámara concebidos con una pericia desconcertante logran ubicar la mirada del espectador sobre las montañas y cerros del recorrido de los arrieros. Pero también consiguen generar una enorme tensión acompañando la aventura de sortear peñascos y precipicios, capturando el momento justo en que las mulas tropiezan y todo parece que va a terminar muy mal.

La construcción sonora no se limita al registro directo del ambiente, chicharras y grillos. Macario Alonso recurre a toda clase de elementos sonoros y construye una banda sonora destacable. Sabe conjugar, además, momentos de música que dan merecidos respiros al espectador.

Una de las razones del conflicto en Colombia, del atraso económico y social, se debe a su geografía hostil. A esas montañas que fueron alejando a unos de otros, empujando el poder hacia el centro mientras la periferia era tierra de nadie. Todavía hay zonas a las que el Estado nunca llegó. Desde las urbes del país es difícil comprender las dimensiones reales de esta dinámica entre geografía, atraso social y Estado ausente. La película de Macario Alonso devuelve una mirada sensible sobre esa realidad campesina que todavía enfrenta condiciones difíciles. Pero más que denunciar, Monte Adentro construye una poética de la vida y el trabajo en el campo y la eterna colisión entre lo atávico y el inevitable progreso.


Monte Adentro es una película coproducida por Flor de Producciones (Argentina) y Señal Colombia.

Funciones

Bogotá: Cine Tonalá, en cartelera.

Cali: La Tertulia, a partir del 10 de octubre

Medellín: Centro Colombo Americano, a partir del 15 de octubre

Manizales: Cinespiral, a partir del 21 de octubre

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación