Ben Foster y Chris Pine protagonizan el largometraje.

‘Sin nada que perder’: la venganza de los pobres

La película protagonizada por Chris Pine, Ben Foster y Jeff Bridges narra la historia de dos hermanos que roban bancos en Texas. Está nominada a cuatro premios Óscar, incluido Mejor Película. Se estrena el 16 de febrero en salas de cine colombianas.

2017/02/16

Por Ana Gutiérrez

Texas, en Estados Unidos, es un escenario favorito de los western: las vistas abiertas, los caballos, los hombres valerosos que toman la ley en sus propias manos. Sin nada que perder regresa al estado, devastado por la crisis económica. El polvo invade todo, las reses mueren de hambre y los bancos son los nuevos villanos.

Escrito por Taylor Sheridan, guionista de Sicario, este tenso e inteligente largometraje incluye varios de los temas principales del Antiguo Oeste: venganza, justicia por fuera de la ley, ladrones de bancos fugitivos y los agentes de la ley que los persiguen, todo esto, además, mezclado con elementos particulares del siglo XXI: las repercusiones de la crisis bancaria, los casinos y los medios. Sheridan está nominado al Óscar a Mejor Guion. La película cuenta con tres nominaciones más: Mejor Película, Mejor Edición y Mejor Actor de Reparto para Jeff Bridges. Se estrena el 16 de febrero en salas de cine colombianas.

Bridges interpreta a un viejo pero astuto ranger de Texas que persigue a los hermanos Howard, interpretados por Chris Pine y Ben Foster, mientras roban una serie de bancos. Foster le da una oscura energía al atormentado Tanner, mientras que Pine brilla como Toby, un padre cansado que ha decidido luchar contra un mundo que parece haberse alineado para negarle todo lo que ha querido. Los dos actores le dan una íntima verosimilitud a la dinámica entre sus personajes. No cuesta trabajo creer que son hermanos -con toda la gama de emociones enfrentadas que eso implica-.

Bridges no se queda atrás. Tomó un papel arquetípico -el duro agente de la ley que se acerca al retiro-, y le da verdadera profundidad. Hasta los personajes más pequeños son excelentes, como una mesera que aparece en una de las escenas más memorables del largometraje.

El último personaje es el mismo estado de Texas, cuya ambientación e ideología permea todas las escenas. Los espacios se sienten reales, habitados de una manera que escasea en los largometrajes de Hollywood. A eso se le suma una banda sonora liderada por el músico australiano Nick Cave. 

Sheridan presentó un guion impecable en el que ningún elemento sobra y contó con un elenco poderoso que le dio vida a una historia que demuestra que los western tienen un lugar hoy, en el siglo XXI.  

Haga clic aquí para más cubrimiento de los premios Óscar.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com