Jared Leto interpreta al Joker.

‘Suicide squad’, una rotunda decepción

La muy esperada película de David Ayer, estrenada en Colombia el 3 de agosto, es una desconcertante muestra de torpeza fílmica. Lo mejor, cuando se acaba. Ah, y el trailer.

2016/08/04

Por Santiago Serna Duque

En un restaurante, rodeada de sus compañeros, una agente del A.R.G.U.S repasa los perfiles de cada uno de los antihéroes que pretende manipular para salvar el mundo. La descripción es acelerada, con música innecesariamente explosiva. Nos presentan a los personajes con una lista de estadísticas insípidas y frases que ya dan para retorcerse en el asiento de la sala de cine.

El comienzo de Suicide Squad advierte que los próximos 123 minutos serán un cúmulo de tonterías, de gags infantiles y facilistas, de una explosividad gratuita que no dejará espacio ni para un guasón (Jared Leto) del que solo se reciben migajas, casi cameos como los del Alfred Hitchcock actor. Aparece, pero no importa. Este taquillero largometraje -se estima que pueda recaudar unos 115 millones de dólares durante su primer fin de semana en Estados Unidos- es quizás la más grande decepción del cine de antihéroes, porque en últimas ni llega a ser eso. Sus personajes, insulsos, están llenos de fragilidades y mediocres comentarios. Tipos duros, estructurados e inquebrantables, como Marv (Mickey Rourke), Wolverine (Hugh Jackman) y el Joker de Heath Ledger, invitan a la nostalgia.  

David Ayer, guionista de Training Day, dirige una película marcada por la disparidad. La acción oculta las emociones de los personajes. Salvo Deadshot (Will Smith) -quien recuerda a Hancock sin los excesos y el vuelo-, Harley Quinn (Margot Robbie) y Rick Flag (Joel Kinnaman), los demás protagonistas quedan relegados a la superficialidad de principio a fin. En parte porque son demasiados y ninguno tiene el tiempo y espacio para desarrollarse. Las leyendas de DC Comics son esporádicas en la película: Flash, fiel a su nombre, entra y sale en 4 segundos; Batman es un murciélago que revolotea entre algunos flashbacks y el cuerpo de Superman ni se ve.

La carta de comodín que Ayer intentó usar para salvar los baches en el guión es Harley Quinn (Margot Robbie), quien adopta un papel protagónico difuso. Ella es una extraña mezcla entre humor y sensualidad estéril. La efusividad del público por sus constantes comentarios y sus movimientos softporn desciende a medida que pasan las escenas, la exaltación se traduce en tímidas risitas que se esconden entre sillas. Otra mano jugada y perdida por el director.

Jared Leto no es Heath Ledger, y sus guasones no debían parecerse. Si algo generó una incertidumbre masiva frente al estreno de esta película era cómo iba a interpretar el camaleónico actor al príncipe payaso. Antes del estreno, Leto ya rugía con dientes metálicos, dejando entrever un personaje corroído y brutal en las fotos que el mismo David Ayer subía a Instagram. Pero apareció más veces en los lobbies que en la pantalla. Las capacidades histriónicas de Leto son inocultables, basta con ojear producciones como Chapter 27 o la brillante Dallas Buyers Club. El problema no es él, sino las pocas líneas que tiene en la película.

En definitiva, lo más destacable es la banda sonora en la que aparecen clásicos como Bohemian Rhapsody de Queen -versionado por Panic At the Disco-, que acompaña las últimas escenas con piano, rock n’ roll y su famosa coda. Los raperos Eminem, Lil Wayne, Kanye West son apropiados para el ritmo acelerado del metraje y la siempre útil Seven Nation Army de White Stripes, con su solo estridente de guitarra, no está de más.

Lo cierto es que Suicide Squad es un punto de referencia para preguntarse por qué la industria cinematográfica estadounidense cada vez se interesa más en inflar producciones por medio del marketing feroz, y cuyo resultado son largometrajes mansos y tibios. Hollywood y el pastorcito mentiroso.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com