Rolf Lassgard protagoniza 'Un hombre llamado Ove'.

‘Un hombre llamado Ove’: la historia de una amistad inesperada

La película de Hannes Holm explora la vida de un anciano gruñón y solitario que opta por el suicidio tras ser obligado a jubilarse. Una mujer persa llega a su vecindario y, sin saberlo, lo salva de la muerte. La producción sueca llega hoy, 6 de abril, a las salas de cine de Colombia.

2017/04/06

Por Daniela Hernández

Hermético, cascarrabias y solitario. Así es Ove, el sujeto más molesto del vecindario. Poner multas y reclamar por las normas de convivencia es su principal obsesión. Su humor empeora cuando, tras la muerte de su esposa, es forzado a dejar la empresa en la que trabajó desde que era niño. Ove opta por dar fin a su existencia, pero la vida comienza a perseguirlo.

Sus intentos de suicidio son frustrados por Parveneh, una nueva vecina persa que se acaba de mudar con toda su familia, y que insiste en que él la ayude. A pesar de la reticencia de Ove, una amistad poco probable brilla para salvarlo de la soledad y de su fin. Esta es la historia de Un hombre llamado Ove, comedia sueca dirigida por Hannes Holm que se estrena hoy, 6 de abril, en las salas de cine colombianas.

La película llega al país después de un importante recorrido por festivales alrededor del mundo. Estuvo nominada en la pasada edición de los Premios Óscar, a Mejor Película de Lengua Extranjera, Mejor Maquillaje y Mejor Vestuario. Además, en los Premios Europeos de Cine de 2016 recibió el premio a Comedia Europea y nominaciones al Premio de la Audiencia y al Premio de Actor Europeo.

Aunque la historia refleja el cruel calvario de la vejez en soledad, tiene un tono simpático e hilarante. Ove es un misántropo, nadie desea encontrárselo a su paso, pero su vulnerabilidad genera empatía. Es una narración sencilla, sin puntos de giro espectaculares, pero con gran profundidad en el desarrollo del personaje protagónico. Logra que las motivaciones y actitudes del viejo, por incomprensibles que parezcan, tengan sentido. El cuidado con el que Holm retrata su vida deja una reflexión precisa sobre lo que hay detrás de personas problemáticas, cuyo carácter no es gratuito.

Además, quienes rodean a Ove están dotados razones que los llevan a buscar la ayuda de un hombre que no parece presto a ayudar. Parveneh es persa, no conoce a nadie en Suecia, está embarazada, tiene dos hijas y un esposo poco hacendoso. No tiene más remedio que recurrir a Ove en medio de su desespero por constantes los apuros a los que se enfrenta. Su arma para convencer al impenetrable Ove es una gran sonrisa y la urgencia de sus peticiones. Él pasa a asumir el papel del padre ausente de la familia y finalmente, sucumbe al encanto de las niñas de Parveneh, que también atribuyen fuerza y realismo a la narración. Así comienza a tejerse con naturalidad una amistad que no se esperaba y que es el motor principal de la transformación del protagonista. 

También le puede interesar: El esplendor cómico de Tony Erdmann

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.