Algunos de los personajes de sus películas.

La singular estética de Wes Anderson

El director tejano ha construido con 8 películas un mundo a todas luces propio. Colorido, infantil, humorístico, un repaso por las obras de uno de los cineastas más particulares del siglo XXI.

2015/02/21

Por RevistaArcadia.com

Basta con ver un minuto de cualquiera de las películas de Wes Anderson para saber quién las dirige. Pues el cine de Anderson es Cine de autor, aquella teoría que surgió con la Nouvelle Vague francesa en los años cincuenta y que valora, por encima de todo, el ojo del cineasta y su sensibilidad estética. El estadounidense no solo ha escrito el guion de todos sus largometrajes sino que además, desde Bottle Rocket, su ópera prima, ciertos elementos han predominado en su obra: el uso de colores vivos, una simetría casi neurótica, un humor negro pero afable, el zoom y tomas en cámara lenta. Otra constante en su obra ha sido la música, en su gran mayoría compuesta por canciones rockeras de la Invasión Británica.

Anderson estudió filosofía en la Universidad de Texas, donde conoció y fue compañero de cuarto de Owen Wilson. Seis años después de graduarse realizó su primera cinta y desde entonces, de manera casi religiosa, dirige una película cada tres años. Y si bien a sus 45 años ya se ha establecido como uno de los directores más singulares y reconocibles del mundo, su obra, quizá injustamente, ha sido subestimada por los principales festivales de cine y por los Óscar. Tres de sus cintas han sido nominadas a los premios de la Academia pero ninguna ha ganado: The Royal Tenembaums y Moonrise Kingdom a mejor guion original y Fantastic Mr. Fox a mejor película animada. Habrá que ver si El gran hotel Budapest, con sus nueve nominaciones, le otorga su primer galardón.

Arcadia repasa la carrera de un hombre que ha sido aplaudido más por el público que por la crítica.

Bottle Rocket (1996)
Con un guion simple, sin demasiados personajes o una trama excesivamente elaborada, la ópera prima del tejano se puede considerar la película de Anderson que vino antes de que se consolidara su estilo visual. Protagonizada por los hermanos Luke y Owen Wilson, Bottle Rocket narra la historia de un grupo de ladrones torpes y entrañables que a pesar de sus delitos –como robar una librería– son incapaces de ser malas personas. Aunque la cinta fracasó en salas de cine, Martin Scorsese la nombró una de sus diez películas favoritas de los noventa.

 

Rushmore (1998)
Max Fischer (Jason Schwartzman), un adolescente excéntrico, y Herman Blume (Bill Murray), un millonario igual de excéntrico, se enamoran de Rosemary Cross, una profesora de primaria. Ambos, obstinados, llegan a extremos para conquistarla y todo termina en una catártica obra de teatro que dirige y protagoniza Max. Rushmore afianzó el estilo de Anderson y su capacidad para crear escenarios particulares, que no buscan reflejar la realidad sino más bien construir una nueva a partir de espacios íntimos, casi nostálgicos, que parecen más dioramas minuciosamente elaborados que películas comunes y corrientes. Slant Magazine la considera la vigesimosegunda mejor película de los años noventa.

The Royal Tenembaums (2001)
Se trata de la película que lanzó a Anderson a la fama mundial, en gran parte por su impresionante elenco: Gene Hackman, Anjelica Huston, Bill Murray, Gwyneth Paltrow, Ben Stiller, y Luke Wilson son los miembros de una familia de genios de Nueva York, destrozada por un patriarca ególatra (Hackman) y reunida nuevamente por él mismo, después de asegurarles que tiene cáncer y que está a punto de morir. El guion fue la tercera colaboración entre Anderson y Owen Wilson –después de Bottle Rocket y Rushmore– y la revista Empire la nombró una de las mejores películas de todos los tiempos. Una joya cinematográfica.

The Life Aquatic with Steve Zissou (2004)
Sin duda alguna, la película más experimental de Anderson. Co-escrita con Noah Baumbach –director de The Squid and the Whale–, acompaña al veterano Steve Zissou (Bill Murray), un oceanógrafo marijuanero, en su aventura más importante: la búsqueda del “tiburón jaguar”, un desconocido animal responsable de haberse devorado a Esteban, uno de sus asistentes. La película, que volvería a contar con un elenco tan bueno como The Royal Tenembaums, es a un tiempo una parodia y un homenaje al documentalista Jacques-Yves Cousteau. La cinta tiene escenas memorables, como en las que el brasilero Seu Jorge, un miembro de la tripulación, interpreta canciones de David Bowie en portugués.

The Darjeeling Limited (2007)
Con esta cinta, Anderson volvió a explorar el tema central de The Royal Tenembaums: la familia millonaria y disfuncional. Solo que en un contexto completamente distinto: en un tren en la India. Peter (Adrian Brody), Francis (Owen Wilson) y Jack (Jason Schwartzman), tres hermanos, emprenden un viaje para encontrar a su madre, quien se internó en un monasterio budista cuando se enteró de la muerte de su ex esposo. Los hermanos, que no se veían desde el funeral de su padre, se ven obligados a confrontarse. La cinta cuenta con una gran banda sonora y también con un cortometraje protagonizado por Jason Schwartzman y Natalie Portman.

Fantastic Mr. Fox (2010)
La primera y hasta el momento única película animada de Anderson. Basada en la novela para niños de Roald Dahl del mismo nombre, Fantastic Mr. Fox cuenta la historia de una familia de zorros que, tras robar comida durante años, se ve amenazada por un grupo de campesinos. La cinta recibió el aclamo unánime de la crítica y recogió casi 50 millones de dólares en ventas de boletas. Uno de sus grandes méritos es que fue filmada en stopmotion, una complicada técnica de animación que consiste en generar la ilusión de movimiento mediante fotogramas sucesivos.
Moonrise Kingdom (2012)
Corre 1965 en la isla de New Penzance, Estados Unidos, cuando Sam y Suzy, dos adolecentes introvertidos, deciden escaparse de sus casas para vivir juntos en la naturaleza después de llevar un año de correspondencia secreta. Su desaparición prende las alarmas de toda la comunidad, que emprende una exhaustiva búsqueda. Anderson escribió la cinta junto a Roman Copola, con quien trabajó en el guion de The Darjeeling Limited. La mayor particularidad de la cinta es quizá su formato visual, que el director logró usando un formato de película cinematográfica de 16mm.
The Grand Budapest Hotel (2014)
Ambientada a finales del siglo XX, la película cuenta la historia de Monsieur Gustave H. (Ralph Fiennes), el reconocido conserje del famoso Hotel Budapest, y de su amistad con Zero Mustafa (Tony Revolori), un joven botones a quien convierte en su protegido. La vida en el hotel transcurre de manera tranquila hasta que se produce el robo de una pintura renacentista invaluable y muere la vieja amante de Gustave. En medio de una batalla familiar por el dinero de la difunta, y de una guerra que cambiará a Europa, Gustave y Zero se embarcan en una aventura para recuperar el cuadro y limpiar el nombre del conserje, quien es acusado de asesinar a la anciana. Los cuentos de Stefan Zweig inspiraron buena parte del guion.

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com