Uwe Timm

Preguntas del Festival: ¿por qué tenemos que preservar la memoria?

Vivimos en un mundo que olvida. Repetimos los mismos errores; revivimos viejos y creámos nuevos odios; segregramos y tememos al otro, algunas veces de la misma manera que nos ha aterrado que se hiciera en el pasado. El viernes 29 de enero el escritor Uwe Timm habló sobre culpa y memoría y en el Hay para Contar hemos abierto la conversación a otros participantes del Festival.

2016/01/30

Deborah Levy

La memoria es historia. ¿Dónde comienza y dónde acaba? Nosotros experimentamos todas las dimensiones del tiempo (pasado, presente y futuro) todos los días; y en nuestros sueños. La memoria no es cronológica. Olvidamos, recordamos, creamos nuevas memorias. A veces el pasado se siente más cercano al presente. Nunca debemos olvidar como nuestros niños siempre piden justicia a sus mamás y papás y como esto es un entrenamiento para el mundo de los adultos. No se nos puede olvidar agregar cúrcuma y jengibre cuando cocinemos sopa de pollo para prevenir la gripa. No se nos puede olvidar recolectar recetas de otros.

Álvaro Robledo

La memoria siempre ha sido una de las formas superiores del afecto y de la intimidad.  Representa una continuidad con lo que ya no existe pero que permanece de tantas maneras.  Es la que nos permite oir las voces ya perdidas pero que están presentes: las voces de mi madre, de mis abuelos, de los queridos muertos, que vuelven como una música lejana que nos habla de otros tiempos.  Nunca debimos olvidar que somos parte y todo de la naturaleza. No somos una especie aparte, que navega en una burbuja de hierro, separada de lo que nos rodea.  Esa separación, que quizás comenzó con las buenas intenciones de Copérnico, es la que nos tiene en el lugar de horror en el que nos encontramos y del que tal vez no logremos salir.

Ha-Joon Chang

La memoria es importante porque primero es lo que posibilita la vida. Sin recordar lo que las cosas son, cómo las usamos, ni siquiera podemos llevar a cabo nuestra vida cotidiana. En Cien años de soledad, en el punto más álgido de la amnesia que vino después de la plaga de insomnio, la gente de Macondo incluso tuvo que poner un letrero en el cuello de una vaca que leía: Ésta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que hervirla para mezclarla con el café y hacer café con leche”.

Por supuesto, incluso los animales tienen este tipo de memoria. Sin embargo, lo que hace únicos a los seres humanos es su habilidad de crear memorias colectivas sobre sus comunidades (también se conoce esto como historia). Porque la memoria histórica define nuestras identidades individuales y órdenes sociales, aquellos que la controlan tienen poder sobre nuestra sociedad. Es por esto que los poderosos siempre han reescrito la historia para que la gente se olvide de las cosas malas que han llevado a las injusticias de status quo (como la masacre de las bananeras en Cien años de soledad). Por eso, pelear por un mejor mundo requiere que aprendamos sobre nuestra historia de la manera más exacta posible.

Filipa Leal

Cuando entrevisté a la escritora Nélida Piñón, me dijo que tenía la gran fortuna de tener mala memoria. Me quedé pensando, de hecho, para un escritor olvidar lo que lee reduce la “angustia de la influencia”. Por eso, prefiero ir olvidando todos los libros que leí, todas las películas que vi, y ocupar la memoria con amor. Intento nunca olvidar el amor de la familia (la risa de la abuela Isabel o el olor de mi madre), la alegría sin miedo de la infancia, los gestos más francos de los amigos. Las personas me interesan más que la literatura. Intenté siempre nunca olvidar a los otros y hoy intento también no olvidarme de mí. 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com