| 2015/12/01

La librería de los senderos que se bifurcan

por Felipe Botero

2015/12/01

Por Felipe Botero

María Osorio es arquitecta de profesión pero “por los azares de la vida” terminó metida en el mundo de los libros hace casi treinta años: en 1986, la Asociación Colombiana de Libro Infantil y Juvenil (ACLIJ) la contrató para que le hiciera un par de arreglos a la casa que tenían como sede en aquel entonces. A María le gustó tanto la labor de la Asociación que vio en ella la posibilidad de cumplir su sueño de tener una librería. Decidió quedarse y participar en la incipiente difusión de la literatura infantil en Colombia. Cuando en 1990 se fundó Fundalectura, una “organización privada, sin ánimo de lucro, creada (…) con el propósito de hacer de Colombia un país de lectores”, ella inmediatamente  se unió a sus filas y siguió trabajando para ayudar a crecer la presencia de la literatura infantil en Colombia.

 

Fue entonces cuando, junto a Alba Lucía Silva, su principal librera desde entonces, decidió fundar una librería de literatura infantil. Deseaban que ésta fuera un punto de encuentro entre diversas personas, historias y lenguajes - “la diversidad completa”, como dice ella: por eso la llamó Babel.

 

Ahora bien, cuenta ella que al asomarse al mundo de la venta de los libros, encontró agazapado un monstruo cuya existencia no había sopesado del todo: el mercado. En aquel momento se le presentaron dos posibilidades: o renunciar al sueño de tener una librería y volver a los planos de casas y edificios y la vida de arquitecta, o medírsele al monstruo con todas las de la ley y con todas las armas que pudiera encontrar a su disposición.

 

Alba Lucía y ella optaron por la segunda y salieron al encuentro del monstruo fundando una distribuidora y una editorial de libros infantiles que servirían como escudos y guardianes de la librería, a cuyo amparo habían nacido. Hoy en día, quince años después de aquel encuentro, es evidente que salieron victoriosas del enfrentamiento, pues no sólo la librería sigue en pie sino que a la distribuidora y a la editorial se añadió otro aliado – otro sendero - que surgió precisamente “para quitar de en medio la necesidad de comprar”: una biblioteca.

 

La biblioteca de Babel abre todos los sábados de 10 a.m. a 2 p.m. y cuenta con más de tres mil títulos. Este espacio acogedor, de entrada gratuita, queda exactamente al lado de la librería, en donde solía ser el garaje de la casa. Se ha nutrido de la colección personal de María, de los libros que ella ha comprado a lo largo de toda su vida, y de regalos de autores y de editoriales que desean apoyar su proyecto. Para María, la apertura de la biblioteca fue fundamental para acercar la librería a la comunidad en la que está inmersa, pues muestra que Babel no es sólo un espacio para comprar libros sino, primordialmente, un espacio de encuentro con los libros.

Babel no es sólo una librería para niños, pues se puede encontrar en ella una amplia selección de libros para jóvenes y para adultos, particularmente libros de literatura colombiana (como El prestigio de la belleza de Piedad Bonnet, que fue la recomendación de María para leer este mes) y libros nacidos de editoriales independientes, como la propia Babel. Adicionalmente, como editora, Babel ha encontrado un nicho único en el mercado: el de los libros que pueden ser disfrutados tanto por los niños como por los jóvenes y los adultos, pues en realidad María no cree que exista algo así como “libros para niños” sino libros “también para niños”, ya que en su opinión hasta el libro más infantil puede ser disfrutado por una persona de cualquier edad.

 

Ese es el caso del libro “El Edificio” de Jairo Buitrago, con ilustraciones de Daniel Rabanal, que Babel editó al ganar la beca de creación del Ministerio de Cultura en el 2014. Curiosamente, esa beca no fue la única que ganó esta hermosa historia acerca de un edificio en el barrio La Favorita desde los años 40 hasta nuestros días: “El Edificio” ganó la beca CREA Digital otorgada conjuntamente por el Ministerio de Cultura y el MinTic y se convirtió en una aplicación que se puede descargar gratuitamente desde cualquier iPad o tableta, ya que se encuentra en Apple Store y en Google Play.

 

Dirección: Calle 39 a #20-55 (La Soledad)                                 

Teléfono: 2458495 ext. 1