Luis Miguel Úsuga, Secretario de cultura de Medellín

El secretario de Medellín

Entrevista a Luis Miguel Úsuga, secretario de cultura de Medellín.

2011/11/27

¿Qué caracteriza a la Política Cultural en Medellín?

Esta política corresponde a una buena parte del imaginario colectivo. Una buena parte de los ciudadanos y ciudadanas de Medellín entienden la Política como una acción importante de transformación. Tanto es así que en los últimos debates electorales, en la única ciudad que los periodistas preguntaron a los candidatos por el tema de cultura fue en Medellín. También vemos que el Alcalde electo de Medellín se comprometió a respaldar y fortalecer el Plan Decenal de Cultura, porque entiende que es algo político: en él participaron 3.000 personas durante cinco años en la construcción de una declaración que interpreta la visión y la misión de la ciudadanía en términos de cultura.


¿Cómo se garantiza la continuidad de la Política Cultural con el cambio de administración?

Siempre hay una tensión y una angustia muy grande en estos cambios. El candidato Aníbal expresa formalmente que va a respaldar el proyecto de Política, firma un documento con organizaciones culturales de la ciudad en un acto político un día antes del cierre de elecciones. Se constituyó en un acto de trascendencia. Entonces yo creo que la primera garantía es que se vuelva una cosa pública y la otra tiene que ver con que haya voluntad del gobernante que interpreta que es uno de los requerimientos de la ciudad. Hay unos sistemas en los que la ciudad ya tiene un acuerdo que el Alcalde electo va a respetar que es, particularmente, el Plan Decenal de Cultura. Ese es un marco que ya tiene aceptación.


¿Cómo funciona la financiación privada para la cultura en Medellín?

Un buen ejemplo es el Museo de Arte Moderno. La primera etapa la construyó la Alcaldía, pero viene la segunda etapa de ese proyecto que vale unos 25.000 millones de pesos, entonces el sector privado dice que va a poner 15.000 millones. Lo otro es que el sector privado siempre estuvo presente en la cultura de Medellín, incluso, en algunos momentos, ha sido el dinamizador. Después llegan otros privados que son los actores culturales, los grupos de teatro y danza, gente que empieza con sus propios recursos a aportarle a la cultura en la ciudad. Eso ocurre a mediados de los noventa cuando se piensa en un Plan Decenal de Cultura. Se le plantea al sector privado: señores, nosotros pensamos que la ciudad toda mejora, mejora la convivencia y la seguridad y abrimos un diálogo con ellos. El sector privado sabe que el entorno social en el que invierte debe estar bien.

¿Cuáles son sus impresiones tras el encuentro con los secretarios de Bogotá, Barranquilla, Cali y Manizales?

No es lo mismo cuando nos encontramos cien secretarios de cultura del país y cada uno hace una exposición de diez minutos a cuando se generan políticas conjuntas. La Ley General de Cultura posibilita un marco para el desarrollo de la cultura en todo el país, pero, por lo que hemos escuchado, entendemos que el Ministerio no va a aplicar ese Plan Nacional. Ese Plan es esencial en temas como el de la población afrodescendiente. El Plan se convertiría en la herramienta para interpretar esos propósitos y establecer una agenda de trabajo nacional.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.