Araceli Morales. Jet Set

Aportes del Ministerio de Cultura

Por Araceli Morales, ministra de cultura durante el gobierno de Andrés Pastrana.

2014/08/06

Por Araceli Morales

En muchas ocasiones cuando se hacen los balances sobre el desempeño de una institución se tiende a ignorar los logros de etapas anteriores. Cuando en 1997 se crea el Ministerio de Cultura, la institución que la precedió había sido creada casi 30 años antes y había realizado una serie de proyectos exitosos a través de sus tres subdirecciones: patrimonio, comunicaciones y bellas artes. 

La nueva Ley de Cultura crea tres nuevas direcciones: cinematografía, etno-cultura y fomento e infancia y juventud y varios programas especiales. Los logros para destacar en el Ministerio están en distintos campos y responden a procesos que venían gestándose antes de su creación. La Ley del cine por ejemplo, aprobada en el 2010 venía discutiéndose durante varios años y desde su aprobación con los nuevos estímulos se han estrenado 76 películas colombianas, la mayoría de ellas dirigida por una nueva generación de directores. En el 2012 con la aprobación de la Ley de filmación el país se ha convertido en destino para el rodaje de películas extranjeras.

En el gobierno de Andrés Pastrana, durante mi gestión se terminó el proceso de consulta nacional y se formuló el Plan Decenal de cultura 2001-2010 que sirvió de base para que en 2004 el Ministerio incorporara la noción del patrimonio inmaterial en concordancia con la Constitución del 91, la Ley de Cultura del 97 y la convención de la UNESCO del 2003 de acuerdo con todas estas normas se han establecido políticas de clasificación y salvaguardia de este patrimonio tan importante en la construcción de identidades colectivas.

Me gustaría referirme a uno de los Proyectos Especiales que se realizó durante mi gestión y que cobra vigencia por la necesidad de pensar el país en la etapa del postconflicto. “La Cultura le declara paz a Colombia” fue un Proyecto realizado en el 2001-2002 cuando el gobierno estaba realizando los diálogos de paz con las FARC en el Caguán cuyos objetivos eran: despertar la conciencia de la opinión pública nacional e internacional sobre el tema del patrimonio cultural como espacio de reflexión y reconciliación, alertar a la comunidad cultural y a los actores del conflicto sobre las consecuencias que sufre nuestro patrimonio tanto material como inmaterial por causa de la confrontación y reactivar y poner en acción recursos y programas orientados al desarrollo productivo del patrimonio cultural. Una nueva versión adaptada a las nuevas circunstancias podía servirnos mucho en la construcción del país en paz que todos soñamos.

 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com