RevistaArcadia.com

El artista y la muerte

Ricardo Vargas reseña "Danzas privadas: libro en tres transfusiones" , de Jorge Holguín Uribe. Editorial Tragaluz.

2012/04/18

Por Ricardo Vargas.

Jorge Holguín murió en un hospital en Copenhague el 3 de noviembre de 1989. Tenía treinta y seis años de edad y su compañía de danza, Jorge Holguín danseteater, era reconocida como una de las mejores de Dinamarca. Además de la danza cultivó la pintura, la fotografía y la literatura. Tres de sus escritos fueron publicados el año pasado en un solo volumen con el nombre de Danzas privadas, un libro inclasificable, en parte diario íntimo, relato de viajes y guía de pequeños rituales cotidianos.

El primero de los textos consiste en un divertido manual de juegos para “poner todas nuestras partes en armonía con el movimiento del alma”. Cristóbal Peláez en la obertura del libro acertadamente lo llama un “manual de educación estética”.

El segundo texto, “Ricardo corazón de gelatina”, narra las vivencias del autor en un viaje a Egipto. Describe con gracia escenas de la vida cotidiana, su visita a las pirámides e incluso una boda nubia. Pareciera, sin embargo, que sus recuerdos se mezclan con los de un viaje anterior a Palestina. Habla, por ejemplo, de edificaciones construidas por los cruzados, del barrio judío, de la estrella de David ondeando en un camión, elementos completamente ajenos a la realidad egipcia, pero que bien pueden inscribirse en el ambiente de una ciudad como Jerusalén.

“Pafi, el virus y yo” es el tercero y más extenso de los textos. Es un diario en donde el autor documenta el progreso de su enfermedad (era VIH positivo), y su vida en el hospital de Hvidovre Copenhague. Pafi, su interlocutor, es un monito de peluche que se convierte en su amigo y confidente. El valor de este último texto está en la oportunidad que ofrece para adentrarnos en la intimidad del autor en los momentos más difíciles de su enfermedad. Contario a lo que pudiera pensarse, no hay espacio en sus diarios para la amargura o el abatimiento. Jorge Holguín asume su situación con una entereza no exenta de humor.

La edición del texto estuvo a cargo de Tragaluz, la editorial que corrobora la reputación que se ha forjado gracias a sus apuestas creativas y amables con el lector.

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.