RevistaArcadia.com

Historias del otro Barça

Federico Arango Cammaert reseña "Cuando nunca perdíamos", antología de Editorial Alfaguara.

2012/04/18

Por Federico Arango Cammaert.

Tiene razón Enrique Vila-Matas: escribir sobre un equipo al que todo le sale bien, que compra raciones industriales de mareol para que sus jugadores sobrevivan a las vueltas olímpicas de la temporada es aburrido. Siempre darán más material aquellos clientes frecuentes de la mitad de tabla, los eternos reportados en el datacrédito de la gloria.

Y la prevención inicial con este libro pasa por ahí. ¿Qué nos puede dar en prosa la sinfonía de Guardiola que no sea otra monótona oda al buen fútbol? ¿Qué tragedia, drama o tensión puede haber en una gambeta de Messi?

Por suerte, no es así. Esta antología es más sobre otro Barça. Habla sobre todo del equipo que rara vez ganaba, que duró catorce años sin dar una mísera vuelta olímpica, al que se le resbaló de las manos dos veces la Copa de Campeones de Europa en episodios que hicieron de la siquiatría una profesión altamente rentable en Cataluña. El que era una causa y no una marca.

Menos mal en los quince relatos abundan las alusiones a las tragedias de Berna, Atenas y Sevilla y faltan historias de las victorias recientes en Roma, Wembley y París. El metrallazo de Koeman en Wembley en la final de la Copa de Campeones de 1992 eclipsa al de Messi, en ese mismo estadio el año pasado contra el Manchester.?

Y que los días de vacas flacas sean la fuente mayoritaria de inspiración no es el único acierto del libro. Hay otro: todos los autores salvo Ramón Besa y Juan Villoro, le apostaron a la fórmula que mejor funciona cuando se escribe de fútbol: la autobiográfica.

Esto permite que estas páginas estén plagadas de esos tópicos universales en la historia de vida del fanático sobre los que siempre será grato leer: la agonía del hincha en un cuarto con la estabilidad emocional hipotecada a lo que dijera el transistor, los imborrables primeros avistamientos de la gramilla desde la escalera de la tribuna y esa tozuda y muy recurrente tendencia a creer que el destino del equipo está irremediablemente atado al propio.

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.