RevistaArcadia.com

La llegada de un clásico

Juan Camilo Niño Vargas reseña "La gente de Aritama. La personalidad cultural de una aldea mestiza de Colombia", de Alicia Dussán de Reichel y Gerardo Reichel Dolmatoff. Editorial Universidad Javeriana.

2012/04/18

Por Juan Camilo Niño Vargas.

Desde su publicación original en 1961, La gente de Aritama solo pudo ser aprovechado por un reducido grupo de intelectuales extranjeros o bilingües, con acceso a centros de documentación especializados. El gran público solo llegó a conocerlo de oídas o por fragmentos mal traducidos que, empero, recorrieron grandes distancias y se reprodujeron prolíficamente.

Hoy, después de una larga espera, por fin aparece en español este clásico de la antropología y las ciencias sociales en Colombia. Enhorabuena, la Universidad Javeriana ha decidido publicar un trabajo clave de Alicia Dussán de Reichel y Gerardo Reichel-Dolmatoff sobre los procesos y transformaciones que se sucedieron en una población mestiza de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Aritama es un sobrenombre otorgado por los autores a una aldea indígena kankuamo que a mediados del siglo XX enfrentaba una situación de intenso contacto con Occidente. Una cultura de orientación hispana se sobreponía a otra de origen amerindio ejerciendo una violencia poco perceptible pero cuyos efectos se dejaban sentir en todos los aspectos de la vida cotidiana, desde la política hasta las ensoñaciones nocturnas.

Dussán y Reichel-Dolmatoff examinaron magistralmente estos fenómenos. Coqueteando con el psicoanálisis y el análisis funcional, y gracias a varios años de trabajo de campo en la Sierra, lograron definir la conflictiva personalidad cultural de la población, así como las estructuras sociales que la sustentaban. De paso esbozaron una teoría del cambio cultural cuyos alcances van mucho más allá del área estudiada. No se conformaron con lamentar la trágica transformación de un pueblo indígena: también se esforzaron por interpretarla científicamente.

Un clásico indiscutible. ¿Pero no le resta actualidad el medio siglo que carga a sus espaldas? La respuesta es un rotundo no. Al haber tomado al mestizaje como centro de atención, La gente de Aritama escudriña la naturaleza de los procesos que configuraron, y siguen configurando, la variada cultura colombiana. Ni qué decir de su utilidad para los propios kankuamos, quienes se encuentran en pleno proceso de revitalización cultural.

Bienvenida sea esta traducción en un país en el que, parafraseando a Dussán, siguen existiendo “miles de Aritamas”.

......................................

Si le interesa comprar este libro haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.